La 'piscina de spray' de una reserva de fauna origina unas graves infecciones gastrointestinales en niños

splash pad water park
Adobe Stock

JUEVES, 4 de agosto de 2022 (HealthDay News) -- Las piscinas de spray, unas piscinas poco profundas para que los niños se diviertan y refresquen en verano, pueden también ser fuente de unas desagradables infecciones gastrointestinales para los jóvenes que se tragan el agua mientras juegan.

Esta es la moraleja de un nuevo análisis de brotes de dos enfermedades bacterianas, la shigelosis y el norovirus, que afectaron a niños que se divertían en una piscina de spray de una reserva de fauna salvaje de Kansas el verano pasado.

En total, 21 niños enfermaron de shigelosis (provocada por la bacteria Shigella) en un brote que comenzó el 11 de enero de 2021, y otros seis casos de norovirus se vincularon con visitas a la reserva de fauna salvaje una semana más tarde, según investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Ambas enfermedades se transmiten con facilidad al tragar agua si está contaminada con heces que portan estas bacterias, señaló un equipo dirigido por Samaria Aluko, de la División de Enfermedades Transmitidas por los Alimentos, el Agua y Ambientales de los CDC.

Los síntomas de la shigelosis y el norovirus no son fáciles: vómitos, diarrea, calambres intestinales, una fiebre que puede durar uno o dos días (con el norovirus) o hasta una semana o más con la shigelosis.

Ninguno de los 21 niños que contrajeron shigelosis fallecieron por la enfermedad, que provoca deshidratación, aunque en tres de los casos la enfermedad fue tan grave que los niños requirieron una estadía de tres días, en promedio, en el hospital. Además, uno de los seis niños que se contagiaron de norovirus fue hospitalizado durante un día.

En cada uno de los brotes de Kansas, "la entrada del agua de la piscina de spray en la boca se asoció con enfermedad en ambos días", apuntaron los investigadores. "Entre los factores que contribuyen a un brote se encuentra una desinfección, un equipamiento y un entrenamiento inadecuados".

Una investigación realizada tras los brotes encontró que "la piscina de spray sin regulación de la reserva de fauna salvaje incluía chorros, cubos para echarse agua y toboganes", comentaron Aluko y sus colegas. Se encontraron varias infracciones de las directrices que buscan frenar las infecciones.

Por ejemplo, "el agua se estancaba en un tanque de recolección [donde el agua se drena tras mojar a los usuarios y antes de ser filtrada, desinfectada y reutilizada] durante toda la noche, en lugar de recircularse, filtrarse y clorarse de forma continua", señaló el equipo de los CDC. La piscina de spray tampoco tenía un controlador automático que pudiera regular la cantidad de cloro para eliminar los gérmenes del agua.

Por último, el personal que administraba la piscina de spray para el parque no tenía ningún documento que probara que se había sometido a algún entrenamiento para administrarla de forma segura.

Los brotes provocaron el cierre de la piscina de spray, y se tomaron medidas para rectificar los problemas encontrados. "Tras la implementación de estas infecciones, no se identificó ninguna otra enfermedad adicional asociada con la piscina de spray", anotaron los científicos de los CDC.

Ahora mismo, "los códigos de salud pública estatales y de los condados [de Kansas] no incluyen regulaciones para las piscinas de spray. Por tanto, en general estos lugares no se inspeccionan, y la experiencia de salud ambiental es limitada", comentó el grupo de Aluko.

Sugirieron un cumplimiento más cercano de las directrices sobre la cloración del agua, y quizá poner letreros que reduzcan el número de niños infectados que entran a las piscinas de spray: "No entre al agua si tiene diarrea", "No se pare ni se siente encima de los chorros", y "No trague el agua".

El informe se publicó en la edición del 5 de agosto de la revista de los CDC, Morbidity and Mortality Weekly Report.

Más información

Para más información sobre la shigelosis, visite la Clínica Mayo.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: U.S. Centers for Disease Control and Prevention, Morbidity and Mortality Weekly Report, Aug. 5, 2022

Consumer News in Spanish