Los microbios intestinales de su perro cambian rápido con una nueva dieta

support dog
Adobe Stock

JUEVES, 4 de agosto 2022 (HealthDay News) -- ¿Le va a dar a su perro una comida nueva? Lo que sucede en sus intestinos como resultado es bastante extraordinario, revela un nuevo estudio.

La población de bacterias que viven en sus intestinos, su microbioma, cambia de forma dramática incluso en apenas una semana.

Comienza cuando las "bacterias tímidas", las que se quedaban más marginadas, se multiplican con rapidez para reemplazar a las antiguas, encontró el estudio. Los productos químicos secundarios de estos microorganismos cambian a medida que luchan por ser dominantes. Muchos de estos productos secundarios son esenciales para la salud general del perro.

"Los metabolitos cambian con mucha rapidez, en cuestión de un par de días", apuntó la coautora del estudio, Kelly Swanson, profesora de nutrición humana de la Universidad de Illinois, en Urbana. "Las bacterias metabolizan de forma sensible y gestionan los sustratos que reciben en la nueva dieta. Entonces, tardan algunos días más para organizar la jerarquía, por así decirlo. Los datos muestran que se han estabilizado el sexto día".

En los mamíferos, hace mucho que se conoce la interacción entre los nutrientes, los microbios y sus productos secundarios químicos, pero hasta ahora, los científicos solo han teorizado sobre la tasa de recambio microbiano. Este nuevo estudio muestra que sucede con rapidez.

"Durante todo el tiempo que he estado realizando investigación sobre la nutrición, hemos discutido sobre cuánto tiempo hay que administrar una nueva dieta antes de recolectar las muestras, cuando todo esté estabilizado", comentó Swanson en un comunicado de prensa de la universidad. "Nadie lo había evaluado de forma definitiva".

En el estudio, el equipo de Swanson alimentó a los perros pienso seco durante dos semanas, y entonces cambiaron a un nuevo alimento durante 14 días. La mitad de los perros comieron un pienso rico en fibra, la mitad consumieron una dieta de lata rica en grasa y proteína.

Dos días tras el cambio en la dieta, los investigadores recolectaron muestras fecales. Después de esto, lo hicieron cada cuatro días. Los investigadores realizaron el proceso dos veces, al cambiar a los perros a la dieta experimental contraria la segunda vez.

"Con frecuencia, les damos una dieta y recolectamos las heces, pero hay una especie de caja negra en términos de lo que sucede en los intestinos. Sabemos lo que algunas especies bacterianas metabolizan, pero sin duda hay mucho que se desconoce", observó Swanson. "Nuestras correlaciones son el punto inicial para conectar algunas de las piezas, pero todavía se necesita una investigación más dirigida".

El objetivo clave del estudio, que se publicó en la edición del 1 de agosto de la revista Animal Microbiome, era monitorizar los cambios microbianos a lo largo del tiempo, pero también respaldó unos hallazgos anteriores de que una dieta rica en fibra es más saludable para los perros que una dieta rica en grasa y proteína.

Estos resultados no fueron inesperados, pero a los investigadores les sorprendió que las dos dietas extremas alcanzaran el equilibrio a la vez. Se encontraron cambios en los metabolitos en ambas dietas el segundo día, y cambios en la comunidad bacteriana el sexto día.

Swanson apuntó que los hallazgos generales quizá apliquen a las bacterias intestinales de otros mamíferos, en particular a los de mascotas y el ganado que comen una dieta constante y controlada. Por ejemplo, la tasa a la que el microbioma intestinal se ajusta y estabiliza tras un cambio en la dieta tal vez sea estándar para la mayoría. Y aunque las especies y cepas bacterianas específicas quizá varían entre los caninos, los humanos y otros mamíferos, las correlaciones de metabolitos/especies podrían ser las mismas, señaló.

Aunque los investigadores evaluaron un cambio extremo de dieta, los resultados de cualquier forma respaldan al consejo usual de los veterinarios, de cambiar a una nueva marca de comida de perro de forma gradual.

"Las personas en general sugieren pasar a las mascotas a una nueva dieta a lo largo de un periodo de siete días. Nuestro estudio sugiere que los microbios pueden cambiar por completo en ese periodo", apuntó Swanson. "Cuando se cambia de dieta, el cuerpo debe ajustarse, pero los microbios también tienen que cambiar. Si no están en una situación de felicidad, se acaba con heces flojas o flatulencia. Es probable que sea bueno hacerlo de forma un poco más gradual en casa que lo que hicimos en el laboratorio".

La investigación se realizó en colaboración con NomNomNow, Inc., fabricante de comida para mascotas.

"Comprender el microbioma es esencial para nuestros esfuerzos de mejorar la salud de las mascotas, y este estudio nos acerca otro paso a descubrir cómo el intestino canino responde en realidad a una nueva dieta", aseguró Ryan Honaker, director de microbiología de la compañía.

Más información

El Club Americano de Perreras (American Kennel Club) ofrece más información sobre cómo cambiar la dieta de su perro.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: University of Illinois, news release, Aug. 1, 2022

¿Le ha sido útil esta página?

Was this page helpful?


¿Le ha sido útil esta página?

Was this page helpful?

Consumer News in Spanish