Couple having fast food on the couch
Adobe Stock

LUNES, 19 de septiembre de 2022 (HealthDay News) -- A pesar de todo lo que las personas han aprendido sobre una buena nutrición, los habitantes del planeta no están comiendo de una forma mucho más saludable que hace tres décadas, concluyó una nueva revisión global.

Las dietas siguen estando más cerca de una puntuación mala de cero (con una abundancia de azúcar y carnes procesadas) que de una puntuación de 100, que representa muchas frutas, verduras, legumbres, frutos secos y granos integrales, informan investigadores de la Universidad de Tufts.

"El consumo de legumbres/frutos secos y verduras no almidonadas aumentó con el tiempo, pero las mejoras generales en la calidad de la dieta se vieron descompensadas por un mayor consumo de componentes malsanos, como la carne roja/procesada, las bebidas endulzadas con azúcar y el sodio", lamentó la autora principal, Victoria Miller, experta postdoctoral de la Facultad de Ciencias y Políticas de la Nutrición de la Universidad de Tufts, en Boston.

En el estudio, los investigadores midieron los patrones de alimentación de los adultos y los niños de 185 países, basándose en datos reunidos en más de 1,100 encuestas sobre la dieta.

La puntuación dietética general del mundo fue de más o menos un 40.3, lo que representa una mejora pequeña, pero significativa, de 1.5 puntos entre 1990 y 2018, encontraron los investigadores.

Pero las puntuaciones variaron mucho entre las regiones, y los promedios abarcaron desde un mínimo de 30.3 en América Latina y el Caribe, hasta un máximo de 45.7 en Asia del Sur.

Apenas 10 países, que representan menos de un 1 por ciento de la población mundial, tuvieron puntuaciones de más de 50 en la dieta.

Los países con las puntuaciones dietéticas más altas fueron Vietnam, Irán, Indonesia e India, mientras que los países con las puntuaciones más bajas fueron Brasil, México, Estados Unidos y Egipto.

Era más probable que las mujeres comieran de forma más saludable que los hombres, encontraron los investigadores, y las personas mayores que los adultos más jóvenes.

"Una alimentación saludable también se ve influida por factores socioeconómicos, lo que incluye al nivel educativo y el nivel de vida urbana", comentó Miller en un comunicado de prensa de la universidad. "A nivel global y en la mayoría de las regiones, los adultos con un nivel educativo más alto y los niños con padres con un mayor nivel educativo en general tenían una dieta total de mayor calidad".

Las malas dietas son responsables de más de una cuarta parte de todas las muertes prevenibles en todo el mundo, señalaron los investigadores en las notas de respaldo.

Los países pueden utilizar estos datos para orientar las políticas que fomenten una alimentación saludable, planteó el Dr. Dariush Mozaffarian, cardiólogo y decano de políticas de la Facultad Friedman.

"Encontramos que tanto una escasez de alimentos saludables como un exceso de alimentos malsanos contribuían a los problemas globales para lograr la calidad dietética recomendada", apuntó en el comunicado. "Esto sugiere que unas políticas que incentiven y recompensen a unos alimentos más saludables, por ejemplo en la atención de la salud, en programas de bienestar del empleado, en los programas de nutrición de los gobiernos, y en las políticas agrícolas, podrían tener un impacto sustancial en la mejora de la nutrición en Estados Unidos y en todo el mundo".

Los hallazgos se publicaron en la edición del 19 de septiembre de la revista Nature Food.

Más información

La Organización Mundial de la Salud ofrece más información sobre una dieta saludable.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Tufts University, news release, Sept. 19, 2022

Hola Doctor and Dennis Thompson

Updated on September 21, 2022

Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ