sleep quality
Adobe Stock

JUEVES, 22 de septiembre de 2022 (HealthDay News) -- A nadie le gustan las pesadillas, pero tener estos malos sueños de forma persistente también podría ser una señal de una demencia en ciernes, sugiere una nueva investigación británica.

En el estudio, las personas de 35 a 64 años que sufrían pesadillas cada semana tenían cuatro veces más probabilidades de presentar un deterioro cognitivo a lo largo de los 10 próximos años, y las personas mayores tenían el doble de probabilidades de desarrollar demencia, señaló el Dr. Abidemi Otaiku, miembro clínico de neurología del Centro de Salud del Cerebro Humano de la Universidad de Birmingham, en Reino Unido.

"Actualmente, es muy difícil determinar quién va a desarrollar demencia, sobre todo en la mediana edad. Por tanto, descubrir que las pesadillas en la mediana edad y entre los adultos mayores podrían vincularse con un aumento en el riesgo de demencia podría contribuir a una identificación temprana", planteó Otaiku.

Pero advirtió que este estudio no puede probar que las pesadillas conduzcan a la demencia, solo que parece que hay una asociación.

Otaiku también encontró que el riesgo de demencia vinculado con las pesadillas era más fuerte entre los hombres que entre las mujeres. Los hombres mayores que sufrían pesadillas semanales tenían cinco veces más probabilidades de desarrollar demencia que los hombres que no las tenían. Pero, entre las mujeres, el aumento en el riesgo fue de apenas un 41 por ciento.

"Aunque este estudio demuestra que los malos sueños y las pesadillas frecuentes en algunos adultos podrían estar vinculados con un mayor riesgo de demencia a una edad posterior, no pienso que esto debería hacer que las personas que tienen pesadillas con frecuencia piensen que están destinadas a desarrollar demencia", aclaró Otaiku.

Pero si los médicos pudieran identificar a las personas con el mayor riesgo de demencia años o décadas antes de que surjan los problemas con la memoria y el pensamiento, sabrían quién obtendría el máximo beneficio de los tratamientos para ralentizar o prevenir los deterioros en el pensamiento, añadió.

Aunque algunos de estos tratamientos todavía no están disponibles, los científicos trabajan de forma activa en su desarrollo, anotó. "Dado que las pesadillas se pueden tratar mediante terapias psicológicas o medicamentos, esto plantea la posibilidad de que tratar las pesadillas también pudiera ayudar a ralentizar o prevenir un mayor deterioro cognitivo", dijo Otaiku.

Otaiku utilizó una base de datos de 2002 a 2012 de Estados Unidos para recolectar información sobre más de 600 hombres y mujeres adultos, de 35 a 64 años, y de 2,600 adultos de a partir de 79 años que no tenían demencia. En promedio, se dio seguimiento a los participantes mayores durante cinco años, y a los más jóvenes durante nueve años. Otaiku comparó las respuestas de los cuestionarios sobre el sueño con un diagnóstico de demencia.

No está claro cómo las pesadillas podrían estar conectadas con la demencia, pero Otaiku apuntó que las mismas regiones del cerebro que ayudan a controlar las emociones cuando uno está despierto también ayudan a controlar las emociones durante los sueños.

"Sospecho que algunos individuos que están en las etapas iniciales de la demencia sufren una neurodegeneración sutil en partes del cerebro que ayudan a inhibir las emociones negativas durante la vigilia y los sueños", dijo. "Esto podría manifestarse en pesadillas y depresión en los años anteriores a un diagnóstico de demencia".

El informe se publicó en la edición en línea del 21 de septiembre de la revista eClinical Medicine.

Los problemas para dormir ya se han vinculado con un tipo de demencia, apuntó el Dr. Sam Gandy, director del Centro de Salud Cognitiva Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

"Una variedad de trastornos del sueño se relacionan con la demencia, en particular con la demencia con cuerpos de Lewy", aseguró. "Entre estos trastornos del sueño se encuentran el síndrome de las piernas inquietas y las alucinaciones visuales, además de los sueños vívidos y las pesadillas".

La demencia con cuerpos de Lewy implica la acumulación de una proteína en el tallo cerebral, que controla al sueño, anotó Gandy.

"Estos trastornos del sueño son tan comunes en la demencia con cuerpos de Lewy que, cuando se presentan, se considera que garantizan el diagnóstico de demencia con cuerpos de Lewy", aclaró.

Aunque la demencia con cuerpos de Lewy puede coexistir con la enfermedad de Alzheimer, no siempre es así, y es posible tener demencia con cuerpos de Lewy y trastornos del sueño sin enfermedad de Alzheimer, señaló Gandy. "Lamentablemente, no hay fármacos disponibles para reducir la frecuencia ni la gravedad de la demencia con cuerpos de Lewy ni los trastornos del sueño asociados", añadió.

Maria Carrillo, directora científica de la Asociación del Alzheimer (Alzheimer's Association), comentó que "investigaciones anteriores han apuntado a que las pesadillas son indicadoras de cambios potenciales en el cerebro que pueden preceder a otras demencias, como la [demencia por la] enfermedad de Parkinson. Se necesita más investigación para determinar exactamente qué sucede en el cerebro durante las pesadillas que podría contribuir a este aumento en el riesgo".

Dormir bien es importante para la salud general, lo que incluye a la salud del cerebro, enfatizó.

"La buena noticia es que hay tratamientos que pueden ayudar a resolver las alteraciones del sueño", añadió Carrillo. "Si usted o un ser querido experimentan dificultades con el sueño, hable con su médico".

Más información

Aprenda más sobre la demencia en la Asociación del Alzheimer.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: Abidemi Otaiku, BMBS, clinical fellow, neurology, Centre for Human Brain Health, University of Birmingham, U.K.; Maria Carrillo, PhD, chief science officer, Alzheimer's Association; Sam Gandy, MD, PhD, director, Mount Sinai Center for Cognitive Health, New York City; eClinical Medicine, Sept. 21, 2022, online

Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ