mosquito
Adobe Stock

JUEVES, 22 de septiembre de 2022 (HealthDay News) -- La guerra contra la malaria podría depender de unos mosquitos genéticamente modificados que portan algo que se conoce como "genética dirigida" ("gene drive").

Los investigadores del equipo Transmisión: Cero del Colegio Universitario de Londres informan que han diseñado unos mosquitos que ralentizan el crecimiento de los parásitos que provocan la malaria en sus intestinos. Este retraso significaría que los mosquitos llegarían al final de su vida natural antes de que el parásito alcance las glándulas salivales de los mosquitos. Entonces, una picadura no propagaría la enfermedad.

En el laboratorio, esto redujo de forma dramática la propagación de la malaria.

"Desde 2015, el progreso en el control de la malaria se ha estancado. Los mosquitos y los parásitos que portan se están haciendo resistentes a las intervenciones disponibles, como los insecticidas y los tratamientos, y la financiación se ha estancado. Necesitamos unas herramientas nuevas e innovadoras", planteó en un comunicado de prensa del colegio el coautor del estudio, Tibebu Habtewold, investigador del Departamento de Ciencias de la Vida del colegio.

El año pasado, la malaria infectó a 241 millones de personas, y acabó con las vidas de 627,000 de ellas, la mayoría niños de menos de 5 años en África subsahariana.

La malaria se propaga cuando un mosquito hembra pica a una persona infectada. Entonces, el parásito se desarrolla en el intestino del mosquito, se desplaza a sus glándulas salivales, y puede contagiarse a la próxima persona que el mosquito pique.

Alrededor de un 10 por ciento de los mosquitos viven lo suficiente como para que el parásito se vuelva infeccioso, según la investigación. La ingeniería genética retrasaría ese desarrollo.

Los investigadores lograron que esto sucediera al hacer que los mosquitos produjeran dos moléculas llamadas péptidos antimicrobianos en sus intestinos tras alimentarse de sangre. Los péptidos interfieren con el desarrollo del parásito de la malaria durante unos días.

Esto también hace que el mosquito viva menos tiempo.

"Durante muchos años, hemos intentado sin éxito producir mosquitos que no se puedan infectar con el parásito, o que puedan eliminar a todos los parásitos con su sistema inmunitario. Retrasar el desarrollo del parásito dentro del mosquito es un cambio conceptual que ha creado muchas oportunidades para bloquear la transmisión de la malaria de los mosquitos a los humanos", aseguró la coautora, Astrid Hoermann, también del Departamento de Ciencias de la Vida.

Los investigadores tuvieron que usar un truco genético llamado genética dirigida para garantizar que la modificación creada en el laboratorio se pudiera propagar a los mosquitos silvestres. Aunque la endogamia normal haría parte de este trabajo, la vida más corta de los mosquitos genéticamente modificados significaría que su tipo se vería eliminado.

Añadir la genética dirigida a los mosquitos permite que la modificación se herede de forma preferente, para que se pueda propagar con una mayor rapidez en las poblaciones de mosquitos silvestres, anotaron los investigadores.

Es esencial que el equipo minimice cualquier riesgo mediante una planificación cuidadosa y ensayos en el laboratorio antes de seguir adelante. Para hacerlo, el equipo está usando dos cepas distintas, pero compatibles, de mosquitos modificados. Una tendrá la modificación antiparasitaria, y la otra tendrá la genética dirigida.

Esto permitirá a los investigadores evaluar la modificación antiparasitaria primero, y entonces añadir la genética modificada si los primeros ensayos son efectivos.

Unos colaboradores del Instituto de Modelado de Enfermedades y de la Bill and Melinda Gates Foundation también encontraron que estas modificaciones podrían ser una potente herramienta.

El equipo realizó las modificaciones en los mosquitos Anopheles gambiae, la especie principal de mosquitos que portan la malaria en África subsahariana.

El trabajo fue financiado por la Bill and Melinda Gates Foundation. Los hallazgos se publicaron en la edición del 22 de septiembre de la revista Science Advances.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre la malaria.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTE: Imperial College London, news release, Sept. 22, 2022

Hola Doctor and Cara Murez

Published on September 23, 2022

Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ