Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

El riesgo de muerte cardiaca súbita aumenta en las personas con VIH

El riesgo de muerte cardiaca súbita aumenta en las personas con VIH
Adobe Stock

MIÉRCOLES, 8 de septiembre de 2021 (HealthDay News) -- Las personas con VIH tienen un riesgo más alto de muerte cardiaca súbita, advierte un estudio reciente, sobre todo si el virus no está bien controlado.

La muerte cardiaca súbita ocurre cuando el corazón para de latir de forma inesperada, en general debido a una fallo eléctrico abrupto.

"Ya se sabe que las personas que viven con VIH tienen un riesgo más alto de ataque cardiaco, accidente cerebrovascular (ACV), insuficiencia cardiaca, coágulos de sangre en los pulmones, y enfermedad arterial periférica", señaló el autor principal, el Dr. Matthew Freiberg, catedrático de cardiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Vanderbilt, en Nashville, Tennessee.

En el estudio, el equipo de la investigación analizó los datos de más de 144,000 veteranos de EE. UU. Su edad promedio cuando se inscribieron en el estudio era de 50 años, un 97 por ciento eran hombres, y más o menos un tercio habían sido diagnosticados con VIH.

Durante un seguimiento mediano de nueve años (lo que significa que a la mitad les dieron seguimiento durante más tiempo, y a la mitad durante menos), la muerte cardiaca súbita acabó con las vidas de 3,035 veteranos. De ellos, un 26 por ciento tenían VIH.

Tras ajustar por una variedad de factores, los investigadores encontraron que el riesgo de muerte cardiaca súbita era un 14 por ciento más alto en general entre los que tenían VIH.

Pero el riesgo era un 57 por ciento más alto en los veteranos con VIH cuyas pruebas sanguíneas mostraron unos niveles bajos de células T CD4+, que luchan contra la infección, a lo largo del tiempo. Esto es una indicación de que si VIH estaba progresando, y de que su sistema inmunitario estaba comprometido, explicaron los autores del estudio.

El riesgo fue incluso más alto (de un 70 por ciento) entre los veteranos cuyas pruebas de sangre mostraban que la terapia antirretroviral no había suprimido su carga viral de VIH con el tiempo.

Las personas con VIH que tenían unos niveles sanos de células T CD4+ o unos niveles bajos de VIH en la sangre no experimentaron un aumento en el riesgo de muerte cardiaca súbita, encontraron los investigadores.

Pero, independientemente de que los pacientes tuvieran o no el VIH, el riesgo de muerte cardiaca súbita se hizo cada vez más alto con cada factor de riesgo, que incluían una enfermedad cardiaca existente, la hipertensión, fumar, una infección con la hepatitis C, la anemia, la dependencia o el abuso del alcohol, y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, mostraron los hallazgos.

Los investigadores dijeron que sus hallazgos resaltan la importancia de mantener bajos los niveles virales del VIH y de reducir los factores de riesgo de la enfermedad cardiaca.

"Sabemos que entre las personas con VIH, las que tienen un sistema inmunitario comprometido, por ejemplo un conteo total bajo de células T CD4+, parecen presentar un riesgo más alto de enfermedad cardiovascular que las que tienen unos conteos altos de células T CD4+", comentó Freiberg.

"No está claro si un sistema inmunitario comprometido es un factor de riesgo de la muerte cardiaca súbita", añadió.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 8 de septiembre de la revista Journal of the American Heart Association.

El autor sénior, el Dr. Zian Tseng, de la Universidad de California, en San Francisco, dijo que resolver los factores de riesgo relacionados tanto con el VIH como con la enfermedad cardiaca es esencial para prevenir la muerte cardiaca súbita en los pacientes con VIH.

"Los profesionales clínicos deben considerar realizar pruebas de las señales de advertencia específicas de la muerte cardiaca súbita, como los desmayos o las palpitaciones cardiacas", planteó Tseng en un comunicado de prensa de la revista. "Y si está indicado, los profesionales clínicos deben solicitar pruebas adicionales, como los ecocardiogramas o la monitorización continua del ritmo".

Los investigadores apuntaron que los hallazgos quizá no apliquen a las mujeres.

Más información

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. ofrece más información sobre la muerte cardiaca súbita.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Journal of the American Heart Association, news release, Sept. 8, 2021

Consumer News in Spanish