Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Los inhibidores de la cox-2 no son más seguros para el estómago

Estudio no halla evidencia para respaldar afirmaciones que se han mantenido durante mucho tiempo

JUEVES 1 de diciembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Por mucho tiempo, se ha considerado que los analgésicos llamados inhibidores de la cox-2 son seguros para el estómago, pero un reciente estudio asegura que no es así.

Investigadores británicos aseguran en un informe de la edición del 3 de diciembre del British Medical Journal que no existe evidencia para corroborar las afirmaciones de que estos medicamentos sean menos perjudiciales para el recubrimiento del estómago que muchos medicamentos antiinflamatorios tradicionales, como la aspirina.

En su estudio, investigadores de la Universidad de Nottingham observaron 367 consultorios de médicos generales para encontrar casos de eventos gastrointestinales superiores, como úlcera o sangrado estomacal. Luego, compararon los casos con hasta 10 pacientes de control. Para todos los pacientes, los investigadores buscaron recetas de medicamentos antiinflamatorios y aspirina durante los tres años anteriores al inicio del estudio.

De 9,407 pacientes, el 45 por ciento había recibido un medicamento antiinflamatorio no esteroides (AINES) convencional y el 10 por ciento un inhibidor de la cox-2, la generación más reciente de antiinflamatorios. De 88.867 sujetos de control, el 33 por ciento había recibido AINES y el 6 por ciento un inhibidor de la cox-2.

Los investigadores hallaron un mayor riesgo de problemas gastrointestinales relacionados tanto con el uso de inhibidores de la cox-2 como con los otros AINES. Incluso después de ajustar los datos para tener en cuenta otros factores, el riesgo continuó siendo significativamente superior para el inhibidor de la cox-2 rofecoxib (Vioxx) y para los AINES naproxeno y diclofenac (Voltaren). Sin embargo, el riesgo fue ligeramente inferior con celecoxib (Celebrex). Celebrex es el único inhibidor de la cox-2 que continúa en el mercado luego de que Vioxx y Bextra fueran retirados del mercado durante el año pasado por preocupaciones acerca de los efectos secundarios cardiovasculares.

Si bien los medicamentos inhibidores de la cox-2 fueron diseñados específicamente para brindar alivio del dolor sin los graves efectos secundarios gastrointestinales relacionados con los AINES tradicionales, "no hallamos evidencia constante de mayor seguridad para eventos gastrointestinales con ninguno de los nuevos inhibidores de la ciclo-oxigenasa-2 (cox-2), en comparación con medicamentos antiinflamatorios no esteroides no selectivos", concluyeron los autores.

Un experto considera que este estudio confirma los mayores peligros de sangrado gastrointestinal (GI) cuando se usan conjuntamente la aspirina y un inhibidor de la cox-2.

"El hecho de que los usuarios de inhibidores de la cox-2 tuvieran índices más altos de eventos GI adversos que los que no eran usuarios no me sorprende", aseguró el Dr. A. Mark Fendrick, profesor de medicina interna y gestión y políticas de la salud de la Universidad de Michigan. "Que un medicamento pueda ser un poco más seguro que otras alternativas no significa que sea completamente seguro".

A Fendrick lo que más le preocupa es el peligro de mezclar inhibidores de la cox-2 con aspirina. "De nuevo, este estudio confirma que la adición de la aspirina a cualquier AINES; incluidos los inhibidores de la cox-2, es una combinación muy peligrosa", sentenció.

Es cierto que está bien tomar aspirina para el corazón e inhibidores de la cox-2 para el dolor de las articulaciones, sostuvo Fredrick. "Pero, al combinar los dos medicamentos, se presentan verdaderos problemas gastrointestinales (GI)".

Otro experto considera que este estudio demuestra que los inhibidores de la cox-2 aumentan el peligro de sangrado GI y las úlceras cuando se usan en la práctica clínica.

"Estos medicamentos fueron promocionados como una prevención para los eventos GI, cosa que resulta completamente falsa", aseguró el Dr. Eric Matteson, profesor de medicina del Colegio de medicina de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota. "Puede que haya alguna reducción del riesgo, pero jamás una prevención".

"En la práctica médica real, la utilidad de estos medicamentos es muy baja cuando se trata de reducir el riesgo de efectos secundarios GI de consideración", aseguró. "Esto es distinto a lo que se había hallado en los ensayos clínicos, que siempre es diferente de lo que se observa en la vida real".

Matteson considera que este estudio recalca los peligros GI de usar cualquiera de estos medicamentos. "Todos los AINES aumentan el riesgo de problemas estomacales, incluidas las úlceras y las hemorragias, que pueden ser graves e incluso mortales", advirtió. "Esto también aplica para los inhibidores de la cox-2".

Más información

La U.S. Food and Drug Administration puede darle más información sobre los inhibidores de la cox-2.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: A. Mark Fendrick, M.D., professor, internal medicine and health management and policy, University of Michigan, Ann Arbor; Eric Matteson, M.D., professor, medicine, Mayo Clinic College of Medicine, Rochester, Minn.; Dec. 3, 2005, British Medical Journal
Consumer News in Spanish