See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Un estudio revela que Celebrex es más seguro para el corazón que Vioxx

Pero otro experto cuestiona la seguridad de esta clase entera de medicamentos

LUNES 6 de diciembre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Un nuevo estudio revela que Celebrex, el primer medicamento contra el dolor de una familia de medicamentos no irritantes para el estómago conocida como inhibidores de la cox-2, es más seguro para el corazón que Vioxx, un medicamento similar que ha sido asociado con problemas cardiovasculares.

Los inhibidores de la cox-2, o coxibs, han entrado en polémica desde septiembre, cuando Merck & Co. retiró del mercado el Vioxx después de que sus investigadores notaron un incremento en el riesgo de ataques cardiacos en personas que tomaban el medicamento. La información preliminar muestra que Bextral, otro coxib, podría tener similares problemas entre los pacientes con padecimientos cardiacos. Su fabricante, Pfizer, Inc., ha disputado la información, pero ha dicho que incluirá una firme advertencia en el empaque sobre la reacción dérmica potencialmente mortal.

Estos eventos han iniciado un frenesí de especulaciones sobre si todos los inhibidores de la cox-2, los cuales fueron desarrollados como analgésicos que no causan problemas gastrointestinales, son peligrosos. Incluso con estos nuevos resultados, otro experto dijo que todavía el resulto no ha sido resuelto.

Para este estudio más reciente, los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pensilvania revisaron los expedientes de 1,718 personas que fueron admitidos en 36 hospitales con un primer ataque cardiaco no fatal, y los compararon con 6,800 personas de la misma región geográfica que no habían tenido un ataque cardiaco.

Las personas que habían tomado Vioxx tuvieron un riesgo 2.72 veces mayor de ataque cardiaco en comparación con la gente que tomó Celebrex.

La gente que tomó Vioxx también tuvo un riesgo mayor de ataque cardiaco que los pacientes que estaban tomando medicamentos antiinflamatorios no-esteroidales (NSAIDs, por sus siglas en inglés), incluyendo aspirina, ibuprofén y naproxén.

"Parece ser que no todos los inhibidores de la cox-2 son iguales respecto a su efecto sobre el riesgo cardiaco", dijo Stephen Kimmel, profesor asociado de medicina y epidemiología en Penn. "No podemos excluir un pequeño incremento del riego con Celebrex. Simplemente no lo detectamos aquí".

Sólo porque su equipo no haya visto un incremento del riesgo con el medicamento, "eso no quiere decir que se deba usar Celebrex indiscriminadamente", agregó Kimmel.

El estudio fue financiado por donativos del U.S. National Institute of Health, al igual que de Merck y Pfizer, éste último fabricante de Celebrex también.

Otro experto cuestionó la seguridad de toda esta clase completa.

"La gran pregunta a estas alturas es si los efectos adversos están relacionados a la inhibición sostenida, la cual sería la misma para todos los inhibidores de la cox-2, o si son para el mecanismo de un medicamento específico. Por el momento, no creo que podamos realmente saberlo".

Finckh fue coautor de una nota editorial adjunta al estudio, el cual aparece en la edición en línea del 7 de diciembre de los Annals of Internal Medicine.

Finckh y su coautor, el Dr. Mark D. Aronson, un internista general en el Centro Médico Beth Israel Deaconess en Boston, recomendaron que no se usen coxibs como la principal alternativa de tratamiento.

"Existen dos medicamentos dentro de esta clase de inhibidores de la cox-2 que han sido asociados con información un tanto inquietante sobre la morbilidad cardiaca excesiva, y a estas alturas, no podemos excluir que haya un efecto de la clase de inhibidores de la cox-2 para la toxicidad cardiaca", explicó Finckh. "Consideramos que la prudencia nos diría que evitáramos estos medicamentos en pacientes que presentan un incremento del riesgo cardiovascular".

Esa categoría, indicó, incluye a personas que fuman, que tienen un historial pasado de eventos cardiovasculares y que son mayores de 65 años, entre otras cosas.

Finckh dijo que es importante mencionar que el nuevo estudio fue solo observacional y que por lo tanto no puede considerarse con la misma rigurosidad que un ensayo aleatorio controlado. Para comprender completamente qué mecanismos están en juego, este estudio requiere ser respaldado por otros.

"No creo que sepamos lo suficiente ahora mismo para realmente exponer algún mecanismo", concluyó Finckh.

Más información

Visite la Arthritis Foundation para más información sobre los NSAIDs.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Axel Finckh, M.D., rheumatology researcher, Brigham and Women's Hospital, Boston; University of Pennsylvania School of Medicine statement; Stephen Kimmel, M.D., associate professor, medicine and epidemiology, University of Pennsylvania School of Medicine, Philadelphia; Dec. 7, 2004, Annals of Internal Medicine online
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined