See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Los discos artificiales podrían ser el futuro de las cirugías de espalda

Los implantes parecen ayudar a pacientes en pruebas clínicas

Martes, 12 de febrero (HealthDayNews) -- Cuatro meses luego de la cirugía, el primer recipiente estadounidense de un disco artificial destrozó su viejo baño con un martillo y un cincel, y puede doblarse y casi tocarse los dedos de los pies.

Sin embargo, todavía no puedes salir corriendo para solicitar un implante.

Kari Smith, de 39 años, de Coppell, Texas fue participante en una prueba clínica realizada por la Administración Federal de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) para determinar si la prótesis, ya disponible en Europa, podrá llegar a este país. Su procedimiento fue realizado por cirujanos de Texas Back Institute, uno de 10 centros que participaron en el estudio. Si la FDA aprueba el implante, podría estar comercialmente disponible para el 2004.

ProDisc no es el primer disco artificial en ser probado en los Estados Unidos. El Spine Institute del Beth Israel Medical Center en la Ciudad de Nueva York acaba de finalizar una prueba por separado del disco SBIII Charité y ha enviado los datos a la FDA para evaluación.

Aunque puede ser prematuro declarar esto el futuro de la cirugía, expertos dicen que los implantes de discos parecen prometedores.

"Los resultados son alentadores y tal vez esta pueda ser la respuesta a ciertas situaciones", dijo el doctor Andrew Casden, director asociado de Spine Institute en Beth Israel.

Los discos artificiales podrían funcionar primariamente en las condiciones degenerativas de los discos, donde el uso del disco causa un dolor crónico en la espalda baja, dijo Casden. El tratamiento típico, que incluye cirugía que funde los segmentos de la columna, tiene éxito a corto plazo. Los pacientes con frecuencia terminan sufriendo de dolor nuevamente dos o tres años más tarde y tienen que someterse a otra cirugía.

"Es un tratamiento de ínterin", explicó el doctor Ralph F. Rashbaum, director médico en Texas Back Institute y uno de los cirujanos que participó en la prueba de ProDisc. "Luego de un periodo de tiempo, el paciente se recupera, sólo para recaer después. Entonces fusionas otro segmento".

El propósito de las pruebas actuales es determinar si los implantes de discos podrían reemplazar la fusión como tratamiento primario para la condición de disco degenerativo.

"La necesidad de un disco artificial se antepone a la necesidad de hacer algo que no sea una cirugía de fusión", dijo Rashbaum. "Si observas históricamente, esto ha tomado exactamente la misma trayectoria que el reemplazo de rodilla y el reemplazo de cadera. Cambió de fusión de rodilla o de cadera a reemplazo. Lo que buscamos ahora es una respuesta mecánica".

"La idea es mantener el movimiento y alejar el dolor", añadió Casden. "Preservamos el movimiento y reponemos los discos superiores e inferiores para estiramiento adicional".

El disco artificial consiste en tres partes: unas placas de aleación de cobalto y cromo y una incrustación de poliuretano. Los aparatos han sido utilizados en Europa por 14 años y pareen ser fuertes.

Algunos discos artificiales podrían estar disponibles dentro de un año, dependiendo de la respuesta de FDA a las pruebas clínicas. Aunque los aprueben, tanto ProDisc y SBIII Charité sólo podrían ser implantados a pacientes quienes sufran problemas en uno o dos discos.

Qué hacer

Para más sobre salud de la columna vertebral, visita The Spine Institute en Beth Israel Medical Center o Orthospine.

Fuentes: entrevistas con Ralph F. Rashbaum, M.D., director médico, Texas Back Institute, Plano, Texas; Andrew Casden, M.D., director asociado, Spine Institute, Beth Israel Medical Center, Ciudad de Nueva York; Kari Smith, recipiente de ProDisc, Coppell, Texas; enero/febrero de 2002, "SpineLine"
Consumer News in Spanish