Una carga poco saludable

Las mochilas, no son responsables de dolores de espalda en los niños

(HealthDayNews) -- Aunque pueden llenarse con todo excepto el fregadero de la cocina, las pesadas mochilas que llevan los niños no causan dolor de espalda.

El sorprendente hallazgo proviene de reciente estudio del Sistema de Salud de la Universidad de Michigan.

Por años, los expertos han advertido que los niños necesitan aligerar la carga en sus mochilas, llevar la mochila en ambos hombros, y colocar la carga en el suelo siempre que sea posible.

Pero un estudio realizado por el doctor Andrew Haig dijo que esas cargas pesadas en realidad no infligen la tensión y la presión en las jóvenes espaldas. Haig es director médico del Spine Program de la universidad y profesor asociado de medicina física y rehabilitación y cirugía en la escuela médica de la universidad.

"No hay buena evidencia científica que apoye el reclamo de que el peso en las mochilas escolares sea un factor contribuyente para el desarrollo de dolor en la parte baja de la espalda en los niños", Haig dijo en un comunicado noticioso.

En cambio, su estudio indica que el nivel de actividad de un niño y el peso corporal pudiera tener mayor impacto en el padecimiento.

El estudio fue presentado el 21 de mayo en Congreso Mundial de la Sociedad Internacional para la Medicina de Rehabilitación y Física en Praga, República Checa.

Para este estudio, se preguntó a estudiantes entre las edades de 7 a 15 años acerca del uso de sus mochilas, el dolor de espalda, niveles de actividad y transportación a la escuela. Se pesó a los niños y sus mochilas y se registró la altura de los niños. Dichos números se utilizaron para determinar el peso de la mochila como un porcentaje del peso corporal.

Casi todos los estudiantes dijeron que utilizaron una mochila cada día. Un tercio de los estudiantes cargaron un promedio de 5.7 por ciento de su peso corporal en sus mochilas, mientras que estudiantes de escuela intermedia cargaron mochilas iguales a 11.4 por ciento del peso de sus cuerpos.

La mayoría de los niños ignoraron la advertencia acerca de colocar ambas correas en sus hombros y, en lugar de esto, llevaron sus mochilas en un solo hombro.

Más de un tercio de los niños dijeron tener al menos un indicador de dolor de espalda. Sin embargo, el estudio encontró que estos estudiantes no llevaron mochilas más pesadas que los niños sin indicadores de dolor de espalda.

El estudio también encontró que no existe relación entre el dolor de espalda y si los estudiantes llevaron sus mochilas en un hombro o en ambos.

Los niños de escuela intermedia eran más propensos que niños más jóvenes (45 por ciento versus 15 por ciento) a reportar dolor de espalda. Eso podría ser el resultado de una merma en los niveles de actividad del niño y la condición física.

El índice de masa corporal de los estudiantes, un indicador de la obesidad, aumentó en estudiantes de tercer grado a estudiantes de escuela intermedia, por lo que los estudiantes de escuela intermedia eran más gordos. Además, el porcentaje de estudiantes que caminó o fue en bicicleta a la escuela disminuyó dramáticamente en niños mayores, ya que estos eran menos activos. Al mismo tiempo, reportaron observar mucha más televisión y pasar más tiempo jugando videojuegos, manifestó Haig en el comunicado noticioso.

"Francamente, creo que eso podría ser más un factor en el dolor de espalda que las mochilas", dijo.

Sostuvo que el ejercicio presiona y estira los discos espinales, que actúan como amortiguadores para la espalda. Este movimiento generado por el ejercicio bombea nutrientes y oxígeno, que ayuda a mantener los discos saludables. Sin el movimiento, los discos espinales pudieran carecer de nutrición y esto podría conducir a dolor de espalda.

Más información

Aquí puedes aprender más acerca del dolor de espalda.

Fuente: Sistema de Salud de la Universidad de Michigan, comunicado noticioso, 21 de mayo de 2003
Consumer News in Spanish