See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Una nueva técnica de estimulación nerviosa podría aliviar el dolor de espalda

back

MARTES, 16 de octubre de 2018 (HealthDay News) -- Estimular un grupo específico de nervios que yacen a lo largo de la médula espinal podría ofrecer alivio a las personas que sufren de dolor de espalda crónico y reducir la necesidad de analgésicos opioides, sugiere una nueva investigación.

La terapia, que se dirige a los ganglios de la raíz dorsal, es más efectiva que otros procedimientos de estimulación de la columna porque ubica unos minúsculos cables de forma precisa en el área donde se origina el dolor, a diferencia de otros dispositivos que proveen una estimulación más generalizada, señalaron los investigadores.

"En ciertos pacientes que no han obtenido alivio con otros tratamientos, esta terapia podría ofrecer un alivio sostenido del dolor y podría permitirles reducir los opioides durante al menos 18 meses, y quizá más tiempo", comentó el investigador principal, Robert McCarthy, profesor de anestesiología en el Centro Médico de la Universidad de Rush, en Chicago.

Los ganglios de la raíz dorsal son células nerviosas, ubicados en ambos lados de las vértebras de la columna, y son la vía del dolor entre los nervios de las distintas partes del cuerpo, la médula espinal y el cerebro. Estimular esa área interrumpe las señales de dolor entre el área que duele y el cerebro, explicaron los investigadores.

Un dispositivo parecido a un marcapasos implantado debajo de la piel en el área lumbar envía unos pulsos electrónicos leves a través de un cable ubicado en el ganglio de la raíz dorsal específico asociado con el dolor, apuntó McCarthy.

Los pulsos reemplazan el dolor con hormigueo o entumecimiento. La potencia de la estimulación, programada por un médico, se basa en el nivel de dolor del paciente, comentó.

El tratamiento tiene dos ventajas respecto a la estimulación de la médula espinal, dijo McCarthy. En la estimulación de la médula espinal, se coloca un cable a lo largo de la médula espinal que envía pulsos a toda la columna, pero los pulsos no se dirigen a la fuente específica del dolor.

Además, la estimulación de los ganglios de la raíz dorsal requiere unos niveles significativamente más bajos de corriente eléctrica para calmar el dolor, dijo McCarthy.

La meta de este estudio, apuntó, era juzgar la efectividad de la terapia durante un periodo largo. McCarthy y sus colaboradores implantaron el dispositivo en 67 personas que sufrían de dolor crónico de espalda, y las siguieron durante 3 a 18 meses. Entre los participantes, 17 tuvieron el dispositivo durante más de un año.

Antes de recibir el dispositivo, la mayoría de los pacientes calificaban su dolor como un 8 en una escala de 1 a 10, en que el 10 era el peor. En la mayoría de los pacientes, el dispositivo redujo el dolor en un 33 por ciento, lo cual resultó significativo, reportaron los investigadores.

Además, los pacientes dijeron que experimentaron una reducción del 27 por ciento en la discapacidad o en las limitaciones en las actividades cotidianas provocadas por el dolor. En total, un 94 por ciento de los participantes afirmaron que el tratamiento fue beneficioso.

El procedimiento conlleva algunas complicaciones. Se tuvo que implantar los cables de nuevo a cinco pacientes, a dos pacientes se los sacaron porque se infectaron, y uno se quitó el dispositivo debido a una complicación.

McCarthy dijo que la terapia no está ampliamente disponible, aunque fue aprobada por la FDA en 2016. De momento, su uso se limita a los centros médicos más avanzados donde los médicos se han entrenado en la forma de implantar y regular el dispositivo.

El procedimiento tampoco está cubierto por todas las compañías de seguro, de forma que los costos de desembolso de los pacientes pueden ser muy altos. Pero Medicare sí lo cubre, dijo.

Para los pacientes sin seguro, el costo de recibir dispositivos de estimulación de la médula espinal puede ser de entre 15,000 y 50,000 dólares, o más, según un informe de 2008 financiado por el Departamento de Trabajo e Industrias del Estado de Washington.

La estimulación de la médula espinal por lo general solo se aprueba después de que los pacientes no hayan respondido a otros tratamientos, según Blue Cross Blue Shield. Otras compañías aseguradoras podrían tener políticas distintas.

McCarthy espera que más médicos se entrenen en el procedimiento, y que su disponibilidad aumente, sobre todo dado que tiene el potencial de permitir a los pacientes dejar de tomar opioides para controlar el dolor.

Una especialista en el dolor que no participó en el estudio observó los beneficios de este procedimiento.

"Los resultados de este estudio son muy significativos", afirmó la Dra. Kiran Patel, directora de dolor neuroquirúrgico en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

Muestra datos a largo plazo de que los pacientes experimentaron un alivio del dolor y unas mejoras funcionales significativas, dijo.

"En mi práctica principal y en mi carrera, la terapia de estimulación de los ganglios de la raíz dorsal ha sido una de las tecnologías más efectivas disponibles para combatir el dolor crónico", aseguró Patel.

"Animo a los pacientes con dolor crónico a buscar a los médicos que estén entrenados y tengan experiencia en la aplicación de la estimulación de los ganglios de la raíz dorsal para determinar si son candidatos", añadió.

Los hallazgos se presentaron el domingo en la reunión anual de la Sociedad Americana de Anestesiólogos (American Society of Anesthesiologists), en San Francisco. Las investigaciones presentadas en las reuniones se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.

Más información

Para más información sobre el dolor de espalda, visite el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo
FUENTES: Robert McCarthy, Pharm.D., professor, anesthesiology, Rush University Medical Center, Chicago; Kiran Patel, M.D., director, neurosurgical pain, Lenox Hill Hospital, New York City; Oct. 14, 2018, presentation, American Society of Anesthesiologists annual meeting, San Francisco
Consumer News in Spanish