See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

La ciencia escondida de la noche mágica de Papá Noel

Los avances tecnológicos en el Polo Norte permiten que el trabajo se haga, dice un experto

DOMINGO, 24 de diciembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Es una pregunta que se han hecho niños y adultos durante siglos: ¿Cómo consigue Papá Noel repartir millones de regalos en tan sólo una noche?

Kaelyn, una niña de 4 años de St. Louis, sugirió esa semana que tal vez Papá Noel "envuelve los regalos por adelantado", lo que ciertamente ayuda.

A su lado y con motivo de una representación de El Cascanueces, Liam, de 6 años, propuso una solución de alta tecnología. "Tiene un aparato en su trineo que le permite una velocidad turbo. ¡Puede bajar por la chimenea en un segundo!", dijo.

Sin embargo, en Hillsdale, Nueva Jersey, Amelia, de cinco años, ofreció una solución más simple: "Quizás tenga un atajo secreto".

Cada uno de estos niños puede tener la razón, afirmó Larry Silverberg, experto en Papá Noel, reconocido ingeniero en EE.UU., y según se describe él mismo "científico de cohetes".

Silverberg es profesor de ingeniería mecánica y aeroespacial en la Universidad Estatal de Carolina del Norte en Raleigh. Cree que Papá Noel, quien según los expertos vive en un complejo subterráneo del Polo Norte desde hace más de 500 años, ha dedicado los últimos cinco siglos investigando la mejor manera de entregar los regalos a los niños de todo el mundo a la velocidad de la luz.

Para ello, él y los duendes han conseguido increíbles avances científicos que el resto de la humanidad sólo puede imaginarse en sueños, asegura Silverberg.

Primero: La capacidad extraordinaria de entender los deseos de los niños en las semanas anteriores a la Navidad.

Las cartas que recibe Papá Noel son de gran ayuda, por supuesto.

"Pero allá en el Polo Norte, hay suficiente espacio para construir una antena subterránea que puede alcanzar varias millas", continúa Silverberg. "Se pueden recibir y filtrar ondas electromagnéticas, seleccionando las que proceden de los pensamientos de los niños".

¿Le parece imposible?

"Recuerde que disponemos de tecnología EEG para medir las ondas del cerebro", señaló Silverberg. "Y que cuando se habla por un teléfono móvil inalámbrico, hay un complicado proceso de intercambio de señales de todas partes del mundo. Todo esto parece también como si fuera magia. Papá Noel está simplemente más adelantado".

Por supuesto, hacen falta más filtros para dividir a los niños en las categorías de malos y buenos, pero tecnologías como la del polígrafo detector de mentiras sugieren que es "probablemente una de las cosas más fáciles de conseguir", dijo Silverberg.

Una vez que se han recogido todos los deseos en la base de datos del Ártico, Papá Noel los revisa dos veces y espera a la víspera de Navidad.

Para muchos niños, esa noche parece que dura más horas de lo normal.

Pero no para Papá Noel.

"Es difícil de explicar, pero en la 'teoría de la relatividad', Albert Einstein descubrió que el espacio y el tiempo son flexibles", explicó Silverberg. Si bien la teoría tiene casi 100 años de existencia, la sociedad moderna apenas aprovecha la relatividad.

Papá Noel conoce la teoría desde mucho antes y la usa cada Navidad.

"Lo que sabemos sobre física es que, para un marco de referencia dado, la distancia y el tiempo parecen diferentes que para otro", continúa Silverberg. "El tiempo puede expandirse (hacerse mucho más largo) y el espacio puede contraerse (hacerse más corto). Esto es exactamente lo que se necesita para entregar millones de regalos en una sola noche".

La hipótesis de Silverberg, todavía sin probar, es que Papá Noel usa estos avanzados conocimientos para viajar con su trineo y los ocho renos en una "nube de relatividad".

"Entonces, dentro de la nube, podría pasar un mes, pero se sentiría como apenas un segundo fuera de la nube, en la habitación de un niño, por ejemplo", aclaró el experto. "Papá Noel probablemente contrae y expande la nube para poder entrar en las casas por entradas pequeñitas. La chimenea es sólo un tipo de entrada, él puede entrar a través de las cerraduras, las puertas para los perros, etc.".

El equipo de Silverberg en NCSU hizo cálculos detallados usando este modelo de relatividad. "Hallamos que en seis meses, una flota de 750 trineos puede llegar a todos los hogares de la tierra, viajando una media de 84 millas (135 km.) por hora en la nube de relatividad", aseguró. "Por supuesto, fuera de la nube, todo sucede la noche anterior a Navidad".

Equipos informáticos altamente avanzados con sistemas similares a los GPS informan a Papá Noel de las mejores rutas desde la central del Polo Norte hasta los cinco continentes. "Federal Express y UPS tienen sistemas parecidos, aunque más primitivos", puntualizó Silverberg.

La velocidad de la luz a la que Papá Noel llega y se va de las casas significa que los niños tienen una difícil tarea si lo quieren ver, claro está. "Sin embargo, hay niños que aseguran haberlo visto en el tejado o junto al árbol de Navidad, pero son casos raros", dijo Silverberg.

Por supuesto, los renos ayudan también. "A Papá Noel le encantaron los renos cuando se mudó al Polo Norte, y usa bioingeniería genética para perfeccionar sus habilidades de vuelo, el caminar en los tejados y la visión nocturna", explicó Silverberg.

Silverberg también quiso aclarar un malentendido. "Creo que Papá Noel no lleva los juguetes desde el Polo Norte a cada casa, es demasiado pesado e ineficiente", dijo.

En vez de eso, sus ayudantes usan sofisticada nanotecnología para construir juguetes y otros regalos en un abrir y cerrar de ojos, en el mismo salón de la casa. "Es un proceso de aplicación de la física atómica a la ingeniería, algo que nosotros apenas estamos empezando a investigar".

El resultado final de toda esta alta tecnología es simplemente magia: millones de niños (y de adultos) totalmente encantados la mañana del 25 de diciembre.

Otros expertos concuerdan, más o menos, con las teorías de Silverberg.

Ellie, de 5 años, que vive en Alexandria, Virginia, imagina que Papá Noel es "muy rápido, trabaja muy duro y tiene muchísimos duendes que le ayudan".

De nuevo en St. Louis, Elle, de tres años, no parece interesada en toda esta ciencia tan complicada. Su respuesta al misterio de la víspera de Navidad: "¡Porque es Papá Noel!".

Más información

Encontrará más sobre la "ciencia de Papá Noel" aquí.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Larry Silverberg, Ph.D.; professor of mechanical and aerospace engineering, North Carolina State University, Raleigh; Kaelyn and Liam, St. Louis, Mo.; Amelia, Hillsdale, N.J.; Ellie, Alexandria, Va.
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined