See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Los ancestros de los humanos comenzaron con buen pie hace unos 1.5 millones de años

Se considera que unos fósiles son la evidencia más antigua hasta la fecha de un pie esencialmente moderno

JUEVES, 26 de febrero (HealthDay News/Dr. Tango) -- Los antropólogos han descubierto un sendero de antiguas huellas humanas en el norte de Kenia que se considera que representan la evidencia más antigua hasta la fecha de un pie esencialmente humano y moderno.

Las huellas datan de al menos 1.5 millones de años, según un informe que aparece en la edición del 27 de febrero de la revista Science.

"Encontrar huellas de la primera etapa de la evolución humana es muy poco común. Son muy frágiles y con frecuencia no se conservan bien", explicó el coautor del estudio John W.K. Harris, profesor de antropología de la Universidad de Rutgers en New Brunswick, New Jersey. "Este es apenas el segundo hallazgo en 30 años".

"No es la primera vez que se ha encontrado una huella que nos manda un mensaje a través del tiempo, pero ciertamente es una de las más importantes", añadió Jeffrey T. Laitman, profesor distinguido y director de anatomía, morfología funcional y anatomía básica de la Escuela de medicina Mount Sinai de la ciudad de Nueva York. Laitman no participó en el estudio.

Las características de las huellas indican que pertenecían al homínido Homo ergaster, o a un Homo erectus temprano. Se trata de las huellas más antiguas que pueden ser relacionadas al genus de la humanidad, el Homo, según un artículo de perspectiva que aparece en la revista. Esta criatura tenía las piernas más largas y los brazos más cortos del hombre moderno, en lugar de los brazos más largos y las piernas más cortas de los ancestros más parecidos a los simios.

Según los registros fósiles, la capacidad para caminar sobre los dos pies, llamada bipedalismo, parece haber surgido hace unos seis millones de años. Pero no está claro cuándo evolucionó la forma más humana del bipedalismo.

Hace treinta años, en 1978, la arqueóloga y antropóloga británica Mary Leakey descubrió unas huellas de 3.75 millones de años de antigüedad en la excavación arqueológica de Laetoli, en Tanzania.

Pero esas huellas parecen haber pertenecido a una criatura bípeda menos "moderna", todavía sin un dedo gordo separado del resto de los dedos del pie, y con los brazos más largos y las piernas más cortas más simiescos.

Y cualquier esqueleto de los ancestros de la humanidad de proporciones más modernos tiende a carecer de los huesos de los pies.

"No hay mucha información sobre los pies... apenas unos cuantos huesos de pies han sobrevivido el paso del tiempo", apuntó Laitman.

El nuevo descubrimiento, realizado en Ileret en Kenia, es notable por una variedad de motivos, aseguró Harris.

"El tamaño del pie es sorprendente", explicó. "El pie es mucho más grande que los restos óseos que tenemos de pies de homínidos anteriores, y es más largo y más alargado. Usted o yo podríamos poner los pies en las huellas que encontramos en un paisaje de hace 1.5 millones de años".

Harris se dio cuenta de la importancia de las huellas cuando un miembro de una tribu local comenzó a colocar su pie en una de las huellas. "Casi podía poner su pie moderno en una de las huellas", recuerda Harris. "Es como cuando una soprano de coloratura alcanza las notas altas. Hace que la piel se ponga de gallina".

La forma y otras características del pie también se parecen más de cerca a los de un hombre moderno.

"Había un talón bien definido, nítido y completo y grande. También muestra el arco de donde transferimos el peso de la parte trasera a la frontal, y entonces, la característica más sorprendente, es que el dedo gordo está en línea con los demás dedos", apuntó Harris. "Eso nos da la plataforma para tomar impulso. Son todas las características que definen el pie moderno y ahí estaban hace 1.5 millones de años".

La distancia entre las huellas también muestran un paso mucho más amplio de lo que se había evidenciado antes, lo que indica un cambio en el paisaje y en la capacidad de los homínidos para caminar por él.

"En este momento, hace entre 1.5 y 1.7 millones de años, hubo un cambio en el clima a condiciones más duras, de manera que los lugares de alimento abundante se separaron más entre sí", apuntó Harris. "Para un homínido tener éxito en ese paisaje, tenía que tener una manera más eficiente de moverse por él... La criatura estaba aumentando su dominio geográfico. Pensamos que fue en esta etapa de la evolución humana cuando el Homo erectus abandonó el continente de África".

"Se está descubriendo una pequeña ventana en el tiempo, una instantánea que nadie había visto en 1.5 millones de años", añadió. "Nadie ha descubierto estas huellas desde que las hizo el homínido mismo".

Más información

Para más información sobre la evolución humana, visite el Instituto de los Orígenes Humanos de la Universidad Estatal de Arizona.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: John W.K. Harris, Ph.D., professor, anthropology, Rutgers, The State University of New Jersey, New Brunswick; Jeffrey T. Laitman, Ph.D. distinguished professor and director, anatomy and functional morphology, and director, gross anatomy, Mount Sinai School of Medicine, New York City; Feb. 27, 2009, Science
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined