¿Es la abstinencia de los medicamentos más probable cuando se usan opiáceos junto con fármacos psiquiátricos?

Un nuevo estudio cuestiona las prácticas de emisión de recetas

In English

Por
Reportero de HealthDay

MIÉRCOLES, 2 de agosto de 2017 (HealthDay News) -- Actualmente, un número mayor de bebés de EE. UU. pasan por la abstinencia de medicamentos y drogas, y los investigadores afirman que las prácticas de emisión de recetas de los médicos tienen parte de la culpa.

Las futuras madres que toman analgésicos opiáceos recetados más fármacos psiquiátricos para la depresión o la ansiedad tienen un riesgo de un 30 a un 60 por ciento más alto de dar a luz a un bebé con abstinencia que las que solo toman opiáceos, encontraron los investigadores.

Además, el uso de dos o más medicamentos psiquiátricos además de los opiáceos se asoció con un aumento del doble en el riesgo de abstinencia infantil, apuntó la investigadora líder, Krista Huybrechts, profesora asistente de medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard.

En particular, los antidepresivos, las benzodiacepinas como el diazepam (Valium) y el anticonvulsivo gabapentina (Neurontin) aumentan en gran medida el riesgo y la gravedad de los síntomas de abstinencia en los recién nacidos cuando se usan junto con opiáceos recetados durante el embarazo, dijo Huybrechts.

"Estos hallazgos indican que los médicos deben tener cuidado al recetar esos medicamentos juntos a finales del embarazo y al recetar psicotrópicos a las mujeres que se sepa o se sospeche que usan opiáceos ilícitos", planteó Huybrechts.

La abstinencia infantil de los medicamentos o drogas, llamado síndrome de abstinencia neonatal, es una complicación conocida de la exposición a los opiáceos en el útero. Pero otros medicamentos o drogas potentes también aumentan el riesgo. Los síntomas pueden incluir problemas para comer y dormir, irritabilidad, problemas para respirar y convulsiones, anotaron los investigadores.

Estados Unidos está en medio de una epidemia de opiáceos, y cada 25 minutos nace un bebé con señales de abstinencia de un narcótico, según las notas de respaldo del estudio.

Como el dolor y los problemas de salud mental con frecuencia ocurren al mismo tiempo, la exposición de los bebés a estos medicamentos podría ser inevitable en muchos casos, apuntó Huybrechts.

"En esos casos, los hallazgos podrían ayudar a evaluar el nivel de riesgo entre los bebés expuestos y a replantear los tratamientos para los bebés nacidos de mujeres a quienes se recetaron muchos medicamentos durante el embarazo", dijo Huybrechts.

Pero Huybrechts añadió que este estudio solo muestra una asociación entre esas combinaciones farmacológicas y la abstinencia infantil, no que una sea la causa directa de la otra.

Pero la asociación es firme, dijo.

El Dr. Stephen Patrick es profesor asistente de pediatría y políticas de la salud en la Universidad de Vanderbilt, en Nashville.

"Hemos observado un gran aumento en el uso de opiáceos a lo largo de Estados Unidos, y esa expansión ha incluido un aumento en las recetas a las mujeres embarazadas", comentó Patrick.

Además, ha habido un aumento en "todas las recetas para las mujeres embarazadas. Esto incluye desde antipsicóticos atípicos hasta antibióticos", señaló.

Los médicos deben tener más cuidado antes de recetar cualquier medicamento en el embarazo, planteó Patrick.

"Debemos asegurarnos de que recetamos medicamentos que son necesarios y adecuados para lo que estamos tratando", dijo Patrick, coautor de un editorial que acompañó al estudio.

Sopesar los daños y los beneficios es esencial, indicó. "Sabemos que la depresión no tratada es mala para madres y bebés", dijo Patrick. "Tenemos que tratar la adicción a los opiáceos. Pero el rápido aumento y el alcance de las recetas que vemos en el embarazo parecen sugerir que estamos exagerando".

En el estudio, Huybrechts y sus colaboradores recolectaron datos de más de 200,000 mujeres embarazadas. Todas estaban inscritas en Medicaid, el programa de seguro con fondos públicos, y habían recibido una receta de un opiáceo como OxyContin (oxicodona) o morfina.

Entre las mujeres que solo tomaban opiáceos recetados, el riesgo absoluto de tener un bebé que pasara por la abstinencia fue de más o menos un 1 por ciento.

El riesgo más alto de abstinencia (más de un 1 por ciento) ocurrió cuando la madre usaba gabapentina junto con un analgésico narcótico.

Las probabilidades de síntomas de abstinencia no aumentaron de forma significativa cuando los opiáceos se combinaron con antipsicóticos atípicos (como Seroquel, Abilify y Haldol) o con análogos de las benzodiacepinas (fármacos Z) como Lunesta o Zolpidem, según el estudio.

"Debemos enfocarnos en los opiáceos y otros medicamentos que con frecuencia se recetan al mismo tiempo", dijo el Dr. Paul Jarris, director médico de March of Dimes.

Se debe evaluar el uso de los narcóticos varias veces durante el embarazo en todas las mujeres embarazadas, aseguró.

El informe aparece en la edición del 2 de agosto de la revista BMJ.

Más información

Para más información sobre los recién nacidos adictos a los opiáceos, visite March of Dimes.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2017, HealthDay

FUENTES: Krista Huybrechts, Ph.D., assistant professor, medicine, Harvard Medical School, epidemiologist, division of pharmacoepidemiology and pharmacoeconomics, Brigham and Women's Hospital, Boston; Stephen Patrick, M.D., M.P.H., assistant professor, pediatrics and health policy, neonatologist, Vanderbilt University, Nashville, Tenn.; Paul Jarris, M.D., chief medical officer, March of Dimes; Aug. 2, 2017, BMJ

Last Updated: