¿Esguince de tobillo? En algunos estados es más probable que receten opioides que en otros

ambulance at emergency room

JUEVES, 26 de julio de 2018 (HealthDay News) -- Si acaba en la sala de emergencias con una lesión menor, las probabilidades de que le receten opioides innecesarios podrían depender de dónde está el hospital, sugiere una investigación reciente.

Por ejemplo, era menos probable que se ofrecieran esas recetas en los hospitales de Michigan, Minnesota, Nueva Jersey, Nueva York y Dakota del Norte, mientras que era mucho más probable que se ofrecieran en los hospitales de Arizona, Arkansas, Kansas, Carolina del Norte, Tennessee y Texas.

En general, los pacientes en los estados que emitían muchas recetas tenían tres veces más probabilidades de que les recetaran un opioide injustificado que en los estados que emitían pocas recetas, encontraron los investigadores.

Los investigadores se enfocaron en los esguinces de tobillo en el estudio porque son comunes, y porque "hay un buen consenso de que los opioides se deben usar raras veces para tratar esto, dado que otras estrategias son igual, o incluso más, efectivas para controlar el dolor", explicó el autor del estudio, el Dr. M. Kit Delgado, profesor asistente de medicina de emergencias en la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania, en Filadelfia.

De casi 31,000 pacientes que fueron tratados por un esguince de tobillo entre 2011 y 2015, a una cuarta parte les recetaron un opioide como oxicodona (Oxycontin) o hidrocodona (Vicodin). Y las recetas de opioides sí se redujeron durante el periodo del estudio, de un promedio nacional de un 28 por ciento en 2011 a un 20 por ciento en 2015, mostraron los hallazgos.

Pero tras indagar con más profundidad, los investigadores encontraron que en "los estados que emiten muchas recetas, que están sobre todo concentrados en la parte sur de EE. UU., la tasa de recetas [de opioides] era más o menos tres veces más alta que en los estados que emitían pocas recetas".

Delgado sugirió que es probable que las variaciones estatales en las leyes, directrices y monitorización de los opioides tengan un rol, además de las diferencias en la gravedad de las crisis locales de opioides.

"[También] podrían haber diferencias regionales en la forma en que los médicos ejercen", añadió, además de "la forma en que los médicos sopesaban los riesgos y los beneficios de recetar un opioide".

Los hallazgos aparecen en la edición en línea del 24 de julio de la revista Annals of Emergency Medicine.

Según el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA) de EE. UU., más de dos millones de estadounidenses batallaban contra el mal uso de opioides, y 33,000 perdieron la vida, en 2015.

Los expertos del NIDA también anotaron que entre un 21 y un 29 por ciento de los pacientes a quienes se recetó un opioide inicialmente por problemas médicos legítimos acabaron usándolos mal con el tiempo.

Ese es otro motivo para evitar recetarlos para afecciones que no justifiquen su uso, enfatizó Delgado.

Por ejemplo, anotó que la mayoría de pacientes con esguinces de tobillo pueden aliviarse con descanso, hielo, elevar y vendar el tobillo, en conjunto con analgésicos como el acetaminofén, el ibuprofeno o el naproxeno.

Para evaluar los historiales de tratamiento según la región, los investigadores observaron las reclamaciones de seguro de los pacientes entre 2011 y 2015. Todos los pacientes contaban con cobertura privada, y ninguno había surtido una receta de un opioide en los seis meses anteriores al esguince de tobillo.

En total, se recetaron poco más de 143,000 pastillas de opioides a los pacientes en la muestra del estudio durante el periodo del estudio.

Las diferencias entre algunos estados fueron pronunciadas. Por ejemplo, mientras que a menos de un 3 por ciento de los pacientes con un esguince de tobillo de Dakota del Norte les recetaron un opioide, esa cifra alcanzó un 40 por ciento en Arkansas.

Además, a algunos pacientes del estudio les recetaron 30 o más pastillas de opioides, lo que supera con creces la directriz de un máximo de 10 pastillas para los departamentos de emergencias. Esos casos fueron raros, dijo Delgado. Pero anotó que era cinco veces más probable que esos pacientes desarrollaran un problema de abuso prolongado que los pacientes a quienes se recetó dentro de los límites de la directriz.

Delgado dijo que la buena noticia es que los hallazgos podrían servir como instrucción sobre cómo controlar la crisis de opioides.

"Al final, los opioides siguen siendo un medicamento esencial para tratar el dolor grave", afirmó. "Pero deberíamos hacer todo lo posible por probar primero alternativas antes de exponer a personas que nunca se han expuesto antes a estos fármacos".

Además, los opioides siempre se deben recetar en cantidades limitadas, añadió Delgado, y "con un plan para reevaluar cómo le está yendo al paciente en unos días para determinar si necesita más opioides, en lugar de administrar una gran cantidad de pastillas a todo el mundo".

Más información

Para más información sobre la epidemia de abuso de opioides, visite el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo
FUENTES: M. Kit Delgado, M.D., M.S., assistant professor, emergency medicine, Perelman School of Medicine, University of Pennsylvania, Philadelphia; July 24, 2018, Annals of Emergency Medicine, online
Consumer News in Spanish