Las muertes por sobredosis de medicamentos y drogas aumentan dramáticamente en Estados Unidos

El aumento está liderado por los analgésicos recetados y la heroína, según los últimos datos del gobierno

In English

Por
Reportero de HealthDay

MARTES, 20 de diciembre de 2016 (HealthDay News) -- La cantidad de muertes por sobredosis de medicamentos y drogas sigue aumentando en Estados Unidos, y la mayoría de las muertes se asocian al uso ilegal de los analgésicos recetados, según revela una nueva estadística gubernamental.

Las muertes por sobredosis de medicamentos y drogas aumentaron un 23 por ciento entre 2010 y 2014, y más de 47,000 estadounidenses fallecieron en 2014, según datos publicados el martes por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Pero las cifras actualizadas de los CDC también muestran que más de 52,000 personas fallecieron de una sobredosis de medicamentos o drogas en 2015, y un poco más de 33,000 de esas muertes (el 63 por ciento) se debieron a un opiáceo recetado o ilegal.

Los CDC indicaron, en su actualización nacional publicada el 16 de diciembre en la revista Morbidity and Mortality Weekly Report, que más de 300,000 estadounidenses han perdido la vida por una sobredosis de opiáceos desde el año 2000.

La heroína sigue siendo el narcótico más letal en Estados Unidos, al acabar con la vida de casi 11,000 personas en 2014, casi 1 de cada 4 muertes por sobredosis de ese año, según el informe de Margaret Warner, del Centro Nacional de Estadísticas de Salud (NCHS) de los CDC, y sus colaboradores. Los hallazgos se publicaron el 20 de diciembre en la revista National Vital Statistics Reports de la agencia.

Pero la amenaza que conllevan los opiáceos sintéticos más potentes, como el fentanilo, está aumentando exponencialmente a medida que estos medicamentos se usan de forma más generalizada, encontraron los investigadores.

En 2015, las tasas de mortalidad por todos los opiáceos sintéticos aparte de la metadona aumentaron en un 72 por ciento, mientras que las tasas de mortalidad por heroína aumentaron aproximadamente un 21 por ciento, reportaron los CDC. Y los aumentos se producen en todos los grupos demográficos, en todas las regiones y en numerosos estados.

Por otra parte, la tasa de mortalidad específicamente por el fentanilo aumentó en más del doble en un solo año, al subir de 1,905 muertes en 2013 a 4,200 muertes en 2014, según el informe del equipo de Warner.

"El informe enfatiza realmente lo que estamos observando en el departamento de emergencias", dijo el Dr. Robert Glatter, médico de emergencias del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

"Estamos viendo un aumento en la cantidad de pacientes que son muy difíciles de reanimar, que requieren niveles más altos de naloxona [un medicamento que revierte los efectos de la sobredosis]. Con estos pacientes, con frecuencia sospechamos de los opiáceos sintéticos", explicó Glatter.

Según Emily Feinstein, directora de derecho y políticas de salud del Centro Nacional sobre la Adicción y el Abuso de Sustancias, el fentanilo es un opiáceo sintético, producido sobre todo en China, que es 50 veces más potente que la heroína.

Glatter dijo que las personas adictas a los analgésicos (como la oxicodona [Oxycontin] y la morfina) han pasado cada vez más a tomar drogas de la calle como la heroína, ya que las leyes restringen la disponibilidad de los opiáceos recetados.

Pero Feinstein añadió que la heroína ha abierto la puerta a los opiáceos sintéticos como el fentanilo.

"Las sustancias sintéticas son más baratas de hacer que la heroína, y vemos que están inundando Estados Unidos", dijo. "Los traficantes de drogas están cortando la heroína con estas drogas sintéticas porque es más barato, y en realidad hacen que la droga sea más potente. Si uno no sabe que la heroína que está consumiendo está cortada, la dosis normal que usualmente toma se convierte en letal".

Warner y sus colaboradores crearon su nuevo informe basándose en un nuevo método que usa el texto de los certificados de defunción para identificar los medicamentos específicos implicados en las muertes por sobredosis.

Las 10 drogas más letales en 2014 fueron: la heroína (el 23 por ciento de las muertes por sobredosis), la cocaína (el 12.4 por ciento), la oxicodona (el 11.5 por ciento), el alprazolam/Xanax (el 9 por ciento), el fentanilo (el 8.9 por ciento), la morfina (el 8.5 por ciento), la metanfetamina (el 7.9 por ciento), la metadona (el 7.4 por ciento), la hidrocodona/Vicodin (el 7 por ciento), y el diazepam/Valium (el 3.7 por ciento).

El dramático aumento en las tasas de mortalidad por el fentanilo entre 2013 y 2014 podría deberse al nuevo método de analizar las muertes por sobredosis de los CDC, combinado con el aumento de la concienciación del peligro que conlleva el sintético, dijo el Dr. Harshal Kirane, director de servicios de adicción del Hospital de la Universidad de Staten Island, en la ciudad de Nueva York.

"Aunque creo que esto recoge un aspecto de lo que está pasando en el mundo real, una parte de mí siente curiosidad por si se trata de un esfuerzo más sistemático por identificar el fentanilo en las autopsias", dijo Kirane.

Feinstein apuntó que se necesita poner un énfasis mayor en el tratamiento de los adictos, particularmente en los que sobreviven a una sobredosis, a través del uso de un medicamento como la naloxona (Narcan).

Los medicamentos que ayudan a una persona a sobrevivir a una sobredosis de opiáceos "le ponen en una abstinencia inmediata", dijo Feinstein. "Se siente enfermo, se siente miserable, se siente mal y siente unas ansias muy fuertes. Y los hospitales simplemente están dando el alta a estas personas, en lugar de ponerlos en un tratamiento efectivo que evite que recaigan", explicó.

El nuevo informe del equipo de Warner también subraya el rol que juegan los médicos en esta epidemia continua, dijo Glatter.

"Necesitamos dejar atrás la respuesta automática del uso de opiáceos para el tratamiento del dolor", dijo. "Tenemos que hacer un cambio, porque somos los responsables de escribir esas recetas. Tenemos que buscar otras soluciones".

Los nuevos hallazgos también enfatizan una amenaza que de algún modo han estado eclipsando los opiáceos: la cantidad de muertes por las benzodiacepinas, como Xanax y Valium, dijo Kirane.

"En mi opinión, eso sigue siendo de algún modo una epidemia silenciosa en nuestro país", afirmó Kirane. "Se está dando un gran énfasis al papel de los opiáceos, pero las recetas de benzodiacepinas siguen estando en gran medida descontroladas en nuestro país".

Al examinar el impacto regional de las muertes por sobredosis de 2014 a 2015 en 28 estados de EE. UU., los autores del estudio de la revista MMWR encontraron que los 3 estados con los mayores aumentos en los porcentajes de las tasas de mortalidad por opiáceos sintéticos que no fueran metadona eran Nueva York, Connecticut e Illinois. Los 3 estados con los aumentos mayores de los porcentajes en las tasas de mortalidad por heroína fueron Carolina del Sur, Carolina del Norte y Tennessee, mientras que Connecticut, Massachusetts, Ohio y Virginia Occidental tenían la mayor tasa total de aumentos en las muertes por heroína.

Más información

Para más información sobre el abuso de medicamentos con receta, visite el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

FUENTES: Robert Glatter, M.D., emergency physician, Lenox Hill Hospital, New York City; Emily Feinstein, J.D., director, health law and policy, National Center on Addiction and Substance Abuse; Harshal Kirane, M.D., director, addiction services, Staten Island University Hospital, New York City; Dec. 20, 2016, National Vital Statistics Reports, U.S. Centers for Disease Control and Prevention; Dec. 16, 2016, Morbidity and Mortality Weekly Report

Last Updated: