See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Parche de lidocaína hallado eficaz para el dolor de rodilla

Los investigadores aseguran que podría constituir una alternativa útil para el Celebrex

MIÉRCOLES 30 de marzo (HealthDay News/HispaniCare) -- Las personas que sufren de osteoartritis de rodilla podrían no necesitar depender de los potencialmente peligrosos medicamentos cox-2 para aliviar su dolor. Los resultados de un reciente estudio sugieren que un simple parche ubicado en el área afectada podría brindar un alivio comparable.

El estudio comparó la eficacia y la seguridad de Lidoderm, un parche transdérmico que contiene un cinco por ciento de lidocaína, con el de celecoxib, más conocido por su nombre de marca, Celebrex. Luego de seis semanas, los pacientes que utilizaron el parche experimentaron un alivio similar del dolor que aquéllos que tomaron celecoxib, según el Dr. Alan Kivitz, fundador del Centro Altoona para la investigación clínica de Duncansville, Pensilvania, y coautor del estudio.

La observación podría conducir a una alternativa atractiva de tratamiento para millones de estadounidenses que sufren de osteoartritis de rodilla, aseguró.

"Para mí, lo más importante es tener opciones [de tratamiento] disponibles", aseguró Kivitz el miércoles durante una teleconferencia patrocinada por la American Pain Foundation, un grupo defensor sin fines de lucro con sede en Baltimore.

Los investigadores debían presentar sus hallazgos al final del día el miércoles durante la 24 reunión científica anual de la American Pain Society en Boston. El estudio fue financiado por Endo Pharmaceuticals Inc., fabricante del parche Lidoderm.

La osteoartritis de rodilla es la principal causa de discapacidad en los Estados Unidos. En 2001, más de 13.5 millones de adultos informó que padecía dolor, inflamación y rigidez en la articulación de la rodilla, según la American Academy of Orthopaedic Surgeons.

Inicialmente, los investigadores intentaron reclutar un total de 200 pacientes en un estudio aleatorio de etiqueta abierta que comparaba la lidocaína con el celecoxib. Pero en noviembre de 2004, Endo Pharmaceuticals suspendió voluntariamente el estudio antes de completar el reclutamiento por preocupaciones sobre la seguridad de los inhibidores de la cox-2.

En consecuencia, los resultados son preliminares, advirtió Kivitz.

Las preguntas sobre los analgésicos del tipo cox-2 comenzaron a aparecer luego de que Merck & Co. retirara del mercado el medicamento para la artritis Vioxx el 30 de septiembre de 2004 basado en datos que sugerían una relación con ataque cardiaco y riesgo de apoplejía. Otros dos medicamentos cox-2, Celebrex y Bextra, también han resultado implicados con riesgos cardiovasculares.

En febrero, un panel asesor federal recomendó mantener los tres medicamentos en el mercado. Su conclusión sugiere que los beneficios de estos medicamentos superan los riesgos. Además, la controversia ha creado una cantidad sustancial de confusión y ansiedad.

"El otoño de 2004 fue todo un golpe para nosotros", declaró Micke Brown, gerente de extensión pública de la American Pain Foundation durante una teleconferencia el miércoles. "Pero la profesión médica y el público en general están confundidos".

Y aunque muchas personas continúan con la terapia cox-2, otros están descontinuando el uso de estos medicamentos sin consultar primero a su médico, a veces con consecuencias desafortunadas.

Durante la teleconferencia, el Dr. Steven Stanos, director médico del Instituto de Rehabilitación del Centro del Dolor Crónico de Chicago, aseguró que ha visto a dos pacientes que desarrollaron problemas de riñón luego de cambiarse a medicamentos de venta sin fórmula médica.

Kivitz y sus colegas no estaban buscando una alternativa a los cox-2 cuando comenzaron el estudio que comparaba el parche de lidocaína con celecoxib. Simplemente especularon que Lidoderm, aprobado por la U.S. Food and Drug Administration en 1999 para el tratamiento de la neuralgia postherpética, una dolorosa complicación del herpes, podría producir la misma respuesta analgésica si se aplicaba en articulaciones artríticas.

"Con toda la preocupación acerca de los inhibidores de la cox-2, el estudio adquirió un nuevo significado potencial", reconoció Kivitz.

Se había reclutado un total de 143 pacientes que sufren de osteoartritis de uno o ambas rodillas en el estudio antes de que fuera suspendido. Sesenta y nueve de ellos recibieron parches de lidocaína, mientras que 74 fueron tratados con 200 miligramos de celecoxib.

Luego de seis semanas de tratamiento, el 54 por ciento de los pacientes de lidocaína y el 62 por ciento de los pacientes de celecoxib experimentaron una mayor reducción de la intensidad del dolor.

"Eso es lo que llamamos clínicamente significativo", explicó Kivitz.

Al igual que con cualquier medicamento aprobado por la FDA, los médicos son libres de prescribir el parche de lidocaína para la osteoartritis de rodilla. Se consideraría un uso "no indicado en la etiqueta", pues la terapia no está aprobada para ese propósito.

Y aunque hace falta más investigación para confirmar la seguridad y eficacia del tratamiento, Kivitz aseguró que los hallazgos deberían brindarle a los pacientes esperanzas, pues se están explorando otras opciones para el alivio del dolor. "Se trata de dar ánimos", concluyó.

Más información

El National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases tiene más información sobre la osteoartritis.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Alan Kivitz, M.D., founder, Altoona Center for Clinical Research, Duncansville, Pa., Micke Brown, BSN, R.N., public outreach manager, American Pain Foundation, Baltimore; Steven Stanos, D.O., medical director, Chronic Pain Care Center, Rehabilitation Institute of Chicago; American Academy of Orthopaedic Surgeons, Rosemont, Ill.; March 30, 2005, teleconference, American Pain Foundation; abstract, 24th annual scientific meeting, American Pain Society, Boston
Consumer News in Spanish