See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Vegetarianos en dietas de alimentos crudos tienen masa ósea baja

Pero las demás medidas de la salud de los huesos son normales, según un estudio

MIÉRCOLES 30 de marzo (HealthDay News/HispaniCare) -- Los vegetarianos que comen sólo alimentos crudos derivados de las plantas tienen una masa ósea anormalmente baja, usualmente una señal precoz de enfermedades en que hay pérdida ósea como la osteoporosis, según un nuevo estudio.

Pero los investigadores se sorprendieron al encontrar que las demás medidas de salud ósea (tales como la reposición ósea y el estado de vitamina D) eran normales en los vegetarianos estrictos.

"Estas personas tienen masa ósea baja, pero la masa ósea baja es tan sólo un aspecto de su riesgo de fractura", apuntó el Dr. Luigi Fontana, principal autor del estudio que aparece publicado en la edición actual de Archives of Internal Medicine.

"Tenían masa ósea baja, así que clínicamente están en mayor riesgo de fractura. Pero algunos de los demás marcadores, como la reposición ósea, son normales, y es posible que la calidad del hueso sea preservada", añadió.

Sin embargo, Fontana, un instructor de investigación de la Universidad de Washington en St. Louis, enfatizó que nunca aconsejaría a las personas a someterse a una dieta vegetariana de alimentos crudos, en la cual las personas solamente consumen alimentos derivados de las plantas que no han sido cocidos, procesados o alterados en ninguna forma.

"Es demasiado extrema", apuntó.

El equipo de Fontana estudió los efectos de los planes de alimentación cruda derivada de las plantas parcialmente debido a la escasez de investigación sobre las dietas y sus efectos. Comparó la densidad ósea y medidas tales como el estado de la vitamina D en 18 personas que habían tenido una dieta vegetariana de alimentos crudos por un promedio de 3.6 años. El grupo control consistió de otras 18 personas que tenían la dieta estadounidense típica. Las edades de ambos grupos iban desde los 33 hasta los 85 y ninguno de los participantes estaba preocupado por su salud ósea, señaló.

Los vegetarianos consumían cerca de entre 1,285 y 2,432 calorías por día. El 9.1 por ciento de esas calorías provenían de proteínas, el 43.2 por ciento de grasas y el 47.7 por ciento de carbohidratos. Su ingesta de calcio y vitamina D era baja, 579 miligramos y 16 unidades, respectivamente, por día.

El grupo control consumía entre 1,976 y 3,537 calorías por día. Cerca del 17.9 por ciento de las calorías provenían de proteína, el 32.1 por ciento de grasa, y el 50 por ciento de carbohidratos. Su ingesta de calcio y vitamina D era más alta, 1.093 miligramos y 348 unidades, respectivamente, por día.

Para los adultos, se recomiendan entre 1,000 y 1,300 miligramos de calcio por día para prevenir la osteoporosis. La enfermedad, caracterizada por huesos porosos y masa ósea baja, afecta a por lo menos 10 millones de personas en los Estados Unidos, de acuerdo con la National Osteoporosis Foundation.

Una ingesta adecuada de vitamina D para la mayoría de los adultos menores de 50 años es de 5 microgramos, ó 200 unidades, de acuerdo con la National Academy of Sciences. La vitamina D también es importante para la salud ósea.

El contenido mineral óseo y la densidad mineral ósea de los vegetarianos eran significativamente más bajos que en el grupo de control en todos los lugares del cuerpo medidos (espina lumbar, cadera y cuello), apuntó Fontana.

Las puntuaciones T de los vegetarianos fueron menores que los del grupo de control. Una puntuación T compara la densidad mineral ósea de una persona con la densidad pico de un adulto saludable de 30 años y determina el riesgo de fractura. Una puntuación T entre más uno y menos uno se considera normal, explicó Fontana.

Las puntuaciones T de los vegetarianos en la espina lumbar fue menos 2.1 en promedio; para los del grupo de control, el mismo lugar puntuó menos 0.43.

Otro experto familiarizado con el nuevo estudio dijo que los hallazgos son "bastante preliminares" pero, como Fontana, aconsejó a las personas a no seguir la extrema dieta vegetariana de alimentos crudos.

"Las cifras que me preocupan es que tienen un índice de masa corporal bajo y su contenido y densidad mineral óseos están en el rango bajo", apuntó Lona Sandon, profesora asistente de nutrición clínica del Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas, en Dallas, y vocera de la American Dietetic Association.

El índice de masa corporal es una proporción entre la estatura y el peso que se usa para evaluar los riesgos sanitarios y el estado del peso. Sandon anotó que, en el grupo vegetariano, era tan sólo de 20. El grupo de control tuvo un IMC promedio un poco por encima de 25. (Un IMC de entre 18.5 y 24.9 cae dentro del rango normal).

"Una vez se baja de 19.5, se está en riesgo de baja densidad mineral ósea a largo plazo porque no se cuenta con suficiente peso en acción para sostener sus huesos", señaló Sandon.

Según estos hallazgos, "no se puede decir que está bien seguir una dieta vegetariana de alimentos crudos por un largo periodo de tiempo", añadió.

Más información

Para aprender más sobre la salud ósea, visite la National Osteoporosis Foundation.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Luigi Fontana, M.D. Ph.D., research instructor, Washington University School of Medicine, St. Louis; Lona Sandon, R.D., spokeswoman, American Dietetic Association, and assistant professor of clinical nutrition, University of Texas Southwestern Medical Center, Dallas; March 28, 2005, Archives of Internal Medicine
Consumer News in Spanish