Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

La lucha contra la osteoporosis debe comenzar en la infancia

Consumo de calcio adecuado puede prevenir problemas luego en la vida

Domingo, 15 de febrero (HealthDayNews) -- Combatir la osteoporosis en la edad adulta es tan simple como ingerir cuatro vasos de leche al día...en la adolescencia.

La enfermedad que debilita los huesos que ataca a las personas mayores se puede prevenir principalmente cuando los niños y especialmente los adolescentes reciben el calcio 1,200 a 1,300 miligramos diarios cuando sus cuerpos construyen la densidad ósea, indicaron los doctores.

El problema es que no suficientes adolescentes están adquiriendo el calcio.

"Los niños y adolescentes no están ingiriendo la suficiente cantidad de calcio, y serán víctimas de osteoporosis luego en la vida, especialmente mientras las personas vivan más tiempo", indicó la doctora Fima Lifshitz, directora de pediatría y científica nutricional titular en el Instituto de Investigación Médica Sansum en Santa Bárbara, California.

Tantos como 90 por ciento de las adolescentes y casi 70 por ciento de los adolescentes varones están tomando suficiente calcio para asegurar huesos fuertes en su adultez, de acuerdo con el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés).

El adolescente promedio recibe entre 700 y 1,000 miligramos de calcio diarios, informó la Academia Americana de Pediatría. Las jóvenes, que piensan que la leche engorda, promedian sólo 740 miligramos al día, informan funcionarios de la salud.

Un vaso de ocho onzas de leche contiene 300 miligramos de calcio. Otros productos ricos en calcio incluyen queso y yogurt.

"Los hábitos en la dieta han cambiado con el tiempo por lo que los niños y los adolescentes toman más soda carbonatada que leche", indicó Lifshitz, quien es consejera de nutrición para la Academia Americana de Pediatría. Esa tendencia, combinado con menos actividad física, coloca a los adolescentes en riesgo de osteoporosis a largo plazo.

La USDA reporta que el consumo de leche entre adolescentes está por debajo de 16 por ciento desde 1970 mientras que el consumo de bebidas suaves aumenta en esa misma cantidad. Además, un reciente estudio del estudio de la Clínica Mayo encontró que de 1977 a 1996, el consumo de bebidas suaves entre muchachas de 12 a 19 años aumentó de 204 a 396 miligramos.

Afortunadamente, estas cifras no pasan desapercibidas por parte de funcionarios de salud y del gobierno.

Durante los pasados años, el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano (NICHD, por sus siglas en inglés) promueve Milk Matters, una campaña nacional para aumentar la conciencia de la necesidad de que los jóvenes incrementen su consumo de calcio. La campaña incluye programas educativos y folletos así como conferencias de profesionales de la salud, y aumento de conciencia de que el consumo de calcio y la actividad física debe incrementar en los adolescentes.

La NICHD también está financiando un estudio nacional, en varios centros, de tres años de duración realizado a 1,500 niños de seis a 19 años para estudiara la densidad ósea y su relación con la dieta, en particular el consumo de calcio; el ejercicio y el desarrollo durante la pubertad.

Se examinarán los niños cuatro veces durante el periodo de revisión, indicó una de los participantes del estudio, doctora Mary Horlick, endocrinóloga pediátrica en el Children's Hospital de Columbia University en la ciudad de Nueva York.

"Nuestra meta es entender cómo la densidad ósea cambia y puede examinar las curvas de crecimiento para la densidad ósea como lo hacemos ahora con altura y peso", sostuvo.

Esta información ayudará a los doctores a evaluar cuáles niños podrían necesitar ayuda médica para aumentar su densidad ósea, manifestó.

La Academia Americana de Pediatría también ha abordado el problema de pobre consumo de calcio. Hace varios años, se publicó una declaración de política para doctores miembros con indicaciones para el consumo adecuado de calcio. La declaración también incluyó estudios que reportaron aumentos en fracturas óseas en niños y adolescentes con bajo consumo de calcio.

Los resultados de toda su atención han comenzado a pagar algunos dividendos.

"Los niños están comenzando a aumentar su consumo de calcio un poco más, y somos optimistas porque profesionales de la salud continúan recogiendo información de este asunto", comentó Gregory Miller, vicepresidente titular de comunicaciones de nutrición para el Concilio Nacional de Lácteos.

También se está estudiando el rol del ejercicio en el incremento de la densidad ósea.

Un estudio en la edición de diciembre 2003 de Pediatría encontró densidad mineral ósea aumentó en 5 por ciento entre 191 niñas de intermedia quienes participan en ejercicio de soportar peso como brincar cuica tres veces a la semana por 10 minutos aproximadamente en un periodo de dos años.

Aunque el calcio y vitamina D son importantes para construir densidad ósea, expresó Horlick, el ejercicio parece desempeñar un rol.

"Ejercicios de soportar el peso, parecen ser muy importante, particularmente para las caderas", explicó.

Lifshitz recomienda que los niños, los adolescentes y sus padres sigan algunas indicaciones simples para promover huesos fuertes mientras en son jóvenes.

"Los niños deben ingerir una dieta saludable con el calcio recomendado alejarse de las calorías vacías de las bebidas de frutas. Deben ser activos el cuerpo humano no está hecho para observar televisión todo el día. Y tres, deben salir y recibir vitamina D, que ayuda a absorber el calcio".

Un número estimado de 10 millones de estadounidenses 80 por ciento de las mujeres tiene osteoporosis, y casi 34 millones adicionales se estima que tienen baja masa ósea, colocándolos en riesgo elevado de la enfermedad.

Más información

Visita el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano para más sobre el programa Milk Matters. Para conocer más acerca de la osteoporosis, visita la Fundación Nacional de Osteoporosis.

Fuentes: Fima Lifshitz, directora, pediatría, científica de nutrición titular, Instituto de Investigación Médica Sansum, Santa Bárbara, Calif.; Gregory Miller, vicepresidente titular, comunicaciones de nutrición, Concilio Nacional de Lácteos, Rosemont, Ill.; Mary Horlick, M.D., endocrinóloga pediátrica, Luke's-Roosevelt Hospital, Children's Hospital, Columbia University, ciudad de Nueva York; diciembre de 2003, Pediatrics
Consumer News in Spanish