¿Parlez-vous 'guau-guau'? Los perros quizá distingan entre los distintos idiomas humanos

woman with dog
Adobe Stock

JUEVES, 6 de enero de 2022 (HealthDay News) -- Los perros no hablan un idioma humano, pero saben cuando una persona cambia de un idioma a otro, encuentra un interesante nuevo estudio.

"Sabemos que las personas, incluso los bebés humanos preverbales, notan la diferencia", señaló la coautora del estudio, Laura Cuaya, de la Universidad Eötvös Loránd en Budapest, Hungría.

Pero, después de llevar a su perro Kun-Kun de México a Hungría para sus estudios postdoctorales, se preguntaba si los perros podían hacerlo. ¿Tan solo lo intentan? Después de todo, apuntó, las personas no hacen que sus perros presten atención a la forma en que un idioma específico suena. ¿Reconocería Kun-Kun que las personas de Budapest hablaban húngaro, y no español?

Ella y sus colaboradores decidieron utilizar imágenes cerebrales para comprobarlo. Y las imágenes resultantes fueron revolucionarias.

Revelaron que los cerebros de los perros muestran unos patrones de actividad distintos ante un idioma desconocido que ante uno que conocen, la primera demostración, aseguraron los investigadores, de que un cerebro no humano puede diferenciar entre dos idiomas.

Solo conllevó algo de entrenamiento para los animales.

Primero, los investigadores enseñaron a Kun-Kun y a 17 perros más a acostarse sin moverse en un escáner cerebral. Entonces, reprodujeron fragmentos del libro "El Principito" tanto en español como en húngaro.

Hasta ese momento, todos los perros habían escuchado a sus dueños hablar solo en uno de los dos idiomas. Esta era la oportunidad de ver si sus cerebros reaccionaban de forma distinta a un idioma que conocían bien y a uno que no conocían.

Los investigadores también reprodujeron versiones revueltas de las historias, para evaluar si los perros podían diferenciar entre lo que era habla y lo que no lo era.

Independientemente del idioma que los perros escucharan, un área del cerebro conocida como corteza auditiva primaria mostró patrones de actividad distintivos. Pero no hubo evidencias de que los cerebros de los perros prefirieran el habla a las jerigonzas.

"Los cerebros de los perros, como los cerebros humanos, pueden distinguir entre el habla y lo que no es habla", aseguró el coautor del estudio, Raúl Hernández Pérez, que también es miembro postdoctoral de la universidad. "Pero el mecanismo que subyace a esta capacidad de detección del habla podría ser distinto que la sensibilidad humana al habla: si bien los cerebros humanos están especialmente sintonizados para el habla, los cerebros de los perros quizá solo detecten la naturalidad del sonido".

Los cerebros de los perros sí distinguieron entre el español y el húngaro, según mostró la actividad de una región del cerebro llamada corteza auditiva secundaria.

La edad también importaba, mostraron los escáneres.

Mientras más edad tiene el perro, mejor puede el cerebro distinguir entre el idioma conocido y el desconocido.

"Cada idioma se caracteriza por una variedad de regularidades auditivas. Nuestros hallazgos sugieren que durante sus vidas con los humanos, los perros detectan las regularidades auditivas del lenguaje al que están expuestos", comentó Hernández Pérez en un comunicado de prensa de la universidad.

El autor sénior del estudio, Attila Andics, otro investigador de la universidad, dijo que el estudio reveló que la capacidad de aprender las regularidades de un idioma no es exclusiva de los humanos.

Aun así, los investigadores no saben si esta capacidad solo implica a los perros, o si incluye a otras especies no humanas, observó.

"De hecho, es posible que los cambios cerebrales de las decenas de [miles de] años que los perros han vivido con los humanos hayan hecho que escuchen mejor los idiomas, pero no necesariamente es así", apuntó Andics. "Unos estudios futuros deberán averiguarlo".

Los hallazgos se publicaron en la edición en línea del 6 de enero de la revista NeuroImage.

Más información

El Club Americano de Perreras (American Kennel Club) ofrece más información sobre el lenguaje canino.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Eötvös Loránd University, news release, Jan. 6, 2022

Consumer News in Spanish