Nueva prueba detecta más recurrencias del cáncer de vejiga

Mide una proteína clave presente en la orina y aumenta el índice de detección de la enfermedad

MARTES 17 de enero (HealthDay News/HispaniCare) -- Un reciente estudio valida aún más el uso de una prueba simple que se realiza en el consultorio para detectar la reaparición del cáncer de vejiga.

La prueba, que mide una proteína de la orina llamada NMP22 ya ha sido aprobada por la U.S. Food and Drug Administration y se usa en conjunto con otra prueba llamada cistoscopia.

"Esto constituye evidencia real de que existe un beneficio de usar NMP22 más cistoscopia", aseguró el Dr. Michael A. Palese, director de urología mínimamente invasiva del Centro Médico Mount Sinai de la ciudad de Nueva York. "Este estudio debería ayudar a lograr que la prueba se use más ampliamente, en combinación con la cistoscopia".

"Se trata de la primera publicación de importancia de esta prueba usada en este escenario", agregó el Dr. H. Barton Grossman, autor del estudio y vicepresidente del departamento de urología del Centro contra el cáncer M.D. Anderson de Houston. "Esta prueba se desempeña bastante bien, es rentable y los resultados están disponibles en corto tiempo. Es bueno que los médicos conozcan la información para determinar si la quieren utilizar".

El estudio aparece en la edición del 18 de enero del Journal of the American Medical Association.

El estudio anotó que el cáncer de vejiga es el quinto cáncer más común en lo EE.UU. y también tiene índices de reaparición altos, que van del 50 al 90 por ciento. Debido a que los pacientes de cáncer de vejiga necesitan seguimiento por el resto de sus vidas, el costo de esta enfermedad desde el diagnóstico hasta la muerte es el más alto de todos los cánceres de este país, pues alcanza entre $96,000 y $187,000 por paciente.

"Las tasas generales de reincidencia del cáncer de vejiga son de al menos el 50 por ciento, uno de cada dos", agregó Grossman. "Eso no significa necesariamente que vaya a ser fatal o potencialmente mortal, pero es importante detectarlo razonablemente pronto para poder tratarlo. Si no se detecta a tiempo, tiene el potencial de convertirse en una enfermedad potencialmente mortal".

Actualmente se utilizan pruebas distintas para determinar si habrá reincidencia. La cistoscopia, una inspección visual de la vejiga por medio de un instrumento médico que se realiza generalmente en el consultorio del médico, podría no detectar todos los cánceres. Muchas veces se usa en conjunto con un análisis citológico o con análisis de células eliminadas en la orina, pero esto tampoco es perfecto. La NMP22 es una proteína producida en concentraciones mayores de células malignas.

El estudio actual fue bastante grande y participaron 668 pacientes de 23 centros distintos. Todos los participantes tenían historia de cáncer de vejiga. Las pruebas utilizadas en sí fueron suministradas por Matritech Inc., el fabricante.

Las cistoscopia por sí misma identificó el 91.3 por ciento de los cánceres. Cuando se adicionó la prueba de NMP22, se detectó el 99 por ciento de los cánceres. La prueba de NMP22 halló ocho de cada nueva cánceres que no habían sido detectados en la cistoscopia inicial, incluidos siete de alto grado.

La ventaja de la prueba de NMP22 es que es simple, fácil y rentable.

"Es más fácil porque se puede hacer en el consultorio del médico", explicó Palese. "La hacemos con una varilla y el resultado se puede saber inmediatamente, en lugar de enviar una prueba de citología al laboratorio".

Además, es más probable que las pruebas de citología retornen con falsos positivos cuando el cáncer es de alto grado, aunque es más útil hallar cáncer de vejiga recurrente cuando es de bajo grado y se puede tratar más fácilmente, señaló Palese.

La prueba de NMP22 también se utiliza como herramienta de diagnóstico para determinar si las personas tienen cáncer de vejiga por primera vez y se desempaña mejor que la citología, agregó Grossman.

Más información

Para más información sobre el cáncer de vejiga, diríjase a la American Cancer Society.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: H. Barton Grossman, M.D., deputy chairman, department of urology, M.D. Anderson Cancer Center, Houston; Michael A. Palese, M.D., director, minimally invasive urology, Mount Sinai Medical Center, and assistant professor, urology, Mount Sinai School of Medicine, New York City; Jan. 18, 2006, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish