Discrepancia en cuanto a los rayos X

Se reafirma estudio que duda de los beneficios de la mamografía

Viernes, 19 de octubre (HealthDayNews) Cuando dos investigadores daneses declararon el pasado año que los mamogramas rutinarios no salvaban vidas, se les criticó rotundamente, y su trabajo fue incluso desacreditado por muchos colegas.

Pero en un despliegue de glotonería por el castigo o por el martirio científico, los dos científicos dijeron haber revisado los datos por segunda vez y haber llegado a la misma conclusión: Las pruebas de mamografía son, en el mejor de los casos, un uso incompleto de recursos. Puede conducir a tratamientos más agresivos que pudieran colocar a las mujeres en riesgo innecesario de daño, reiteraron. La nueva revisión aparece en la más reciente edición de la prestigiosa revista médica "The Lancet".

Y así como hicieron el pasado año, los que defienden las pruebas descartaron estas conclusiones y reunieron fuerzas en defensa de los mamogramas.

Robert Smith, director de pruebas de cáncer en la Sociedad Americana del Cáncer, dijo que las mujeres deben ignorar el estudio danés. "Sabemos que la detección temprana salva vidas". Y en cuanto a la sugerencia de que las mamografías de rayos X no disminuyen las muertes de todas las causas de la enfermedad, "Ninguno de los expertos en la prueba concordaría con ellos. De hecho, nadie está de acuerdo con el concepto", indicó Smith.

En la primer ronda, Ole Olsen y su colega Peter Gtzsche del Nordic Cochrane Center en Copenhagen trataron de descubrir por qué, aunque la mamografía rutinaria ha estado disponible en Suecia desde 1985, los índices de cáncer de seno en ese país no estaban disminuyendo.

Los científicos daneses analizaron siete pruebas anteriores que los defensores de la prueba consideraron prueba de la utilidad de los exámenes y encontraron fallas notables en varias. Sostuvieron que incluso los dos estudios más completos encontraron que las pruebas de mamografía no redujeron el riesgo en muerte en general de las mujeres. Y ya que no encontraron evidencia contundente de la capacidad del examen para reducir la mortandad, dijeron que era "injustificada".

Durante la tormenta de controversia seguida, Smith dijo que la Sociedad Americana del Corazón condujo un estudio el pasado mayo que encontró que evaluar a las mujeres en Suecia ha conducido a un 63 por ciento de disminución en las muertes por cáncer de seno en ese país.

Mientras tanto, Olsen y Gtzsche reevaluaron los siete estudios. Esta vez, sus hallazgos fueron revisados por el Cochrane Breast Cancer Group, una bien respetada colaboración de científicos quienes evalúan investigaciones científicas.

"El nuevo análisis es mucho más riguroso. Se basa ahora en más de 200 informes de las pruebas y una meticulosa y transparente evaluación de la calidad de la prueba comprometiendo ocho páginas de texto. Nunca antes se había resumido tanta información acerca de las pruebas sistemáticamente en un lugar", Olsen declaró en una entrevista por correo electrónico.

Olsen, un estadístico, dijo que espera que los informes de seguimiento estén mejor documentados que el primero, que admitió que no tuvo tan buenos "cimientos" como debió haber tenido. Aún así, la protesta del pasado año fue en parte la reacción de optimistas al escepticismo. "Adicionalmente, los humanos en general tienden a no estar felices si se señala en su trabajo alguna debilidad. Y siempre es difícil cambiar puntos de vista si has sostenido fuertemente una posición", indicó.

Richard Horton, editor de "The Lancet", apoya este punto de vista en un editorial que sirve de suplemento al artículo de los investigadores daneses, y procede a endosar las conclusiones del estudio. "Al presente, no hay evidencia confiable de pruebas extensas al azar que apoyen programas de pruebas mamográficas", redactó.

Además del artículo de revista, "The Lancet" está publicando la completa revisión de los científicos en su portal, pero no una versión preparada por el grupo Cochrane, que había acordado publicar su trabajo.

Según Horton detalló en su editorial, el grupo Cochrane realizó una serie de cambios a la nueva revisión, alteraciones que los científicos daneses dijeron menoscabarían su más reciente investigación.

Smith dijo que "The Lancet" ha dado el paso "poco ortodoxo" de endosar un artículo de revista que descansa en métodos investigativos debatibles, entonces publicaron una versión de la investigación en su portal en la Red. Afirmó que presta un "mal servicio" a científicos quienes leen la revista y el material adicional, y cuyas decisiones pueden impactar el cuidado de los pacientes.

Smith indicó que es claro que la mamografía salva vidas, la más reciente turbulencia ofrece mayor entendimiento a la naturaleza bizantina de la publicación científica que a la viabilidad de las pruebas de análisis. "Este entero debate provee una enorme cantidad de material para probablemente más de una disertación sobre la sociología de la ciencia", argumentó.

Qué hacer

A pesar de este estudio, la Sociedad Americana del Cáncer declara que toda mujer mayor de 40 años debe realizarse un mamograma rutinario cada año, en adición a los autoexámenes de seno mensualmente para aquellas mayores de 20 años.

Para más sobre la prueba de mamografía, visita la Sociedad Americana del Cáncer o los sitios en la Red del Northwestern Memorial Hospital.

FUENTES: entrevistas con Ole Olsen, M.Sc., director asociado, Nordic Cochrane Center, Copenhagen, Denmark (vía correo electrónico), y Robert Smith, Ph.D., director de pruebas de cáncer, Sociedad Americana del Cáncer, Atlanta; "The Lancet", 20 de octubre de 2001
Consumer News in Spanish