El riesgo de recaída del cáncer de mama puede perdurar

Un estudio muestra recurrencia después de cinco años, pero señala que las cifras no son tan altas como algunos sospechan

MARTES, 12 de agosto (HealthDay News/Dr. Tango) -- El riesgo de recaída puede perdurar para algunas supervivientes de cáncer de mama incluso después de completar cinco años de lo que los médicos llaman terapia sistémica, según encontró un estudio reciente.

Pero aunque esto parece una mala noticia, hay un punto relativamente positivo: el riesgo podría no ser tan grave como muchas mujeres temen.

"Me gustaría pensar que estas cifras son menores de lo que piensan algunas mujeres", afirmó la autora principal del estudio, la Dra. Abenaa Brewster, oncóloga médica del Centro oncológico M.D. Anderson de la Universidad de Texas, en Houston.

Añadió que la mayoría de mujeres "siguen aterrorizadas de que van a recaer. Creo que para las mujeres el mensaje es que el riesgo podría no ser tan grande como piensan".

El equipo de Brewster evaluó a 2,838 pacientes de cáncer de mama cuya enfermedad variaba entre etapa I y III. Todas habían sido tratadas con alguna forma de terapia sistémica adyuvante entre 1985 y 2001, y habían permanecido libres de la enfermedad por cinco años, lo que tradicionalmente se considera como un hito en la supervivencia al cáncer.

Las mujeres recibieron una variedad de tratamientos, como cirugía, quimioterapia, radioterapia o terapia endocrina. La terapia endocrina conlleva el uso de tamoxifén, inhibidores de la aromatasa y una combinación de fármacos, y por lo general se administra durante cinco años.

Unos diez años después de el diagnóstico, el 89 por ciento de las mujeres seguían sin recurrencia. Y alrededor del 80 por ciento seguía sin recurrencia quince años después de el diagnóstico.

Brewster dijo que en total 216 pacientes desarrollaron una recurrencia. Encontró que el riesgo de recurrencia variaba según la etapa y el tipo de tumor. Las mujeres con enfermedad en etapa I tenían una probabilidad de recurrencia de siete por ciento; las de etapa II, once por ciento; y las de etapa III, trece por ciento.

El estudio encontró que, además de la etapa del cáncer en el diagnóstico, el estatus de receptor hormonal también afectaba el riesgo. "Las mujeres que tenían cáncer ER-positivo eran más propensas a tener recurrencias tardías que las que tenían ER-negativo", apuntó Brewster. El hallazgo se sostuvo en mujeres pre y posmenopáusicas. Mientras 34 mujeres ER- negativas sufrieron una recaída, 149 ER-positivas la sufrieron.

"El estatus de receptor de estrógeno es un marcador tumoral que observamos", dijo Brewster. "Sabemos que las que tienen tumores ER-positivos [tienen] cánceres que responden a los efectos del estrógeno".

Aunque las mujeres en el estudio tomaban una variedad de terapias hormonales, ninguna tomó cinco años de inhibidores de la aromatasa, que se consideran ahora la atención estándar para las mujeres posmenopáusicas, pero que no lo eran en 1985 cuando comenzó el estudio, dijo Brewster.

El estudio fue publicado en línea el 12 de agosto en la revista Journal of the National Cancer Institute.

El Dr. Len Lichtenfeld, subdirector ejecutivo médico de la American Cancer Society, dijo que los hallazgos del estudio dejan algunas preguntas sin responder, como el mejor curso de acción a los cinco años. Pero ofrece alguna información interesante, añadió.

"El mensaje más importante es que aunque las mujeres se hayan sometido a cinco años de terapia hormonal, aún siguen en riesgo de recaída", apuntó. Otro hallazgo importante, añadió, es que las mujeres que tienen tumores ER-positivos parecen estar en mayor riesgo que las que tienen tumores ER-negativos.

"Básicamente, aún no hay consenso sobre el valor potencial de estrategias adicionales de tratamiento cuando se completan los cinco años", señaló Lichtenfeld. "En base a este estudio, necesitamos plantear la pregunta de si otros programas de tratamiento podrían ser apropiados en algunas de estas mujeres después de completar el periodo de cinco años".

Más información

Para más información sobre la terapia hormonal para el cáncer de mama, visite la American Cancer Society.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Abenaa Brewster, M.D., assistant professor of medicine and medical oncologist, University of Texas M.D. Anderson Cancer Center in Houston; Len Lichtenfeld, M.D., deputy chief medical officer, American Cancer Society, Atlanta; Aug. 12, 2008, Journal of the National Cancer Institute
Consumer News in Spanish