El tamaño de la placenta podría afectar el riesgo de cáncer de mama

Investigadores suecos informan que un mayor peso podría ser un indicador de un mayor riesgo

MARTES 15 de noviembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Mientras mayor sea el tamaño de la placenta durante el embarazo, mayor será el riesgo de una mujer de desarrollar cáncer de mama antes de la menopausia, según sugiere un estudio sueco.

"En comparación con las madres cuya placenta en su primer parto pesaba menos de 500 gramos, las mujeres con placenta de peso similar o mayor a los 700 gramos experimentaron un 38 por ciento más de riesgo de desarrollar cáncer de mama", dijo el Dr. Sven Cnattingius, autor del estudio y profesor del Instituto Karolinska de Estocolmo.

Los resultados del estudio aparecen en la edición del 16 de noviembre del Journal of the American Medical Association.

Aunque los científicos desconocen la causa exacta del cáncer de mama, las hormonas claramente tienen que ver con el riesgo, de acuerdo con Cnattingius. Y durante el embarazo, agregó, los niveles de hormonas aumentan.

"Las hormonas durante el embarazo son producidas principalmente por la placenta. Y los niveles, por ejemplo, de estriol, la forma de estrógeno más potente, aumentan con el peso de la placenta. Por lo tanto, hemos planteado la hipótesis de que el riesgo de una madre para desarrollar cáncer de mama podría incrementarse con el tamaño de la placenta" señaló Cnattingius.

La placenta es el órgano temporal que suministra alimentación al feto.

Para comprobar esta hipótesis, los investigadores revisaron datos de más de 300,000 mujeres suecas incluidas en el Registro Civil de Nacimientos de Suecia de 1982 a 1989. El estudio comprendió información de seguimiento sobre las mujeres hasta 2001, o hasta que se les diagnosticó cáncer de mama o murieron.

Menos del 1 por ciento de las mujeres, 2,216, desarrollaron cáncer de mama. Casi a todas las mujeres, el 95 por ciento, se les diagnosticó antes de los 50 años.

El estudio confirmó la hipótesis de los investigadores. Las mujeres cuyas placentas pesaron 700 gramos o más tuvieron un 38 por ciento más de riesgo de desarrollar cáncer de mama, en comparación con las mujeres cuyas placentas pesaron menos de 500 gramos, de acuerdo con el estudio. Una mujer cuya placenta pesaba entre 500 y 699 gramos en un embarazo y 700 gramos o más en otro tuvo un 82 por ciento de incremento en el riesgo de cáncer de mama, en comparación con las mujeres que tuvieron dos embarazos con placentas que pesaron menos de 500 gramos.

Cuando se comparó con las mujeres que habían tenido dos embarazos con placentas que pesaban menos de 500 gramos, las mujeres cuyas placentas pesaron 700 gramos o más en los dos embarazos duplicaron el riesgo de cáncer de mama, señalaron los investigadores.

"El riesgo de cáncer de mama (predominantemente en la premenopausia) entre las mujeres se incrementa con el peso de la placenta", concluyó Cnattingius.

Los investigadores también confirmaron hallazgos anteriores de que una edad materna más joven protegía de alguna forma contra el cáncer de mama. Aquéllas cuyo primer embarazo ocurría cuando tenían 19 años o menos tenían un riesgo reducido de casi un 10 por ciento de cáncer de mama, mientras que aquéllas que esperaron hasta alcanzar los 35 años o más para tener su primer hijo enfrentaban 25 veces el riesgo promedio de cáncer de mama.

Comentando los hallazgos sobre la placenta, Debbie Saslow, directora del control de cáncer ginecológico y de mama de la ACS, señaló que "éste es un estudio interesante, pero no establece una relación de causa y efecto, sino más bien una asociación. El riesgo reportado es un riesgo relativo realmente pequeño y no va a cambiar ninguna recomendación sobre el estilo de vida".

Las únicas mujeres que podrían considerar estos hallazgos son aquéllas que han dado positivo para los genes del cáncer de mama, agregó Saslow.

Si una mujer sabe que está en alto riesgo de cáncer de mama, y no tiene la seguridad de cuando va a tener un hijo, es mejor que lo haga a una edad temprana, apuntó. Aunque, eso no significa que no pueda tener un hijo posteriormente en la vida, agregó.

Lo que las mujeres pueden hacer para prevenir el cáncer de mama es hacer suficiente ejercicio, comer correctamente y no beber alcohol en exceso. Además, de reducir potencialmente su riesgo de cáncer de mama, también reducirá su riesgo de enfermedad cardiaca y diabetes si siguen estos pasos, destacó.

A más de 200,000 mujeres estadounidenses se les diagnostica cáncer de mama cada año, de acuerdo con la ACS. Durante toda su vida, el 13 por ciento de las mujeres de los EE.UU. desarrollarán la enfermedad, de acuerdo con la sociedad.

Más información

Para saber más sobre el riesgo de cáncer de mama y cómo el embarazo influencia ese riesgo, visite el National Cancer Institute.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Sven Cnattingius, M.D., Ph.D., professor, Karolinska Institute, Stockholm, Sweden; Debbie Saslow, Ph.D., director, breast and gynecological cancer control, American Cancer Society; Atlanta; Nov. 16, 2005, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish