See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Estudio confirma que el tamoxifén aumenta el riesgo de cáncer endometrial

El riesgo aumenta con el tiempo de tratamiento con el medicamento

MIÉRCOLES 2 de marzo (HealthDay News/HispaniCare) -- Los médicos muchas veces prescriben el medicamento tamoxifén a pacientes con cáncer de mama a largo plazo, para ayudar a reducir las probabilidades de repetición.

Pero un nuevo estudio confirma que el tamoxifén también aumenta el riesgo de cáncer endometrial tanto en mujeres premenopáusicas como en las posmenopáusicas, y que el riesgo aumenta si la mujer toma el medicamento más tiempo.

Sin embargo, Debbie Saslow, directora de control de cáncer ginecológico y de mama de la American Cancer Society subrayó que los médicos han entendido durante mucho tiempo que el tamoxifén conlleva esa desventaja.

El nuevo estudio no cambiará la manera en que los médicos actúan, predijo, pero "ayuda a las personas a tomar decisiones informadas".

Los hallazgos aparecen en la edición del 2 de marzo del Journal of the National Cancer Institute.

En el estudio, investigadores británicos del Instituto de Investigación del Cáncer compararon información sobre el tratamiento de 813 pacientes con cáncer endometrial luego de su diagnóstico de cáncer de mama, con la información de 1,067 pacientes de cáncer de mama que no desarrollaron una malignidad endometrial.

Liderados por Anthony Swerdlow del Segundo Grupo Británico de Estudio del Tamoxifén, los investigadores encontraron que el tratamiento con este medicamento estaba asociado con un riesgo de cáncer endometrial 2.4 veces mayor, en comparación con ningún tratamiento.

También encontraron que el riesgo de malignidad endometrial aumentaba con la duración del tratamiento y no disminuyó dentro de los cinco años de la cesación del tratamiento. Tanto las mujeres premenopáusicas como las posmenopáusicas experimentaron un riesgo similar, según encontró el estudio.

El tamoxifén se ha usado para tratar a las pacientes de cáncer de mama durante más de 25 años, y "hemos sabido por bastante tiempo que uno de los efectos secundarios más serios de éste es el riesgo de cáncer endometrial", anotó Saslow.

El punto del nuevo estudio, afirmó, fue obtener más detalles, tales como identificar las mujeres en mayor riesgo de contraer cáncer endometrial, y elucidar los factores que podrían aumentar o disminuir el riesgo.

De acuerdo con los investigadores, los hallazgos sugieren que un mayor riesgo de cáncer endometrial hace que el tratamiento con tamoxifén más allá de los cinco años estándares sea "cuestionable".

"A casi todas las mujeres con cáncer de mama de receptor de estrógeno positivo se les prescribe tamoxifén por cinco años", apuntó Saslow. En ese tipo de cáncer de mama, hay un exceso de receptores en las células de cáncer a los cuales el estrógeno se une, impulsando el crecimiento de las células cancerígenas. El tamoxifén interfiere con la actividad del estrógeno, previniendo ese crecimiento.

Es importante que las mujeres mantengan en perspectiva que los cánceres endometriales son mucho menos comunes que el cáncer de mama, y que usualmente no son fatales, señaló Saslow.

"Usualmente hay una advertencia al principio, sangrado [uterino] anormal", dijo. Todas las mujeres deben alertar a sus médicos tan rápidamente como sea posible si tienen un sangrado uterino anormal, apuntó.

Este año, cerca de 40,000 nuevos casos de cáncer endometrial serán diagnosticados en los Estados Unidos, según la American Cancer Society, y se esperan más de 7,300 muertes. En comparación, se diagnosticarán más de 211,000 casos de cáncer de mama invasivo en 2005, con más de 40,000 muertes.

Aún con el aumento en el riesgo de cáncer endometrial, los investigadores británicos concluyeron que los beneficios del tamoxifén sobrepasan sus riesgos por mucho, cuando se usa por cinco años o menos.

Y si bien la cuestión no fue tratada en el estudio, Saslow dijo que el tamoxifén disminuye el riesgo de que aparezca cáncer de mama en el seno opuesto "por un gran margen, cerca del 50 por ciento. Es una de las razones por las cuales las tasas de muerte del cáncer de mama han estado disminuyendo".

Aunque los hallazgos no deberían alarmar a las pacientes, quizá si deberían desear hacer más preguntas acerca de su terapia, aconsejó Saslow. Por ejemplo, las mujeres con cáncer de mama podrían desear hablar con sus médicos sobre un nuevo tipo de medicamentos llamados inhibidores de la aromatasa, los cuales se usan cada vez más en mujeres con cáncer de mama. También detienen la producción de estrógeno en el cuerpo, pero de manera diferente al tamoxifén, explicó Saslow. Lo que es más importante, dijo, no se ha encontrado que aumente el riesgo de cáncer endometrial.

Según Saslow, lo clave que se debe recordar, sin embargo, es que "los riesgos de morir de cáncer de mama si no toma tamoxifén son más grandes que si lo toma".

Más información

Para aprender más sobre el cáncer de mama, visite la American Cancer Society.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Debbie Saslow, Ph.D., director, breast and gynecologic cancer control, American Cancer Society, Atlanta; March 2, 2005, Journal of the National Cancer Institute
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined