See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

La mamografía digital aumenta las probabilidades de detectar malignidades

Los médicos afirman que es el próximo gran avance en la detección del cáncer de mama

DOMINGO 22 de octubre (HealthDay News/HispaniCare) -- La llegada de nuevas tecnologías como la mamografía digital implica que incluso las pacientes en las que es difícil diagnosticar el cáncer de mama pueden recibir esta prueba exploratoria que salva vidas.

Además. estos avances ayudan a explicar por qué las tasas de mortalidad del cáncer de mama siguen descendiendo año tras año en los Estados Unidos, gracias a estas mejoras en la detección oportuna y en el tratamiento.

Aún así, cerca de la mitad de las mujeres de 40 años o más no reciben mamografías anuales, según las recomendaciones de la American Cancer Society.

"El cáncer de mama es una enfermedad muy tratable, sobre todo cuando se detecta a tiempo", aseguró la Dra. Carol Lee, profesora de radiología de diagnóstico de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale y jefa de la comisión de imagenología de la mama del American College of Radiology.

Entre 1990 y 2002, el índice de mortalidad del cáncer de mama se redujo en 2.4 por ciento al año, de acuerdo con la American Cancer Society (ACS).

A pesar de estas buenas noticias, los médicos esperan diagnosticar unos 212,920 casos nuevos de cáncer de mama en 2006 y se espera que alrededor de 41,000 mujeres mueran a causa de la enfermedad. Sólo el cáncer de pulmón supera al cáncer de mama en cuanto a mortalidad en las mujeres, de acuerdo con la ACS.

Se espera que la mamografía digital ayude a reducir aún más ese índice de mortalidad.

La técnica computarizada permite una mayor manipulación digital de la radiografía de la mama que la que es posible con la mamografía de cribado, dijo Lee. "Es parecido a lo que ocurre exactamente entre la fotografía digital y la fotografía análoga", apuntó.

Un estudio reciente en el que participaron 42,760 mujeres de todo el país halló que las mamografías digitales eran más precisas para la mayoría de las mujeres que recibieron las pruebas exploratorias convencionales. Las mujeres más jóvenes con tejido mamario denso, en las que es difícil detectar tumores, se beneficiaron sobremanera del uso de esta nueva tecnología, halló el estudio.

"Sólo podría ser más útil en mujeres más jóvenes", dijo Susan Brown, enfermera registrada y gerente de educación sanitaria de la Fundación para el cáncer de mama Susan G. Komen. "Hace que sea posible que las mujeres se hagan mamografías útiles antes de los 40 años, si están en mayor riesgo de cáncer de mama o si muestran algunas señales clínicos o síntomas que ameriten examen".

Otras ventajas ofrecidas por la mamografía digital comprenden la facilidad para guardar y recuperar imágenes y hacen que las imágenes formen parte del expediente médico electrónico de una paciente.

Sin embargo, anotó Lee, aún la mamografía regular ofrece beneficios indiscutibles y anima a las mujeres a optar por la opción más económica si el costo es un factor.

"Es importante que las mujeres recuerden que los estudios que muestran un declive en los índices de mortalidad del cáncer de mama se basaron en la mamografía de cribado convencional", declaró Lee.

Las mamografías pueden detectar a menudo un bulto en la mama antes de que pueda palparse. También pueden mostrar un conjunto de manchas de calcio, llamada microcalficicaciones. Estos bultos o manchas pueden deberse al cáncer, a células precancerosas o a otras afecciones, de acuerdo con el National Cancer Institute.

Si un área anormal se muestra en una mamografía, el médico puede solicitar una biopsia, que es la única manera de confirmar si hay presencia de cáncer.

Se insta a las mujeres mayores de 40 a que se hagan una mamografía y un examen clínico de la mama cada año, de acuerdo con la American Cancer Society. Algunas mujeres jóvenes también pueden beneficiarse de mamografías regulares, dijo Brown.

"Pueden tener esa conversación con su médico, sobre todo si están en alto riesgo de cáncer de mama por sus antecedentes familiares", señaló Brown.

Se insta a las mujeres entre 20 y 39 años a que se hagan un examen clínico de la mama cada tres años, así como a un autoexamen mensual de los senos.

Los exámenes clínicos son importantes porque los médicos son capaces de identificar signos y señales que no necesariamente resultan obvios para una mujer promedio.

"Tienen mucha experiencia", dijo Brown. "Pueden valerse de varias pruebas si observan una anormalidad o si detectan anormalidades que las mujeres no han visto".

El autoexamen sigue siendo importante, apuntó Brown, porque permite a las mujeres palpar bultos en los senos y analizarlos con detenimiento.

"Buscamos bultos pero también cambios visuales", señaló Brown. "Podría tratarse de hendiduras o tirantez de la piel, así como retracción del pezón. Existe una forma poco común de cáncer de mama en la que el seno se agranda, presenta enrojecimiento, aumento de la temperatura y mayor sensibilidad.

Sin embargo, la American Cancer Society considera el autoexamen como algo opcional y anima a las mujeres a someterse a un programa de exploración clínica regular.

"Recomiendo el autoexamen de los seños, pero éste no sustituye el realizado por un profesional médico", apuntó Lee.

El tratamiento del cáncer de mama también ha mejorado, con terapias cada vez más dirigidas a pacientes y a sus tumores específicos", señaló Brown.

"En general, los rangos amplios de tratamiento han seguido siendo los mismos", destacó. "Pero cada vez más, la terapia se dirige a un tumor individual en una mujer. Los médicos lo estudian, lo comprenden y diseñan una terapia individualizada y focalizada. El objetivo es ofrecer una terapia que sea efectiva y tenga el menor número de efectos secundarios posibles".

Más información

Para saber más sobre la mamografía digital, visite el National Cancer Institute.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Carol Lee, M.D., professor of diagnostic radiology at Yale University School of Medicine, New Haven, Conn., and head of the Breast Imaging Commission, the Amercian College of Radiology; Susan Brown, registered nurse and manager of health education for the Susan G. Komen Breast Cancer Foundation, Dallas; American Cancer Society; National Cancer Institute
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined