La obesidad aumenta el riesgo de muerte por cáncer de seno

Un estudio halla una relación en los pacientes en las etapas iniciales de la enfermedad

MIÉRCOLES 6 de octubre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Un reciente estudio señala que las mujeres obesas que son diagnosticadas en las primeras etapas de cáncer de seno tienen mayor riesgo de morir por causa de la enfermedad que las pacientes con un peso que se considere normal.

Luego de hacer ajustes por factores de riesgo como la edad y la situación de la menopausia, "la obesidad seguía apareciendo como un pronosticador independiente significativo de resultados peores", afirmó la Dra. Penny Anderson, autora principal del estudio y oncóloga de radiación del Centro contra el Cáncer Fox Chase de Filadelfia.

Las tasas de supervivencia por cinco años para mujeres con peso normal y con exceso de peso promediaron noventa y dos por ciento para cada grupo de mujeres frente al 88 por ciento de las mujeres consideradas obesas. La tasa de cinco años de metástasis distante, cuando el cáncer se extiende a otras partes del cuerpo, fue del siete por ciento para pacientes con pesos normales, seis por ciento para mujeres con exceso de peso y diez por ciento para pacientes obesas.

El estudio, presentado el 6 de octubre en la reunión anual de la American Society for Therapeutic Radiology and Oncology en Atlanta, ayuda a confirmar la relación entre la obesidad y la supervivencia con cáncer de seno. Estudios anteriores han informado acerca de resultados contradictorios acerca de la influencia de la obesidad en las tasas de supervivencia.

También es de los primeros estudios en explorar la influencia negativa de los resultados de un cáncer de seno en las primeras etapas, cuando se considera generalmente que la enfermedad es más tratable.

Los investigadores de Kaiser Permanente en el sur de California observaron una conexión similar entre el peso corporal y la muerte por cáncer de seno en un estudio reseñado en la edición de septiembre de 2003 de Archives of Surgery. Las mujeres con cáncer de seno en las primeras etapas que estaban en el grupo de mayor peso tenían un riesgo casi 2.5 veces mayor de morir por causa de la enfermedad en comparación con las mujeres en el grupo de menor peso.

El cáncer de seno es el tipo más común de cáncer entre mujeres, a excepción del cáncer de piel, y la segunda causa más importante de muerte relacionada con cáncer en mujeres, luego del cáncer de pulmón, según la American Cancer Society. En 2004, cerca de 217,440 mujeres en los Estados Unidos será diagnosticada con esta enfermedad y unas 40,580 morirán por causa de ella.

Para el estudio, los investigadores se basaron en datos de 2,010 pacientes que se sometieron a tratamiento entre 1978 y 2003 para cáncer de seno de "etapas I y II". Los médicos usan un sistema de clasificación para determinar la cantidad de cáncer que hay en el cuerpo y su ubicación. Esta información es útil para planear el curso de tratamiento y para determinar el pronóstico del paciente.

En la etapa I, el tumor tiene menos de dos centímetros y no se ha extendido a los nódulos linfáticos. Los tumores de la etapa II tienen entre 2 y 5 centímetros y pueden haberse extendido a los nódulos linfáticos de las axilas. Los tumores de más de cinco centímetros pueden ubicarse en la etapa II si los nódulos linfáticos no se han involucrado, según el American Joint Committee on Cancer.

Las mujeres del estudio recibieron una lumpectomía que conserva los senos, la extracción de los nódulos linfáticos y terapia de radiación. Pueden o no haber sido tratadas con quimioterapia.

Los investigadores agruparon las mujeres en categorías según su índice de masa corporal, una proporción entre la estatura y el peso. En el momento del diagnóstico, el 22 por ciento de las pacientes (452 mujeres) tenía peso normal, el 43 por ciento (857 mujeres) tenía exceso de peso y el 35 por ciento (701 mujeres) era de obesas.

El estudio halló que las mujeres obesas tendían a ser de mayor edad y a estar en la posmenopausia. Pero no hubo diferencias estadísticas entre los tres grupos en el tamaño de los tumores o la cantidad de nódulos linfáticos involucrados.

"Estas mujeres no presentaban tumores de mayor tamaño", relató Anderson al referirse a aquellas pacientes en el grupo de las obesas.

No se encontró que la obesidad fuera un pronosticador significativo de cáncer en el seno tratado. Pero sí puso a las mujeres del estudio en mayor riesgo de hacer metástasis y de morir de cáncer.

Debido a la prevalencia de la obesidad y a que el riesgo de cáncer de mama aumenta con la edad, es importante que las mujeres controlen su peso toda su vida, recomendó Anderson.

"Si hay mayor control del peso, podremos mejorar los resultados de una persona", aseguró.

Más Información

La American Cancer Society tiene más información sobre los factores de riesgo del cáncer de seno.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ