See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Nuevo medicamento contra el cáncer de mama es mejor que el tamoxifén

Estudio halla que el anastrozol reduce las posibilidades de que los tumores reaparezcan y se esparzan

MIÉRCOLES 8 de diciembre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Un reciente estudio señala que un nuevo medicamento llamado anastrozol podría reemplazar al tamoxifén como el estándar para pacientes cuyo cáncer de mama posmenopáusico es estimulado por el estrógeno.

Se halló que el anastrozol era significativamente más eficaz que el tamoxifén para incrementar la cantidad de mujeres que permanecían libres de cáncer, aumentando el tiempo antes de que el cáncer reapareciera en muchas pacientes y reduciendo la incidencia de la propagación del cáncer, particularmente a la otra mama.

Los resultados fueron tan significativos que los autores del estudio internacional recomendaron reemplazar el tamoxifén con anastrozol como el medicamento administrado a las mujeres durante cinco años luego del tratamiento inicial contra el cáncer.

El anastrozol, que se vende como Arimidex, forma parte de un grupo de medicamentos llamados inhibidores de la aromatasa.

"Los resultados de los estudios sugieren que es razonable pasar a las pacientes que están tomando actualmente tamoxifén a un inhibidor de la aromatasa", escribieron los autores del estudio, el cual fue dirigido por Anthony Howell, profesor del Christie Hospital NHS Trust de Manchester, Inglaterra.

Sin embargo, algunos expertos del cáncer anotan que los inhibidores de la aromatasa pueden conllevar efectos secundarios significativos, como mayor riesgo de osteoporosis.

Los hallazgos del estudio fueron presentados el miércoles en el Simposio sobre Cáncer de Mama de San Antonio en Texas y aparecen en la edición en línea de The Lancet.

Actualmente, las mujeres posmenopáusicas cuyo cáncer de mama es receptor hormonal positivo (cerca de tres cuartos de todas las pacientes) toman tamoxifén durante cinco años luego de su cirugía para el cáncer de mama. El medicamento inhibe la capacidad del estrógeno para estimular el crecimiento del cáncer.

El anastrozol evite que el estrógeno sea producido desde el principio, según la American Cancer Society. Generalmente se prescribe para mujeres luego de una terapia con tamoxifén.

Pero los investigadores detrás del nuevo estudio hallaron que prescribir anastrozol en lugar de tamoxifén justo después de la cirugía mejoraba los resultados significativamente para las pacientes.

En el estudio participaron cerca de 10,000 mujeres posmenopáusicas a las que se les había diagnosticado cáncer de mama localizado, aquél que no se ha propagado hacia los nódulos linfáticos, el cual fue tratado con cirugía. Las mujeres fueron divididas en tres grupos, las que tomaron tamoxifén, las que tomaron anastrozol y las que tomaron ambos medicamentos durante cinco años luego del tratamiento inicial. A los tres años del estudio, el último grupo fue disuelto porque el tratamiento no fue eficaz.

Luego de cinco años, los investigadores hallaron los siguientes beneficios para aquellas mujeres que tomaron anastrozol en lugar de tamoxifén: un aumento del 10 por ciento en la cantidad de pacientes que permanecieron libres de la enfermedad, un aumento del 20 por ciento en el tiempo total hasta que reapareciera la enfermedad, una reducción del 40 por ciento en la propagación del cáncer a la otra mama y una reducción del 14 por ciento en la propagación del cáncer a otras partes del cuerpo.

Además, las tasas de cumplimiento fueron más altas para aquellas mujeres que tomaban anastrozol, en comparación con las que tomaban tamoxifén. Y el anastrozol produjo menos efectos secundarios, aunque las fracturas óseas y el dolor de las articulaciones fueron más comunes que entre las mujeres que tomaron tamoxifén, según halló el estudio.

Los autores del estudio anotaron que se ha observado que el tamoxifén reduce en 50 por ciento la propagación del cáncer a la otra mama. Así que los hallazgos sugieren que el anastrozol podría prevenir entre el 70 y el 80 por ciento de estas reincidencias del cáncer en mujeres con cáncer de mama receptor hormonal positivo.

El estudio no mostró mejoramiento significativo en las tasas de supervivencia generales entre quienes tomaron anastrozol, en comparación con quienes tomaron tamoxifén. Pero, según los investigadores, hace falta más tiempo para establecer si el anastrozol producirá mejores tasas de supervivencia a largo plazo.

El Dr. Otis W. Brawley, profesor de oncología del Instituto para el Cáncer Winship de la Universidad Emory de Atlanta, aseguró que "éste es el más sólido de los estudios que he visto hasta ahora que sostienen que los inhibidores de la aromatasa son más eficaces que el tamoxifén, cosa que va a influir sobre la opinión de muchas personas. Pero el problema es que los inhibidores de la aromatasa causan osteoporosis significativas, lo que genera la preocupación de estarle causando más problemas a las mujeres con el tiempo".

Otro problema, agregó Brawley, es el mayor costo de los inhibidores de la aromatasa, comparados con el tamoxifén. La diferencia en el costo podría llevar a algunas mujeres a dejar de tomar el medicamento antes de terminar la terapia.

Entretanto, en otras noticias sobre la conferencia de San Antonio, un estudio con 1,477 pacientes de cáncer de mama halló que las mujeres posmenopáusicas con cáncer de mama receptor hormonal positivo podrían recibir un tratamiento insuficiente si no se someten a quimioterapia, además de terapia hormonal, como con el tamoxifén.

Es más, la supervivencia a largo plazo es mayor cuando la quimioterapia precede a la terapia hormonal en lugar de cuando los dos medicamentos se administran conjuntamente, según investigadores de la Facultad de Medicina Stritch de la Universidad de Loyola en Chicago.

Los autores informaron que se calculó la supervivencia libre de la enfermedad durante diez años en 48 por ciento para aquéllas que tomaron sólo tamoxifén, en 53 por ciento para las que usaron ambos tratamientos a la vez y en 60 por ciento para las que usaron la terapia secuencialmente.

También se presentaron en la conferencia los resultados de una novedosa terapia basada en genes que, al ser realizada antes de la cirugía para el cáncer de mamá, reducía el tamaño de los tumores en cerca del 80 por ciento.

Más información

La American Cancer Society tiene más información sobre los tratamientos para el cáncer de mama.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Otis W. Brawley, M.D., professor of oncology, Emory University Winship Cancer Institute, Atlanta; news releases, M.D. Anderson Cancer Center, University of Texas, San Antonio; Loyola University Chicago Stritch School of Medicine, Maywood, Ill.; Dec. 8, 2004, presentation, San Antonio Breast Cancer Symposium, Texas
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined