Un nuevo medicamento contra el cáncer combate los tumores entre los que tienen las mutaciones BRCA

Olaparib evita que las células malignas se autoreparen, señalan los investigadores

MIÉRCOLES, 24 de junio (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un nuevo medicamento para el cáncer llamado olaparib funcionó bien en un ensayo clínico inicial contra los cánceres de mama, ovario y de próstata en individuos que eran genéticamente vulnerables a desarrollar estas malignidades.

Las mujeres que portan las mutaciones genéticas BRCA1 y BRCA2 son susceptibles a desarrollar cáncer de mama y ovario, y entre los hombres estas mutaciones se relacionan con un mayor riesgo de cáncer de próstata, señalaron los investigadores británicos.

Olaparib actúa de forma diferente a otros medicamentos contra el cáncer ya que bloquea la Poli (ADP-ribosa) polimerasa (PARP), una proteína que tiene que ver con la reparación del ADN. Las células sanas utilizan la PARP para autorepararse, pero las células cancerosas hacen lo mismo, explicaron los científicos.

"Ésta es una clase completamente nueva de medicamentos", aseguró el Dr. J. Dirk Iglehart, del departamento de cirugía del Hospital Brigham and Women's y del departamento de biología del cáncer del Instituto Oncológico Dana-Farber de Boston, coautor de un editorial acompañante en la publicación.

Al desactivar la PARP, se evita que las células se autoreparen, dijo, y las células cancerosas que son deficientes en BRCA son mucho más sensibles a este efecto. "Cuando se inhibe la PARP, estas células no pueden tolerarlo", explicó Iglehart.

El informe aparece en la edición en línea el 24 de junio de la New England Journal of Medicine.

En un ensayo de fase I, dirigido por el Dr. Johann S. de Bono, del Instituto de investigación oncológica de la Royal Marsden NHS Foundation Trust en Sutton, Reino Unido, los científicos trataron a 60 hombres y mujeres que portaban las mutaciones BRCA1 o BRCA2 o que tenían un historial familiar de cáncer relacionado con la BRCA, con olaparib. Todos los pacientes tenían ya sea cáncer de ovario, de próstata, colorrectal, melanoma, sarcoma u otros cánceres.

En este grupo, solamente hubo unos cuantos efectos secundarios adversos que pudieron revertirse con facilidad al reducir la dosis del medicamento, apuntó el estudio.

Luego, el equipo de Bono probó el medicamento en un grupo más pequeño de pacientes, los cuales eran portadores confirmados de las mutaciones BRCA1 o BRCA2. Esos pacientes recibieron 200 miligramos de olaparib dos veces al día.

Los investigadores encontraron que olaparib se absorbía y se eliminaba del cuerpo rápidamente, con efectos secundarios leves. Además, entre las personas que tenían las mutaciones BRCA, el medicamento encogió los tumores de cáncer de mama, ovario y próstata.

"Olaparib tiene pocos de los efectos adversos de la quimioterapia convencional, inhibe la PARP y tiene una actividad antitumoral en el cáncer asociado con las mutaciones BRCA1 y BRCA2", concluyó el equipo.

Iglehart cree que combinar un inhibidor de la PARP con medicamentos de quimioterapia que dañan el ADN podría aumentar aún más la eficacia del medicamento. "Tal vez se pueda entonces combatir los cánceres que sólo serían susceptibles a un inhibidor de la PARP", dijo.

Además, "los inhibidores de la PARP se pueden usar para tumores que no se puedan tratar en su totalidad con herceptina o tamoxifén", apuntó. "Y esto también se aplica al cáncer de ovario. No hay nada que trate esa enfermedad".

Otros dos ensayos de inhibidores de la PARP, que se presentaron en la reunión anual de la American Society of Clinical Oncology en junio, también encontraron que eran eficaces para tratar el cáncer de mama.

En uno de los ensayos se combinaron los inhibidores de la PARP con la quimioterapia estándar, y se observó un aumento de casi dos veces en la supervivencia, al pasar de 5.7 meses con solo quimioterapia a 9.2 meses con la adición del inhibidor BSI-201 de la PARP, así como una reducción de 60 por ciento en el riesgo de morir a causa de la enfermedad. Tampoco se observaron efectos secundarios adicionales.

En el segundo ensayo del inhibidor de la PARP participaron 54 mujeres con cáncer de mama avanzado que portaban las mutaciones de BRCA. En este ensayo, el 41 por ciento de las pacientes vio como sus tumores desaparecían. Hubo un índice de respuesta ligeramente menor en el grupo de dosis más baja. Los efectos secundarios más comunes fueron náuseas leves y fatiga.

"Los medicamentos se administran por vía oral y aún sigue en el aire la duda de si los beneficios de estos medicamentos se extenderán más allá de esta pequeña población de pacientes", apuntó el Dr. Eric Weiner, director de cánceres en la mujer del Instituto Oncológico Dana-Farber.

"Estos estudios son muy emocionantes", dijo la Dra. Kelly Marcom, oncóloga de mama del Centro Oncológico Integral de la Duke y directora de la Clínica de cánceres hereditarios de la Duke en Durham, Carolina del Norte. "Realmente hablan de una comprensión muy inteligente de la biología del cáncer".

Más información

Para más información sobre las mutaciones BRCA1 y BRCA2 del cáncer, visite el Instituto Nacional del Cáncer de los EE.UU.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: J. Dirk Iglehart, M.D., department of surgery, Brigham and Women's Hospital, and the department of cancer biology, Dana-Farber Cancer Institute, Boston; Eric Weiner, M.D., chief, women's cancers, Dana-Farber Cancer Institute, Boston; Kelly Marcom, M.D., breast oncologist, Duke Comprehensive Cancer Center, and director, Duke Hereditary Cancer Clinic, Durham, N.C.; June 24, 2009, New England Journal of Medicine, online
Consumer News in Spanish