Estados informan sobre el progreso en la lucha contra el cáncer de cuello uterino

Aún así, una encuesta halla que las disparidades raciales y económicas permanecen

MARTES 16 de enero (HealthDay News/HispaniCare) -- Los estados están progresando en la guerra contra el cáncer de cuello uterino, aunque todavía persisten disparidades raciales y económicas significativas, según encontró una encuesta nacional.

Y este año, por primera vez, un estado (Minnesota) recibió una puntuación de "excelente", según lo calculan los autores de Partnering for Progress 2007: the 'State' of Cervical Cancer Prevention in America (Asociación para el progreso 2007: el 'estado' de la prevención del cáncer de cuello uterino en los Estados Unidos).

El informe, publicado el martes, es la tercera comparación anual de cada estado comisionado por Women in Government, una organización sin fines de lucro que representa a las mujeres que son legisladoras estatales.

"Me complace que la mayoría de los estados, incluso el Distrito de Columbia, observaron una disminución en la incidencia y mortalidad del cáncer de cuello uterino. También tenemos varios estados que han legislado para la prevención del cáncer de cuello uterino el año pasado", afirmó Susan Crosby, presidenta de Women in Government.

"Desafortunadamente, aún queda un largo camino por recorrer", añadió Crosby. "Hay un índice de incidencia y mortalidad de cáncer de cuello uterino desproporcionadamente altos para las mujeres negras e hispanas".

El cáncer de cuello uterino es la segunda causa principal de muerte por cáncer entre las mujeres del mundo. En los Estados Unidos, a unas 9,700 mujeres se les diagnosticó la enfermedad en 2006 y 3,700 mujeres murieron por causa de la misma.

Casi todos los casos de cáncer de cuello uterino son causados por el virus del papiloma humano (VPH). Si bien la mayoría de mujeres tendrán el virus en algún momento de sus vidas, la gran mayoría no desarrollará este tipo de cáncer. En la mayoría de casos, el virus desaparece por sí mismo. Sin embargo, hay ciertas formas del virus que persisten y eventualmente se convierten en cáncer, según los U.S. Centers for Disease Control and Prevention.

Los métodos de evaluación actuales pueden detectar cuáles mujeres podrían estar avanzando hacia el cáncer. La prueba de Papanicolau es el examen de diagnóstico tradicional para identificar señales precoces del cáncer y pre-cáncer. A partir de la introducción del frotis de Papanicolau hace medio siglo, el índice de mortalidad del cáncer de cuello uterino en los Estados Unidos se ha reducido en un 75 por ciento.

Hay una nueva prueba para el VPH en sí que es más efectiva que el frotis de Papanicolau. Está aprobada para las mujeres a partir de los 30 cuando se usa en conjunto con la prueba tradicional. Ambas pruebas en conjunto aumentan la precisión a alrededor del 100 por ciento.

Cerca de la mitad de los casos de cáncer de cuello uterino aparece en mujeres que nunca se han examinado, mientras que el 10 por ciento de los casos se manifiesta en mujeres que no se han examinado dentro de los cinco años anteriores.

La aprobación de una vacuna contra el VPH, conocida como Gardasil, en junio de 2006 marcó un hito en los esfuerzos de prevención. La vacuna, aprobada para niñas y mujeres entre los 9 y 26 años de edad, tiene un 100 por ciento de efectividad contra los tipos de VPH que dan cuenta de más de las dos terceras partes de todos los cánceres cervicales. Es probable que una segunda vacuna sea investigada para su aprobación por la U.S. Food and Drug Administration en 2007.

"Es una señal de gran avance", afirmó el Dr. Jay Brooks, presidente de hematología y oncología del Ochsner Health System de Baton Rouge, Luisiana. "Esperamos que ahora que entendemos la biología del cáncer de cuello uterino y su relación con el VPH, podamos prevenir este tipo de cáncer no sólo mediante pruebas preventivas, sino que podamos inocular a una generación completa de mujeres".

Es demasiado pronto para decir qué efecto está teniendo la vacuna sobre la salud femenina. Pero no es demasiado pronto para ver cómo le está yendo a los estados en cuanto a la evaluación y la legislación prioritaria sobre el tema de la salud del cuello uterino.

Estos son los principales hallazgos del informe:

  • Después de Minnesota, los estados con mejor rendimiento fueron Illinois (puntuación de 78 por ciento), Alabama, Connecticut, Maine, Carolina del Norte y Rhode Island, (cada uno con 72 por ciento).
  • Entre estos estados de alto rendimiento, por lo menos el 87 por ciento de las mujeres de edad apropiada fueron evaluadas para el cáncer de cuello uterino en los tres años anteriores, por lo menos el 82 por ciento de las mujeres tenían seguro de salud,y los programas estatales de Medicaid cubrían la prueba del VPH para las mujeres a partir de los 30.
  • Idaho recibió la puntuación más baja (33 por ciento), seguido por Dakota del Sur y Utah (cada uno con 39 por ciento), y el Distrito de Columbia, Iowa, Misisipí y Tennessee (cada uno con 44 por ciento).
  • El sesenta y siete por ciento de los estados (33 estados más el Distrito de Columbia) experimentaron una disminución en la incidencia del cáncer de cuello uterino, mientras que 51 por ciento (25 estados más el D.C.) experimentaron una disminución en la mortalidad.
  • En 2006, algunas legislaturas estatales por todo el país introdujeron más de 25 medidas de políticas sobre la prevención del cáncer de cuello uterino.
  • El cuarenta y nueve por ciento de los estados experimentaron un aumento en el índice de mujeres sin seguro y las disparidades entre estados continúan. Menos del 10 por ciento de las mujeres de Minnesota carecían de seguro, en comparación con 30 por ciento de las mujeres de Texas. El 19 por ciento de las mujeres de bajos ingresos de Maine no tenía seguro, frente a más del 50 por ciento en Texas.
  • En la mayoría de estados, los índices de incidencia y mortalidad del cáncer de cuello uterino para las mujeres negras e hispanas eran más altos que para las mujeres blancas, a pesar de que los índices de pruebas eran igual de altos, si no más altos, para las mujeres negras que para las blancas. En algunos estados, siguieron flojas las evaluaciones de las mujeres hispanas, así como las de las mujeres asiáticas y de las Islas del Pacífico, así como las de las indígenas estadounidenses y de Alaska en todo el país. La incidencia de cáncer de cuello uterino para las mujeres negras de Kansas era de casi el triple que para las mujeres blancas, mientras que el índice de incidencia para las mujeres hispanas de Massachusetts era casi dos veces y media mayor que para las mujeres blancas. El índice de mortalidad para las mujeres negras fue casi del doble o más que para las mujeres blancas en la mitad de los estados.

"Seguimos rezagados en el aseguramiento de que las mujeres hispanas, asiáticas de las Islas del Pacífico e indígenas estadounidenses del todo el país, así como las estadounidenses de origen africano, obtengan la prevención, educación y acceso a todas las nuevas tecnologías que las mujeres blancas parecen tener a su disposición", señaló Crosby. "Hoy en día, es totalmente inexcusable que aún tengamos índices desproporcionados de cáncer de cuello uterino cuando tenemos nuevas tecnologías para la evaluación. No podemos seguir aceptando una prevención y tratamiento por debajo del estándar para las mujeres marginadas de nuestro país".

Más información

Para más información sobre el informe, visite Women in Government.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Susan Crosby, president, Women In Government, Washington, D.C.; Jay Brooks, chairman, hematology/oncology, Ochsner Health System, Baton Rouge, La.; Jan. 16, 2007, Partnering for Progress 2007: the 'State' of Cervical Cancer Prevention in America
Consumer News in Spanish