Estudio analiza las pruebas de cáncer cervical

Encuentra que pruebas más nuevas no son mejores que las de Papanicolau

Jueves, 3 de abril (HealthDayNews) -- Cuando se trata de examinar el cáncer cervical, lo viejo podría ser mejor que lo nuevo.

Un estudio que aparece en la edición del 5 de abril de la "British Medical Journal" encuentra que la tradicional prueba de Papanicolau era más confiable que las nuevas pruebas de "unimoleculares" en detectar anomalías celulares que pueden indicar la presencia de cáncer cervical.

Otros expertos no están de acuerdo con los hallazgos.

"Esto es completamente contrario a lo que hemos encontrado", indicó la doctora Carolyn Runowicz, vicepresidenta de obstetricia y ginecología en el St. Lukes Roosevelt Hospital en la ciudad de Nueva York. "A mi juicio, es un estudio poco útil". Runowicz utiliza consistentemente la prueba más nueva, que es a base de líquido, en su práctica médica.

La prueba convencional de Pap, que ha estado en circulación por décadas, involucra tomar una muestra (o extensión) del cuello uterino de la mujer y la parte superior de la vagina, luego se coloca esa muestra en laminillas para análisis de laboratorio. La prueba más nueva obtiene la muestra de la misma forma, pero se suspenden las células en líquido antes de extraer un conjunto de células gruesas. Esta capa "unimolecular" de células es supuestamente más fácil de leer porque la sangre, secreciones vaginales y otras materias extrañas se han removido.

Aunque varios estudios han encontrado que las pruebas de capas unimoleculares son mejores que la convencional extensión de Pap, permanece alguna controversia sobre lo que debe ser el estándar que se debe utilizar.

En este estudio, los investigadores en Francia ejecutaron tres pruebas diferentes en 828 mujeres quienes habían tenido anormalidades detectadas en pruebas previas y 1,757 mujeres quienes se realizaban pruebas de rutina.

Cada mujer pasó por una prueba convencional de Papanicolau así como dos pruebas más nuevas la citología unimolecular y una prueba de ADN para el virus de papiloma humano (HPV), el virus que causa la mayoría de los casos de cáncer cervical. Todas las mujeres también tuvieron otra herramienta de diagnóstico visual, llamada una colposcopia, para determinar la causa de cualquier irregularidad y, de ser necesario, una biopsia.

La antigua prueba reflejó una clasificación mayor tanto en la sensibilidad, que es cuán bien la prueba identifica a las personas quienes tienen la enfermedad, como en la especificidad, que es la capacidad de la prueba en identificar personas quienes no tienen la enfermedad.

La prueba unimolecular es más costosa que las extensiones de Pap y los autores recomiendan contra utilizarla para reemplazar la consagrada Pap. La prueba de ADN necesita evaluación adicional, indicaron.

Puede haber un problema metodológico significativo con todo esto. Indicó Runowicz. Los investigadores franceses tomaron una muestra de cada mujer y utilizaron dichas células para las tres pruebas. Primero, cubrieron laminillas con células para una prueba de Papanicolau. Las células restantes se reservaron para las pruebas de ADN y unimolecular. La secuencia fue la misma en todos los casos.

"Se debe estar alternando", comentó Runowicz. "Si se hace esto, las células restantes en la escobilla van a ser menos en número que en la primera prueba. Si utilizas los remanentes, esto no es sorpresa".

Los autores del estudio, sin embargo, consideran que esto no tiene una confiabilidad significativa. "Se ha demostrado que hasta 80 por ciento de las células permanecen en el aparato de muestra luego de la preparación de la prueba convencional de Pap", indicaron en un correo electrónico conjunto los doctores Philippe Vielh y Jol Coste. "Además, en nuestro estudio, un sesgo de muestreo que favorece la Pap es poco probable a medida que la proporción [de muestras unimoleculares con pocas células] carecía de importancia, y debido a que los resultados eran similares en los subgrupos de mujeres, los resultados donde el volumen celular residual luego de la preparación unimolecular, seguían siendo suficiente para la prueba del VPH".

Aún así, la Pap no se debe descartar todavía. La prueba del VPH se debe estudiar más a fondo en asociación con la convencional prueba de Papanicolau, indicaron Vielh y Coste.

Más información

Pulsa en las Fuerzas Especiales del Servicio Preventivo para ver la guía actual de pruebas de cáncer cervical.

Para más sobre el cáncer cervical, visita la Coalición Nacional de Cáncer Cervical, el Instituto Nacional del Cáncer, o la Sociedad Americana del Cáncer.

Fuentes: Carolyn Runowicz, M.D., vicepresidenta, obstetricia y ginecología, St. Lukes Roosevelt Hospital, y profesora de obstetricia y ginecología, Colegio de Cirujanos y Doctores de la Universidad de Columbia, ambos en la ciudad de Nueva York, Philippe Vielh, M.D., patología y presidente, Sociedad Francesa de Citología Clínica, Instituto Curie, París; Jol Coste, profesor, estadística médica, Universidad René Descartes, París; 5 de abril de 2003, "British Medical Journal"
Consumer News in Spanish