Los médicos están recetando citologías vaginales con demasiada frecuencia

Una encuesta señala que muchos ignoran las directrices y recomiendan evaluación para mujeres en bajo riesgo

LUNES, 2 de noviembre (HealthDay News/DrTango) -- Según un estudio reciente, en 2002 y 2003, las directrices de evaluación para detectar cáncer de cuello uterino con citología vaginal cambiaron significativamente. Sin embargo, la tercera parte de los médicos de atención primaria de los EE. UU. siguen esas directrices.

Muchos recetan de manera exagerada la evaluación y dicen a los investigadores que la recomendarían a las vírgenes (la mayoría de los cánceres de cuello uterino surgen de un virus transmitido sexualmente) a las mujeres que tienen cáncer inoperable y hasta mujeres a quienes se ha extirpado el cuello uterino con cirugía.

En general, el estudio halló que apenas el 28 por ciento de los médicos de medicina interna, el 21 por ciento de los médicos generales y el 16 por ciento de los ginecoobstetras usan la citología como se recomienda.

"Realizamos una encuesta nacionalmente representativa de los médicos de atención primaria en los EE. UU. y halló que la mayoría de los médicos no recomiendan evaluaciones de manera coincidente con las directrices", señaló K. Robin Yabroff, autora líder del estudio y epidemióloga del Instituto Nacional del Cáncer de Bethesda, Maryland.

Sin embargo, los investigadores también hallaron que los médicos señalaron que "las directrices influían en su práctica", según Yabroff.

Los hallazgos aparecen en la edición del 3 de noviembre de Annals of Internal Medicine.

La citología vaginal o prueba de Papanicolaou se utiliza para detectar cambios precoces en las células del cuello uterino que podrían indicar cáncer. En el pasado, se recomendaba que las mujeres sexualmente activas se hicieran una prueba cada año.

Pero en 2002 y 2003, la Sociedad Estadounidense del Cáncer (American Cancer Society, ACS), el Colegio estadounidense de ginecólogos y obstetras (American College of Obstetricians and Gynecologists, ACOG) y el Grupo de trabajo de servicios preventivos de los EE. UU. cambiaron sus recomendaciones para citologías, según la información de respaldo del estudio. Tanto el ACOG como la ACS recomendaron que las mujeres mayores de treinta años habían obtenido tres resultados normales consecutivos en citologías, dichas mujeres podrían pasarse de las pruebas anuales a pruebas cada dos o tres días. El grupo de trabajo recomendó que se examine a las mujeres al menos una vez cada tres años.

El ACS también recomendó que una mujer que tenga tres resultados normales puede dejar de evaluarse a los setenta si no ha tenido resultados anormales en el transcurso de diez años. Además,cualquier mujer que tenga una afección que limite su vida podría suspender las citologías, según el ACS. El grupo de trabajo recomendó suspender las evaluaciones a los 65 si las citologías habían sido normales. El ACOG consideró que no había suficiente evidencia para recomendar que un grupo de edad específico dejara de evaluarse.

Para el estudio actual, Yabroff y sus colegas encuestaron a más de 1,200 médicos de atención primaria, entre ellos 471 médicos generales o de familia, 310 médicos de medicina interna y 333 ginecoobstetras.

Según el estudio, los médicos tenían edades desde menos de 40 hasta más de 60 y cerca de las dos terceras partes eran de sexo masculino. La mayoría practicaba en un lugar urbano.

Los investigadores le presentaron a los médicos preguntas sobre sus prácticas de evaluación, junto con viñetas clínicas que describían la edad de una mujer, junto con su historial sexual y de evaluación. Luego preguntaron a los médicos sí recomendarían o no la evaluación para esa mujer. Además, debido a diferencias en las recomendaciones de evaluación, los investigadores crearon una medida compuesta para evaluar las prácticas de evaluación, según Yabroff.

Entre los resultados se encuentran

  • Cerca de la tercera parte (el 32 por ciento), los médicos recomendaron una citología anual para una mujer de 18 años que no tuviera experiencia sexual.
  • Cerca del 23 por ciento de los médicos recomendaron una evaluación anual o bianual para una mujer de 66 años que tuviera cáncer de pulmón avanzado e inoperable y tres citologías normales (consecutivas) anteriores.
  • Más de la mitad (el 54.4 por ciento) recomendó hacer pruebas entre uno y tres años para una mujer de 71 años que había tenido tres resultados anteriores normales.
  • Más de 44 por ciento de los médicos recomendó citología cada uno a tres años para una mujer a la que anteriormente se le había extirpado el cuello uterino por motivos benignos.

Cerca del 85 por ciento de los médicos encuestados describió las directrices de evaluación como "muy influyentes". Pero, en la práctica, pocos en realidad siguieron las directrices con precisión. En general, los investigadores hallaron que apenas el 22 por ciento siguió las recomendaciones de las directrices.

Según los investigadores, la varianza en la evaluación tendía a ser el uso exagerado de la prueba. El problema con usar la prueba de manera exagerada es que quizá no sea el mejor uso para el poco dinero disponible para la atención de la salud y, lo más importante, podría conducir a pruebas adicionales innecesarias y a preocupaciones para las mujeres.

La Dra. Amy Chapman, ginecoobstetra de Scott and White Healthcare de Round Rock, Texas, aseguró que estaba sorprendida con los resultados del estudio. "En mi experiencia, los ginecólogos realmente siguen las recomendaciones actuales del ACOG", dijo.

Señaló que esas recomendaciones habían cambiado recientemente de nuevo, lo que podría ser parte de la razón por la que los médicos no estaban siguiendo las directrices de manera consecuente. Simplemente podría haber un desfase entre los cambios y la implementación, dijo.

El punto, según Chapman, es que "los pacientes deberían ser sus propios defensores. Siéntese con su médico y pregúntele qué recomienda para su caso".

Más información

Para obtener más información sobre el cáncer de cuello uterino y la citología vaginal, visite la Sociedad Estadounidense del Cáncer.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango
FUENTES: K. Robin Yabroff, Ph.D., epidemiologist, National Cancer Institute, Bethesda, Md.; Amy Chapman, M.D., department of obstetrics and gynecology, Scott and White Healthcare, Round Rock, Tex.; Nov. 3, 2009, Annals of Internal Medicine
Consumer News in Spanish