Se vincula la píldora anticonceptiva con el cáncer cervical

El riesgo de la enfermedad se relaciona con la duración de uso

Jueves, 3 de abril (HealthDayNews) -- Las mujeres quienes usan las píldoras de control de natalidad tienen un riesgo elevado de cáncer cervical mientras más tiempo usen el anticonceptivo, confirmó un estudio británico.

El estudio se realizó para suministrar más información definitiva acerca del riesgo, establecido previamente por investigación. La Administración Federal de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) recientemente revisó las etiquetas de los anticonceptivos para incluir dicho riesgo. El nuevo estudio provee más detalle sobre la relación, afirmó Debbie Faslow, directora de cáncer ginecológico y de seno para la Sociedad Americana del Cáncer.

El riesgo está directamente relacionado con el periodo de tiempo que las mujeres utilizaron anticonceptivos hormonales, como se conocen formalmente, señaló un informe en la edición de abril de "The Lancet". Y aunque el riesgo es más alto para las mujeres infectadas con el virus de papiloma humano (VPH), que se piensa que es la mayor causa de cáncer cervical, utilizar la píldora eleva el riesgo para las mujeres sin el VPH, comentaron los investigadores.

Esa relación se mantuvo cuando muchos otros posibles factores de riesgo se tomaron en consideración, incluyendo número de parejas sexuales, uso del cigarrillo, y si una mujer se había realizado o no pruebas para cáncer cervical, manifestó la doctora Amy Berrington, una catedrática de información en la Unidad de Epidemiología de Investigación de Cáncer del Reino Unido, autora principal del informe.

"Hemos hecho todo lo que hemos podido con estos datos para asegurarnos que no son factores que se presten a confusión", aseveró Berrington.

Trabajando con la Agencia Internacional Francesa para la Investigación sobre el Cáncer, epidemiólogos británicos revisaron datos de los 28 estudios que incluyeron más de 12,500 mujeres con cáncer cervical. Encontraron que el riesgo aumentó en un 10 por ciento en las mujeres que utilizaron la píldora durante menos de cinco años (en comparación con mujeres quienes nunca la han utilizado), 60 por ciento para alguien quien la ha utilizado durante cinco a nueve años, y se duplicó a 10 años de uso ó más.

El estudio no establece una relación de causa y efecto, indicó Berrington. "No creo que podamos decirlo con certeza", dijo. Y Faslow comentó que algo más pudiera estar involucrado, ya que el cáncer cervical no tiene nada que ver con las hormonas utilizadas en la píldora.

Berrington sospecha que podría tener algo que ver con el menor uso de los condones, que ayuda a prevenir la infección del VPH, aunque el estudio británico encontró que el uso de tales barreras anticonceptivas no afectó el resultado.

Un problema con el estudio epidemiológico es que puede depender del recuerdo de una persona del comportamiento pasado, expuso la doctora Carol L. Brown, cirujano auxiliar en el Centro de Cáncer Memorial Sloan-Kettering en Nueva York. "No importa cuán bien se planee el estudio, existen predisposiciones potenciales", expresó. Los resultados podrían verse afectados por tales factores personales como la clase de mujer que toma anticonceptivos orales o la frecuencia del coito, dijo Brown.

De manera que aunque este meta-análisis de muchos estudios sugiere que pudiera haber una asociación, no existe prueba absoluta.

Alrededor del mundo, el cáncer cervical es la segunda causa principal de cáncer en las mujeres, pero la mayoría de estos casos ocurren en países subdesarrollados. En los Estados Unidos, existen 12,000 casos y 4,000 muertes al año, indicó Faslow.

Una gran pregunta ahora es cuánto tiempo el riesgo elevado permanece luego de que una mujer detenga el uso de la píldora. Se ha establecido un estudio internacional para determinar esto, aseveró Berrington.

Más información

Para conocer más acerca del cáncer cervical, consulta con los Institutos Nacionales de la Salud o la Sociedad Americana del Cáncer.

Fuentes: Amy Berrington, M.D., catedrática de investigación, Investigación del Cáncer del Reino Unido y la Universidad de Oxford, Oxford, Inglaterra; Debbie Faslow, Ph.D., directora de cáncer ginecológico y del seno, Sociedad Americana del Cáncer; Carol L. Brown, M.D., cirujano auxiliar, Centro de Cáncer Memorial Sloan-Kettering, Nueva York; 5 de abril de 2003, "The Lancet"
Consumer News in Spanish