Vacuna experimental contra el cáncer de cuello uterino se muestra promisoria

Resultados de una prueba indican que es 100 por ciento efectiva para prevenir la enfermedad

JUEVES 6 de octubre (HealthDay News/HispaniCare) -- El primer estudio de gran tamaño de una vacuna experimental para el cáncer cervical llamada Gardasil mostró que prevenía el 100 por ciento de los pre-cánceres cervicales y de los cánceres de este tipo no invasivos causados por el virus del papiloma humano (VPH).

Basado en estos hallazgos, Merck and Co., fabricante de la vacuna, espera obtener la aprobación de la U.S. Food and Drug Administration para la vacuna antes del final del año.

Se ha establecido que la infección por VPH es la causa del cáncer de cuello uterino, los pre-cánceres, las lesiones del cuello uterino benignas y las verrugas genitales.

El cáncer de cuello uterino causa unas 290,000 muertes anuales alrededor del mundo. En los EE.UU, se diagnosticarán unos 10,400 casos nuevos este año y 3,700 mujeres morirán por causa de la enfermedad.

Se calcula que unos 20 millones de hombres y mujeres en los EE. UU. están infectados por el VPH. Para la mayoría, el VPH no muestra síntomas y desaparece por sí solo. Sin embargo, el VPH puede provocar el cáncer de cuello uterino en algunas mujeres. También se relaciona al virus con resultados anormales en citologías vaginales.

Según Merck, el ensayo forma parte de un programa de fase III en curso sobre Gardasil, en el que participan más de 25,000 personas de 33 países. En esta parte del ensayo, participaron 12,167 mujeres de 13 países.

Los hallazgos debían ser reportados el viernes en la reunión anual de la Infectious Disease Society of America en San Francisco.

"Se trata de la primera información crucial en mostrar que la vacunación con Gardasil redujo los pre-cánceres del cuello uterino y cánceres no invasivos del mismo relacionados con el VPH 16 y 18", aseguró en una declaración preparada Laura Koutsky, investigadora principal del grupo de investigación del VPH de la Universidad de Washington en Seattle.

En el estudio, se seleccionaron al azar mujeres entre los 16 y los 26 años para que recibieran un régimen de tres dosis de Gardasil o un placebo durante seis meses. Los investigadores informan que ninguna de las mujeres que recibió la vacuna desarrolló ni pre-cáncer ni cáncer invasivo del cuello uterino relacionado con el VPH de los tipos 16 y 18.

Durante dos años de seguimiento, la vacuna redujo el riesgo de cáncer del cuello uterino en un 97 por ciento, según informaron los investigadores. Hubo un caso de cáncer del cuello uterino en el grupo de las vacunadas, en comparación con 36 en el grupo de las mujeres que recibió el placebo.

Un experto considera que los resultados son impresionantes pero que hace falta más información antes de que se le pueda administrar la vacuna al público.

"Es sumamente emocionante", aseguró el Dr. David A Fishman, director del programa Oncoginecología, Prevención y Detección Precoz del Cáncer del Instituto contra el Cáncer de la Universidad de Nueva York y profesor de medicina de la facultad de medicina de la NYU. "Aunque soy cautelosamente optimista hasta que todo esto sea sometido a revisión por otros profesionales", agregó.

Cualquier cosa que pueda evitar que las mujeres adquieran cáncer de cuello reviste gran importancia, sostuvo Fishman. "Si existiera una vacuna que fuera 90 por ciento eficaz sería maravilloso, no sólo en los EE.UU. sino en todo el mundo", aseguró. "En el resto del mundo mueren más mujeres por cáncer del cuello uterino que en los EE.UU.".

Si la FDA valida esta vacuna, sería espectacular", sentenció Fishman. "Yo espero que así sea".

Otro experto está de acuerdo con Fishman en que la revisión de otros profesionales y la aprobación de la FDA son necesarias antes de que se conozca la efectividad real de la vacuna.

"El mensaje final es que se trata de otro estudio emocionante que señala que posiblemente exista una vacuna para el VPH, pero es fundamental que la información sea revisada por los colegas y sea publicada", aseguró en una declaración preparada Debbie L. Saslow, directora de cánceres ginecológicos y de mama de la American Cancer Society.

"Sólo si la FDA aprueba la vacuna, los grupos de asesoría federales decidirán sobre si recomendar la vacuna y bajo qué condiciones", agregó. "Hasta que se resuelvan esos problemas, no cambiarán las directrices de la asociación. Estamos revisando la información con el fin de formular recomendaciones formales en cuanto a la evaluación de las mujeres que han sido vacunadas y seguiremos participando activamente con otros grupos responsables para hacer cualquier recomendación acerca de la vacuna".

Más información

La American Cancer Society tiene más información sobre el cáncer del cuello uterino.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: David A Fishman, M.D., director, New York University Cancer Institute's Gynecologic Oncology, Cancer Prevention and Early Detection program, and professor of medicine, NYU School of Medicine, New York City; Oct. 6, 2005, press release, Merck & Co., Inc., Whitehouse Station, N.J.; press release, American Cancer Society, Atlanta
Consumer News in Spanish