See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Vacuna podría ayudar a prevenir el cáncer cervical

Estudio documenta récord perfecto contra virus responsable

Miércoles, 20 de noviembre (HealthDayNews) -- La probabilidad de reducir la mortandad por cáncer cervical ha dado un gran paso al frente.

Investigadores reportaron que una vacuna contra el virus responsable de la mitad de los casos de la enfermedad, que es la segunda causa principal de muertes por cáncer entre las mujeres a nivel mundial, tiene un índice perfecto de éxito.

Los resultados aparecen en la edición de mañana de "The New England Journal of Medicine". Otro artículo en la misma edición, si embargo, reporta un nivel menor de efectividad para una vacuna contra el virus de herpes simple tipo 2 (herpes genital): La vacuna fue de 73 a 74 por ciento eficaz en las mujeres.

El herpes genital afecta una de cada cinco mujeres en los Estados Unidos, pero no conduce al cáncer.

Más de 30 variedades del virus de papiloma humano (VPH), por otro lado, tienen un claro vínculo con el cáncer. Aunque la mayoría de los casos del VPH se resuelven por sí mismos, los restantes son responsables del 98 al 99 por ciento de todos los tipos de cáncer cervical, sostuvo la doctora Carol Brown, una cirujano auxiliar en Memorial Sloan-Kettering Cancer Center en la ciudad de Nueva York.

VPH-16, la variedad para la cual la vacuna fue creada, infecta un 20 por ciento de las mujeres adultas. VPH-16 también es la cepa más comúnmente vinculada con el cáncer, y está presente en 50 por ciento de todos los cánceres cervicales.

"El cáncer cervical ofrece una oportunidad única para la prevención, que no tienen para otros tipos de cáncer", indicó Brown. "Tenemos una forma de identificar las personas en alto riesgo. El VPH te permite hacer esto".

"La razón por la cual este estudio es tan emocionante es porque el cáncer cervical está ocurriendo en mujeres no evaluadas o evaluadas con poca frecuencia", indicó la doctora Carolyn Runowicz, vicepresidenta del departamento de obstetricia y ginecología y directora el programa de investigación de oncología ginecológica en St. Luke's Roosevelt Hospital en la ciudad de Nueva York.

Runowicz recordó que conoció una madre de 36 años de edad quien había tenido una citología vaginal anómala antes y nunca se le dio seguimiento. Dicha prueba detecta cambios irregulares en el cuello uterino. Para cuando Runowicz la vio, la mujer había desarrollado cáncer pulmonar, que se había esparcido desde el cuello uterino. Murió poco después.

"La paciente entraba y salía del sistema de salud con niños pequeños. En alguno de estos encuentros alguien podría discutir sobre prevención con ella [si la vacuna estuviera disponible]", recalcó Runowicz. "Esto es lo que me emociona de este estudio, abre la puerta de la prevención. Hay 4,500 muertes del cáncer cervical en este país [cada año], y es mayormente el no evaluado".

El virus de papiloma humano no fue identificado hasta 1983. Incluso en este tiempo, sin embargo, sólo pequeñas cantidades de partículas infecciosas podían ser detectadas debido a la estructura genética relativamente básica del virus.

"El VPH tiene aproximadamente 10 genes, de manera que es algo bastante simple aunque causa la mar de problemas", expresó el doctor Kevin Ault, coautor del estudio y profesor auxiliar de obstetricia y ginecología en el Colegio de Medicina Carver de la Universidad de Iowa en la ciudad de Iowa. Esto limitó la investigación de la vacuna hasta 1991, cuando los científicos crearon duplicados no infecciosos del virus de papiloma que estimularon una respuesta inmunitaria.

Este avance se situó en el terreno para desarrollar el estudio actual, que enlistó 2,392 mujeres entre las edades de 16 y 23 años. Las mujeres, que dieron todas negativo a la prueba, fueron asignadas al azar en uno de dos grupos: uno recibió tres dosis de la vacuna y el otro recibió un placebo. El análisis final incluyó información de 1,533 mujeres, a quienes se dio seguimiento por una media de casi 18 meses.

La incidencia de infección persistente de VPH-16 (la que no se cura por sí misma) en el grupo del placebo fue 3.8 años por cada 100 mujeres versus cero años por cada 100 mujeres en el grupo de la vacuna.

Aunque extremadamente emocionante, el estudio tiene sus limitaciones. "Esto es un buen comienzo, pero ciertamente no es la historia definitiva", indicó Brown. "Tiene que hacerse mucho antes de que podamos ver una vacuna comercialmente disponible".

Por esa razón, se necesita hacer el estudio en más mujeres. Y doctores y pacientes necesitan saber cuánto tiempo durará la protección y si se necesitará una inyección de refuerzo. Otro asunto es la cantidad de virus de papiloma humano que cada vacuna puede inocular. La vacuna bajo estudio en este experimento evaluó sólo el VPH-16; existen aproximadamente cinco VPH que son responsables por la mayoría de cánceres cervicales.

De acuerdo con un editorial que acompaña el artículo, vacunar a las mujeres contra estos cinco VPH antes de que se tornen sexualmente activas debe resultar en un 85 por ciento de reducción en los riesgos de cáncer y una declinación de 44 a 70 por ciento en la frecuencia de citología vaginal anómala atribuible al VPH. Las muertes por cáncer cervical deben declinar en 95 por ciento.

Merck & Co. y otras compañías farmacéuticas están trabajando en ésta y otras vacunas multivalentes (vacunas que podrían proteger contra más de una cepa de VPH). Ault está dudoso de establecer un tiempo límite sobre cuándo dichas vacunas podrían ser fáciles de conseguir, pero dijo que espera que sus hijas, hoy día de 3 y 6 años, reciban la vacuna.

Qué hacer

Para más sobre el cáncer cervical, visita la Coalición Nacional de Cáncer Cervical o el Instituto Nacional del Cáncer. La Asociación Americana de Salud Social tiene información sobre enfermedades de transmisión sexual.

Fuentes: Kevin Ault, M.D., profesor auxiliar, obstetricia y ginecología, Colegio de Medicina Carver de la Universidad de Iowa, Iowa City; Carol Brown, M.D., cirujano asistente auxiliar, Memorial Sloan-Kettering Cancer Center, ciudad de Nueva York; Carolyn Runowicz, M.D., vicepresidenta, departamento de obstetricia y ginecología, y directora, programa de investigación de oncología ginecológica, Mount Sinai Medical Center, ciudad de Nueva York; 21 de noviembre de 2002, "The New England Journal of Medicine"
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined