Descubierto un oncogén del cáncer de colon

Un estudio halla que el CDK8 se amplifica frecuentemente en estas malignidades

DOMINGO, 14 de septiembre (HealthDay News/Dr. Tango) -- Los investigadores han identificado a un nuevo actor genético en el desarrollo del cáncer de colon.

Los hallazgos implican al CDK8, una proteína que regula la expresión genética en la proliferación del cáncer colorrectal, hallaron los investigadores.

Si los resultados se confirman, podrían conducir a nuevos enfoques terapéuticos para el cáncer de colon, así como a nuevas pruebas de exploración y estrategias de quimioterapia preventiva, afirmó el Dr. Durado Brooks, director de cáncer de próstata y colorrectal de la American Cancer Society.

"Creo que es un trabajo importante", destacó Brooks. "Han identificado lo que aparentemente es un oncogén asociado con algunos cánceres colorrectales".

El Dr. William Hahn, del Instituto Dana-Farber de Boston, y sus colegas analizaron las células del cáncer de colon humano para identificar genes que cumplieran con tres criterios: que fueran necesarios para la proliferación celular, críticos en la regulación de la vía de señalización WNT/beta-catenina que se sabe está involucrada en la mayoría de los cánceres y también que estuvieran amplificados genéticamente en las células cancerosas.

"Cuando lo hicimos, encontramos que un gen cumplía con esos tres criterios, y ese era el CDK8", dijo Hahn.

Los resultados aparecen en la edición del 14 de septiembre de Nature.

El CDK8 es miembro del llamado complejo mediador, que tiende a enlazar complejos de proteínas distantes para activar la expresión de ciertos genes.

De acuerdo con Hahn, el estudio ofrece dos conclusiones.

La primera, destacó, es la prevalencia aparente de los tumores colorrectales con CDK8 elevado. De los 50 tumores analizados por Hahn y su equipo, 31 (62 por ciento) mostraron evidencia de la amplificación del gen CDK8, es decir que los tumores contenían más de las dos copias normales del gen, lo que normalmente conduce a mayores niveles de expresión de la proteína.

"Esto es sorprendente en el sentido de que ocurre en un gran porcentaje de cánceres de colon y no lo sabíamos", señaló.

El segundo mensaje involucra el potencial de beneficios farmacológicos de estos resultados. El CDK8 es un tipo de proteína conocida como quinasa. Las quinasas son enzimas que catalizan la transferencia de grupos de fosfatos de una molécula a otra. Esa acción es como encender un interruptor molecular, que hace que la proteína receptora se active o desactive. Resulta que la quinasa juega un papel clave en las vías bioquímicas que suelen estar sin control en el cáncer, así que son objetivos populares para el desarrollo de medicamentos.

"Existe una probabilidad razonable, aunque aún no ha tenido lugar, de que se pueda desarrollar un medicamento para dirigirlo a esta proteína en el cáncer de colon", afirmó, "y se podría determinar qué tipos de pacientes de cáncer son más propensos a beneficiarse".

Esto se debe a que Hahn y su equipo demostraron que mediante una técnica genética llamada interferencia ARN, que al noquear los niveles de proteína del CDK8 en células cancerosas que contenían normalmente niveles elevados de CDK8, se reducía la proliferación celular. Ese efecto fue menos pronunciado en las células que contenían menores niveles de CDK8.

Por tanto, esos tumores con niveles elevados de CDK8 podrían ser buenos candidatos para terapias de medicamentos novedosas dirigidas a la enzima, destacó Hahn.

"Esto encaja con un concepto emergente en el tratamiento del cáncer", explicó. "No sólo desarrollamos mejores terapias, sino que a la par queremos determinar qué pacientes responderán a la terapia, en lugar de administrarlo a todo el mundo con la esperanza de que respondan".

Brooks estuvo de acuerdo en que el CDK8 es un objetivo potencial para medicamentos. Señaló otros beneficios potenciales también, como la posibilidad de identificar a los que están en alto riesgo de desarrollar cáncer colorrectal o de identificar aquellos que deben ser evaluados mucho antes y de manera más integral. Incluso existe la posibilidad de desarrollar compuestos quimiopreventivos que reduzcan el riesgo de desarrollar cáncer desde un principio.

"Pero aún estamos en la etapa inicial de esa vía", agregó Brooks. "Todo lo que han demostrado es que este oncogén parece estar asociado con un número significativo de especímenes de cáncer... Pero para traducir este hallazgo, debemos primero conocer con qué frecuencia ocurre en la extensa comunidad de cáncer colorrectal y también en la población general de pacientes, y luego, determinar cómo podemos usar esta información, así que estamos en la primera etapa de ese proceso".

En otro informe, que aparece en la edición de esta semana de Nature Genetics, investigadores islandeses señalaron que habían encontrado una variante genética asociada con un mayor riesgo de cáncer de vejiga urinaria.

Más información

Para conocer más sobre el cáncer de colon, visite el National Cancer Institute.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: William C. Hahn, M.D., Ph.D., associate professor, medicine, Dana-Farber Cancer Institute, Boston; Durado Brooks, M.D., M.P.H., director, prostate and colorectal cancer, American Cancer Society, Atlanta; Sept. 14, 2008, Nature; Nature Genetics, online
Consumer News in Spanish