Investigación muestra que la cirugía láser resulta efectiva para el cáncer de hígado

Aunque no todos los cirujanos están de acuerdo en que este método sea tan bueno como la cirugía estándar

MARTES 29 de noviembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Una investigación de largo plazo ha encontrado que la cirugía láser que usa una guía de resonancia magnética es efectiva en el tratamiento de tumores cancerosos del hígado en algunos pacientes, según informan investigadores alemanes.

En este estudio de 12 años, 839 pacientes de la Universidad de Frankfurt recibieron termoterapia inducida por láser guiado con resonancia magnética para el tratamiento de tumores hepáticos resultantes del cáncer colorrectal. En este procedimiento, se utiliza la luz del láser para destruir el tejido del tumor.

El informe será presentado este martes en la reunión anual de la Radiological Society of North America en Chicago.

En el ensayo, el investigador principal, el Dr. Martin Mack, profesor asociado en el departamento de radiología intervencionista y de diagnóstico de la universidad, y sus colegas trataron 2,506 tumores hepáticos e hicieron un seguimiento de la supervivencia de los pacientes para evaluar los resultados a largo plazo del procedimiento.

Con el uso de la tecnología láser, la tasa de supervivencia promedio a partir de la fecha del diagnóstico fue de 3.8 años, en comparación con las tasas de supervivencias tras la cirugía tradicional, que suelen oscilar entre 1.5 y 5.0 años, informaron los investigadores.

De acuerdo con Mack, la ablación por láser tiene muchas ventajas sobre otros tratamientos.

"La resección quirúrgica tradicional tiene mayores tasas de morbilidad y mortalidad que la ablación por láser", dijo Mack en una declaración preparada. "El tratamiento por láser puede llevarse a cabo de manera ambulatoria bajo anestesia local. Por lo general, el paciente permanece en el hospital durante unas cuantas horas, en vez de un par de semanas tras la cirugía de resección en el hígado", agregó.

Además, la cirugía por láser puede ser usada para tratar tumores en ambas mitades del hígado, a menudo durante el mismo procedimiento. Esto es algo prácticamente imposible en la cirugía tradicional, en la que sólo el lóbulo izquierdo o derecho es extirpado quirúrgicamente, anotaron los investigadores.

Asimismo, si los nuevos tumores se detectan durante los exámenes de seguimiento, es más fácil llevar a cabo otro tratamiento por láser que someter al paciente a otra cirugía invasiva.

"Muchos cirujanos ya están realizando ablaciones locales en vez de la resección, debido a que han reconocido los efectos positivos de este procedimiento", destacó Mack. "Creo que la ablación de tumores con invasión mínima junto a la quimioterapia desempeñarán el papel más importante en el tratamiento de tumores en los años venideros".

Sin embargo, otro experto no considera que este método sea tan bueno como la cirugía estándar para el tratamiento del cáncer de hígado.

"Trataría de ser cauteloso con esta nueva tecnología", dijo el Dr. Charles Cha, profesor asistente de cirugía gastrointestinal y oncología quirúrgica en la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale.

"La supervivencia a largo plazo presentada por el grupo de Mack es impresionante y demuestra que existe cierta promesa en esta nueva tecnología experimental", agregó Cha.

Pero, anotó, "la supervivencia de cinco años tras la resección para el cáncer de colon metastásico es entorno al 40 por ciento, mucho más alta que el 24 por ciento reportado. Además, no hubo una rama quirúrgica con que contrastarlo, y la conclusión de que esta tecnología es mejor que la resección es un poco exagerada".

Los resultados con frío (crioterapia) o calor (ablación por radiofrecuencia) en el tratamiento del cáncer colorrectal metastásico todavía no alcanzan a los resultados de la cirugía, que sigue siendo el estándar por excelencia, enfatizó Cha.

"Hasta que dispongamos de una evidencia más contundente, los pacientes no deberían considerar esta tecnología como un sustituto de la terapia quirúrgica estándar, sino más bien como alternativa en caso de que la cirugía no sea posible", señaló.

Otro experto estuvo de acuerdo.

"Éste es el único grupo que ha realizado este procedimiento", dijo el Dr. Ronald W. Busuttil, jefe de la división de trasplantes de hígado y del páncreas en la Facultad de Medicina de la Universidad de California en Los Ángeles. "Aún no ha sido duplicado".

Busuttil señaló que existen muchos otros métodos que pueden ser usados para tratar los tumores del hígado causados por el cáncer colorrectal que no tienen que ver con la cirugía.

"Para que esta técnica sea considerada entre los tratamientos de primera línea, necesita ser comparada contra la cirugía y la ablación por radiofrecuencia", apuntó.

"Es interesante", señaló Busuttil, "pero no sé si ya está lista para el protagonismo".

Más información

El National Cancer Institute tiene más información sobre el cáncer de hígado.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Ronald W. Busuttil, M.D., Dumont Professor of Transplantation Surgery, and chief, Division of Liver and Pancreas Transplant, UCLA School of Medicine; Charles Cha, M.D, assistant professor, gastrointestinal surgery and surgical oncology, Yale University School of Medicine, New Haven, Conn.; Nov. 29, 2005, presentation, Radiological Society of North America annual meeting, Chicago
Consumer News in Spanish