Los adultos mayores evitan las pruebas de diagnóstico de cáncer colorrectal

Estudio señala que muchos de los beneficiarios de Medicare no buscan ayuda hasta que aparecen los síntomas

LUNES 10 de enero (HealthDayNews/HispaniCare) -- Una preocupante investigación reciente señala que menos de la mitad de los pacientes de Medicare a los que se les ha diagnosticado cáncer colorrectal se han hecho una prueba de diagnóstico en los seis meses anteriores al mismo.

Además, cerca del 94 por ciento de ellos nunca se había hecho una colonoscopía hasta aquella en la que se diagnosticó el cáncer, según el informe publicado en la edición en línea del 10 de enero de Cancer.

"Aunque se recomienda la evaluación diagnóstica colorrectal, entre aquellos pacientes que tienen cáncer, apenas una minoría se sometió al procedimiento", aseguró el Dr. Gregory S. Cooper, autor del estudio y profesor asociado de medicina y epidemiología de la Universidad Case Western Reserve. "La mayoría de los procedimientos realizados fueron aquellos que condujeron al diagnóstico del cáncer".

Si los pacientes se hubieran estado haciendo las pruebas regularmente, agregó Cooper, hubiéramos detectado el cáncer con el tiempo suficiente para lograr un tratamiento eficaz.

En su estudio, Cooper y su colega, Jonathan D. Payes, recolectaron información sobre 5,806 hombres y mujeres de 70 años o más, a los cuales se les diagnosticó cáncer colorrectal.

Cooper y Payes hallaron que apenas el 44 por ciento de estos pacientes se había realizado una prueba de diagnóstico más de seis meses antes del diagnóstico.

La prueba de diagnóstico más común fue el examen de sangre oculta en las heces (ESOH). "Esta es la prueba más ampliamente disponible y la menos costosa", aseguró Cooper. "Pero también es la menos precisa".

La mayoría de los pacientes (el 63 por ciento) se había sometido a una colonoscopia, pero la mayoría se la había realizado únicamente en el momento o poco antes del diagnóstico. Sólo el 6 por ciento se había sometido a una colonoscopia más de seis meses antes del diagnóstico de cáncer.

Es más, aquellos pacientes que se habían examinado tenían la enfermedad en una etapa inicial, que generalmente se puede tratar más fácil, anotaron Cooper y Payes. "Aquellos pacientes que se sometieron a la prueba, comparados con los que no, tenían menos posibilidades de llegar con un cáncer de etapa avanzado", dijo Cooper.

Cooper considera que la gente se muestra reacia a someterse a una prueba de diagnóstico colorrectal. "Todavía no es tan popular como la prueba de papanicolau o la mamografía. A la gente no le gusta hablar acerca de sus intestinos y hay una resistencia inherente a hacerse la prueba", aseguró.

Cooper agregó que no se están realizando suficientes pruebas. "Las pruebas son procedimientos que pueden salvar vidas. O bien, evitará que se adquiera el cáncer o, si se adquiere, será en una etapa anterior y más curable", dijo.

Cooper sugiere que si no se ha hecho la prueba antes, debe consultarlo con su médico. "Hay diversas opciones", comentó Cooper. Lo mejor es la colonoscopia. "Pero hay otras pruebas que podrían no ser tan precisas como una colonoscopia que ciertamente son mejores que no hacer nada al respecto", anotó.

"Es algo que veo todo el tiempo", declaró el Dr. Joseph Martz, médico general del departamento de cirugía colorrectal del Centro Médico Beth Israel de la Ciudad de Nueva York. "Desafortunadamente, la mayoría de las personas con cáncer colorrectal lo hacen porque tienen sangrado u obstrucción".

Aunque los pacientes que participaron en este estudio tenían 70 años o más, Martz aseguró que los mismos hallazgos aplican para los pacientes de cincuenta años o mayores.

Martz recomienda que todos debieran someterse a algún tipo de evaluación al llegar a los cincuenta. "Aún así, nada sé compara con el estándar por excelencia de la colonoscopia", agregó.

La recomendación actual es hacerse una colonoscopia cada 10 años. "Desafortunadamente, sabemos que la evolución de los pólipos al cáncer toma de dos a cinco años", aseguró Martz. "Mi recomendación personal es hacerse una prueba al menos cada cinco años. Los pacientes que tienen una historia de pólipos o una historia familiar de cáncer de colon deberían hacérselas cada tres años".

"Es un problema en este país que la evaluación para el diagnóstico del cáncer colorrectal no está bien integrada con el cuidado primario", aseguró Robert Smith, director de evaluación del cáncer de la American Cancer Society.

La detección temprana no sólo hace que el cáncer colorrectal sea más curable sino que también es más posible que se evite la recurrencia del mismo, agregó.

"Debe haber mayor énfasis en integrar la evaluación colorrectal en el cuidado primario", recomendó Smith. "Estamos logrando progreso en ese aspecto".

Más información

La American Cancer Society tiene más información sobre el cáncer colorrectal.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ