Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Los hombres prefieren la prueba de la próstata al examen colorrectal

Muchos evitan pruebas de cáncer de colon, aunque pudieran salvar más vidas

Martes, 18 de marzo (HealthDayNews) -- ¿Prefieren los hombres la prueba de cáncer colorrectal o del cáncer de la próstata?

La respuesta es la preferencia por la prueba de la próstata, o tal vez la facilidad de la misma. Un nuevo estudio demuestra que los hombres son mucho más propensos a hacerse una prueba de cáncer de la próstata que una del cáncer de colon o del recto.

Esta tendencia representa un problema para los expertos en la prevención del cáncer, porque la prueba de cáncer colorrectal ha probado reducir las muertes, aunque los beneficios de la prueba del cáncer de la próstata son mucho más seguros.

El cáncer prostático es de crecimiento lento y tiende a desarrollarse luego en la vida. Esto significa que muchos hombres son propensos a morir de alguna otra causa antes que el cáncer prostático presente algún riesgo a la salud, indicó la doctora Brenda Sirovich, autora principal del estudio y una médico auxiliar en el Centro Médico de Administración del Veterano en White River Junction, Vermont.

"Esperábamos encontrar mayor cantidad de hombres que se realizaran un examen con una técnica probada que una no probada", sostuvo Sirovich. "Encontramos lo inverso".

Para el estudio, que aparece en la edición del 19 de marzo de la "Journal of the American Medical Association", Sirovich y sus colegas utilizaron datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés) en 49,000 hombres de los 50 estados.

Los investigadores encontraron que 75 por ciento de los hombres de 50 años o más reportaron haberse hecho la prueba de cáncer de la próstata al menos una vez, aunque sólo 63 por ciento se había hecho el examen de cáncer colorrectal.

Sólo en cuatro estados Hawai, Maine, Minnesota y Vermont se encontró que los hombres tenían la misma probabilidad de realizarse ambas pruebas.

"No sabemos por qué esto es así", señaló Sirovich. "Es un área para futura investigación".

La prueba de cáncer prostático es una simple prueba sanguínea. El examen de cáncer colorrectal incluye uno de tres métodos: una prueba de sangre oculta en las heces fecales; que evalúa la presencia de sangre oculta en la excreta; una sigmoidoscopia, un examen del recto y la parte baja del colon con un instrumento flexible; o una colonoscopia, en la cual el colon completo se examina con un largo instrumento tubular flexible.

Entre los hombres de 50 a 79 años, 54 por ciento se realizó la prueba de cáncer prostático en el periodo recomendado, mientras que sólo 45 por ciento hizo lo propio con la prueba del cáncer colorrectal, encontró el estudio.

El cáncer colorrectal es la segunda causa principal de muertes de cáncer entre hombres y mujeres en Estados Unidos. Este año, una cantidad estimada de 150,000 personas se diagnosticarán con la enfermedad y 57,000 morirán de la misma, de acuerdo con el Instituto Nacional del Cáncer.

Cuando se detecta a tiempo, el cáncer colorrectal es altamente tratable, indicó que el doctor Jay Brooks, presidente de hematología y oncología en la Fundación Clínica Ochsner en Baton Rouge, Lousiana. Aproximadamente 95 por ciento de los casos de cáncer comienza con pólipos, indicó, que son altamente curables.

Pero muchos seres humanos no se sienten cómodos con que se examine esa parte del cuerpo. Y una colonoscopia es inconveniente. La persona no puede consumir nada que no sea líquidos claros el día antes de la prueba. Luego tiene que tomar otro líquido que provoca movimientos intestinales repetidos. Entonces viene la prueba, que según los doctores es indolora.

"Esto no me sorprende", comentó Brooks. "El cáncer de colon encabeza la lista como el cáncer que no se evalúa adecuadamente. Es un asesino silencioso y los pacientes no toman ventaja de las excelentes pruebas de cáncer que tenemos".

La Sociedad Americana del Cáncer y otras organizaciones médicas principales recomiendan a los hombres y mujeres mayores de 50 años a realizase la prueba de cáncer de colon con un examen de sangre oculta en las heces fecales al año y una sigmoidoscopia o colonoscopia cada cinco a 10 años.

Personas con historial familiar de cáncer de colon, o historial de pólipos, se deben evaluar con mayor frecuencia. Si te realizas una colonoscopia, los doctores señalan que no es necesaria la prueba de sangre oculta por varios años.

Más información

Conoce más acerca del cáncer colorrectal y la guía de pruebas de la Sociedad Americana del Cáncer presionando aquí. Para más información sobre una colonoscopia, visita la Sociedad Americana de Cirujanos del Recto y del Colon.

La Sociedad Americana del Cáncer también tiene información sobre el cáncer prostático.

Fuentes: Brenda Sirovich, M.D., médico auxiliar, Centro Médico de Administración del Veterano, White River Junction, Vt., y profesor auxiliar, Escuela Médica de Darthmouth, Hanover, N.H.; Jay Brooks, M.D., presidente de hematología y oncología, Fundación Clínica Oschner, Baton Rouge, La.; 19 de marzo de 2003, "Journal of the American Medical Association"
Consumer News in Spanish