Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Más pacientes con cáncer de colon reciben quimioterapia

Pero estudio halla que un tercio aún no se somete a la terapia

MARTES 6 de diciembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Muchas más personas con cáncer de colon en etapa avanzada reciben la quimioterapia después de la cirugía que las autoridades sanitarias de EE.UU. recomiendan, y más sobreviven gracias a este tratamiento.

Sin embargo, las personas mayores y los estadounidenses de origen africano siguen siendo más propensos a omitir la terapia, de acuerdo con un largo análisis a toda una década de datos nacionales realizado por investigadores del U.S. National Cancer Institute.

Sólo el 39 por ciento de los pacientes con cáncer de colon en fase III, cuando la malignidad se ha extendido a los nodos linfáticos cercanos, estaba recibiendo la quimioterapia adicional en 1990, un año después de que los National Institutes of Health señalaran que los estudios clínicos habían demostrado su valor.

Pero para el año 2002, el 64 por ciento de dichos pacientes estaba recibiendo el tratamiento, de acuerdo con un informe que aparece en la edición del 7 de diciembre del Journal of the American Medical Association.

Y la tasa de supervivencia a cinco años de esos pacientes se duplicó, al pasar del 8 por ciento al 16 por ciento, según el informe, que estuvo basado en más de 85,000 personas tratadas en 560 hospitales durante ese periodo.

Según los investigadores del estudio, las diferencias raciales y étnicas en el tratamiento estuvieron claras. Mientras que casi el 70 por ciento de los pacientes blancos con la dolencia recibieron quimioterapia entre 2001 y 2002 (así como más del 70 por ciento de los estadounidenses de origen asiático), sólo el 65 por ciento de los estadounidenses de origen africano recibió el tratamiento.

Aún así, esto constituye un gran avance desde 1990, cuando sólo poco más del 50 por ciento de los pacientes negros recibían quimioterapia, anotó el informe.

La edad fue también un factor de importancia en el tratamiento. El ochenta y dos por ciento de los pacientes menores de 60 años recibió quimioterapia entre 2001 y 2002, aunque sólo el 39 por ciento de los que tenían 80 años o más lo hizo. De nuevo, no obstante, representa una mejora desde 1990, cuando sólo casi el 20 por ciento de aquéllos con 80 años o más recibía quimioterapia.

El informe describe "tanto los aspectos positivos como negativos", destacó el Dr. Durado Brooks, director para el cáncer colorrectal de la American Cancer Society.

"Refuerza estudios anteriores que mostraron un beneficio de supervivencia", apuntó Brooks. "Analizó la supervivencia en un número de grupos diferentes en cuanto a género, raza, origen étnico y edad, y halló una mejora. Todo eso es muy positivo".

El aspecto negativo obvio es que "durante un periodo de 12 años tras la publicación de las directrices, sólo dos tercios de los individuos elegibles reciben el tratamiento".

No obstante, siguen existiendo razones válidas que explican el por qué algunos pacientes no deberían recibir quimioterapia, como la presencia de otras enfermedades de importancia, declaró Brooks. Aunque, agregó, "parece poco probable que se puedan aplicar a uno de cada tres pacientes".

Lo que parece haber sucedido, destacó Brooks, es que "en muchos centros, a los pacientes no se les ofreció el tratamiento, o no se les explicó de forma que le hubieran permitido tomar una decisión verdaderamente informada. Los pacientes deberían estar al tanto de que esto es una opción".

La Dra. Deborah Schrag, médico asociada del Centro Contra el Cáncer Memorial Sloan-Kettering en la ciudad de Nueva York, señaló que "esto sugiere que posiblemente no estamos haciendo un trabajo tan bueno como deberíamos".

El estudio podría también haber subestimado el número de pacientes que recibe quimioterapia, puntualizó Schrag. "Médicamente, éste es un mundo fragmentado", enfatizó. "Los pacientes pueden acudir a otras instituciones donde resulta difícil rastrear si reciben quimioterapia".

Las razones para las diferencias en el tratamiento por edad y grupo étnico aún no están claras, agregó Schrag. "Necesitamos saber más sobre por qué las personas no son tratadas", destacó. "Necesitamos otros tipos de estudios para encontrar la respuesta".

Dichos estudios están ya en camino, señaló Schrag, resaltando de forma notable uno financiado por el National Cancer Institute en los que los pacientes están siendo entrevistados sobre su tratamiento.

Esta situación podría haberse mejorado desde que se completó el recién publicado estudio, agregó Brooks. "Parece que se ha producido una tendencia lenta pero consistente, y es muy probable que se produzcan más mejoras", afirmó.

La disponibilidad de un nuevo medicamento de quimioterapia que se puede administrar por vía oral, en vez de por inyección, como lo requerido por medicamentos anteriores, parece contribuir a esta mejora, señaló.

Más información

Para mayor información sobre la detección y tratamiento del cáncer de colon, visite el U.S. National Cancer Institute.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Durado Brooks, M.D., director for colorectal cancer, American Cancer Society, Atlanta; Deborah Schrag, M.D., associate attending physician, Memorial Sloan-Kettering Cancer Center, New York City; Dec. 7, 2005, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish