See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Prueba de bajo costo puede cerrar la brecha en exámenes colorrectales

Prueba de sangre en materia fecal ofrece un alcance que otros métodos carecen

MIÉRCOLES 1 de diciembre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Alrededor de 42 millones de estadounidenses que deberían someterse a un examen para el cáncer colorrectal, no lo hacen.

Pero una prueba de bajo costo no agresiva que está siendo ya utilizada puede reducir esa diferencia en tan solo un año, según un estudio reciente.

Aquellos con un riesgo promedio de desarrollar la enfermedad pueden ser ampliamente beneficiados por el examen, que se conoce como prueba de sangre oculta en materia fecal (FOBT, por sus siglas en inglés). Aquellos que dieron positivo en la FOBT se someterán luego a una colonoscopia.

"Dentro de un año, no podremos ofrecer colonoscopias a todos", dijo la Dr. Laura C. Seeff, autora principal del estudio que aparece en la edición de diciembre de Gastroenterology. "Una forma apropiada de proceder consiste en practicar únicamente la FOBT con seguimiento en los que dan positivo".

"Esta es la primera vez que hemos medido el tamaño de la población que no se ha sometido a revisión y lo hemos comparado con el número de pruebas que se requieren para ellos, por lo que podemos responder si estamos listos para revisar a una población así de grande", continuó Seeff, directora médica en la División de Prevención y Control del Cáncer en los U.S. Centers for Disease Control and Prevention.

Los autores esperan que esta información ayude a moldear los programas emergentes.

El cáncer colorrectal es el tercer tipo de cáncer mortal en los Estados Unidos. Sin duda alguna, las personas de 50 años o más deben someterse a una revisión, aunque el panorama de las opciones de pruebas resulte confuso.

Actualmente se cuentan con cuatro pruebas recomendadas: La FOBT (que se realiza anualmente), la sigmoidoscopia (cada cinco años), el enema de bario (también cada cinco años) y la colonoscopia (cada diez años). A veces se recomienda una combinación de las pruebas. Las primeras tres requieren un seguimiento con una colonoscopia en el caso de que resulten positivas. "Todas han demostrado ser efectivas", dijo Seef. "Por el momento, ninguna resalta de la otra. Realmente la decisión sobre cuál de las cuatro pruebas se debería realizar queda entre el médico y el paciente".

Para la FOBT, el paciente facilita una muestra de heces fecales, que es analizada por la sangre que pueda indicar la presencia de un pólipo o cáncer. El cáncer colorrectal es fácilmente prevenible al detectar y eliminar los pólipos precancerígenos.

Aquí, los autores del estudio analizaron la información del U.S. Census Bureau y de la Encuesta Nacional de Salud del CDC para calcular el número de personas que no recibieron la revisión tanto a nivel nacional como regional, al igual que la cantidad de revisiones necesarias para cubrir este grupo.

Hallaron que se practican suficientes FOBTs, mas no existe suficiente flexibilidad con las sigmoidoscopias y colonoscopias. Revisar a la población que no ha sido sometida a una prueba con colonoscopia podría tomar hasta una década, resaltaron los autores.

Sin embargo, la información era a nivel nacional, lo que implica que pudieron presentarse diferencias a niveles locales.

En una nota editorial adjunta, el Dr. Theodore Levin dijo que "la colonoscopia debe ser utilizada de forma prudente". Si otras pruebas fueron usadas, entonces los recursos colonoscópicos pueden enfocarse hacia pacientes mayores que pueden beneficiarse mucho más.

Pero tratar con el aspecto de "suministro" (la disponibilidad de pruebas y médicos que lo practiquen) es solo una parte de la historia, señaló el Dr. David Beck, presidente de cirugía colorrectal en la Ochsner Clinic Foundation en Nueva Orleáns. "Algunas personas simplemente no lo desean. Incluso cuando se cuenta con la capacidad, los pacientes no siempre están de acuerdo".

Más información

Visite los U.S. Centers for Disease Control and Prevention para más información sobre el cáncer colorrectal y su detección.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Laura C. Seeff, M.D., medical officer, Division of Cancer Prevention and Control, U.S. Centers for Disease Control and Prevention, Atlanta; David Beck, M.D., chairman, department of colon and rectal surgery, Ochsner Clinic Foundation, New Orleans; December 2004 Gastroenterology
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined