Los cigarrillos electrónicos son tanto buenos como malos, según un panel de expertos

smoking an e-cigarette

MARTES, 23 de enero de 2018 (HealthDay News) -- Los daños y beneficios potenciales de los cigarrillos electrónicos podrían depender de la edad, según un informe comisionado por el Congreso de EE. UU.

Los dispositivos pueden llevar a los jóvenes a fumar tabaco convencional, pero también parecen ayudar a los adultos a dejar de fumar, concluyeron los expertos.

El informe de las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina es el primero en revisar toda la investigación actual sobre los populares dispositivos, afirmó el presidente del comité, David Eaton.

"Los cigarrillos electrónicos no se pueden categorizar simplemente como beneficiosos o nocivos", dijo Eaton. "Las evidencias sugieren que aunque no necesariamente carecen de sus propios riesgos de salud, es probable que sean mucho menos dañinos que un cigarrillo convencional".

Pero se sabe poco sobre los efectos a largo plazo de los cigarrillos electrónicos en la salud, añadió Eaton, profesor en la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Washington.

Según el informe, millones de estadounidenses usan cigarrillos electrónicos. Aunque los productos, que funcionan con pilas, varían, todos contienen un elemento que genera calor y que produce un aerosol inhalable.

Para iluminar el impacto de los cigarrillos electrónicos (o 'vapeo'), el equipo de Eaton construyó varios modelos poblacionales para proyectar las consecuencias futuras.

A corto plazo, en los próximos 30 años, es probable que los cigarrillos electrónicos sean un beneficio para la salud pública, determinaron los investigadores. Esto es "porque incluso una tasa baja de cesación del tabaquismo entre los fumadores adultos puede tener un impacto en la salud pública", dijo Eaton.

Pero los efectos en los niños y adolescentes que comienzan a fumar tabaco debido a los cigarrillos electrónicos no se observará hasta dentro de muchos años. En los próximos 50 años, los cigarrillos electrónicos podrían tener un impacto negativo en la salud pública, añadió.

Al revisar 800 estudios sobre los efectos de los cigarrillos electrónicos en la salud humana, el comité también encontró que la exposición a la nicotina varía según el dispositivo, el líquido utilizado para producir el vapor y el mecanismo en particular.

La ingesta de nicotina (el componente adictivo de los cigarrillos) puede ser comparable en los cigarrillos electrónicos y en los cigarrillos de tabaco, mostraron los hallazgos. Pero los cigarrillos electrónicos contienen menos sustancias tóxicas, y unos niveles más bajos de las mismas, que los cigarrillos tradicionales.

Cambiar a los cigarrillos electrónicos de los cigarrillos regulares puede reducir los efectos negativos a corto plazo en la salud "en varios sistemas orgánicos", anotaron los autores del informe.

Pero hay "evidencias sustanciales" de que el uso de los cigarrillos electrónicos en los adolescentes aumenta su riesgo de fumar tabaco.

El informe recibió críticas mixtas.

Gregory Conley, presidente de la Asociación Americana del Vapeo (American Vaping Association), dijo que resalta los beneficios potenciales del uso de los cigarrillos electrónicos, y que respalda la política de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU.

"Los hallazgos del comité concuerdan con la estrategia para la nicotina del director de la FDA, Scott Gottlieb, un elemento clave de la cual implica que los fumadores adultos cambien a productos con un riesgo más bajo", dijo Conley.

Erika Sward, de la Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association), ve un mensaje distinto.

"El informe confirma varias preocupaciones que los defensores de salud pública tienen sobre los cigarrillos electrónicos", dijo Sward, vicepresidenta asistente de defensoría nacional de la asociación.

Estos hallazgos resaltan por qué la supervisión de esos productos por parte de la FDA es importante, señaló Sward. "Esto podría muy bien ser nocivo, sobre todo en términos del impacto en los jóvenes", dijo.

La FDA ha pospuesto la promulgación de las regulaciones sobre los cigarrillos electrónicos al menos hasta 2022.

Otros hallazgos del informe, que se publicó el martes, incluyen:

  • El uso de los cigarrillos electrónicos puede resultar en dependencia de la nicotina, pero ese riesgo es más bajo que con los cigarrillos de tabaco. Además, el riesgo de adicción podría depender de la concentración de nicotina y del sabor, del tipo de dispositivo y de la marca.
  • El uso exclusivo de los cigarrillos electrónicos podría reducir la exposición a muchos ingredientes tóxicos y cancerígenos que se encuentran en los cigarrillos regulares.
  • Los cigarrillos electrónicos exponen a los no fumadores a unas mayores concentraciones de algunas sustancias y de la nicotina, pero esa exposición de segunda mano es más baja que con los cigarrillos regulares.
  • Todavía no existen evidencias sobre si los cigarrillos electrónicos se vinculan o no con el riesgo de cáncer en los humanos. Pero estudios con animales sugieren que el uso a largo plazo podría aumentar las probabilidades de cáncer.
  • No se sabe si los cigarrillos electrónicos provocan o no enfermedades respiratorias. Pero existen evidencias de que los adolescentes que vapean presentan más tos y sibilancia que los que no. El vapeo también podría exacerbar el asma.
  • En términos de otros peligros posibles, los cigarrillos electrónicos pueden explotar. Y la ingesta de los líquidos usados en los cigarrillos electrónicos puede provocar convulsiones, lesiones cerebrales, vómitos y muertes.

La misión de las Academias Nacionales es ofrecer consejos independientes y objetivos al país.

Más información

Para más información sobre los cigarrillos electrónicos, visite el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo
FUENTES: David Eaton, Ph.D., professor, environmental and occupational health sciences, School of Public Health, University of Washington, Seattle; Erika Sward, assistant vice president, national advocacy, American Lung Association; Gregory Conley, president, American Vaping Association; Jan. 23, 2018, National Academies of Sciences, Engineering, and Medicine report, "Public Health Consequences of E-Cigarettes"
Consumer News in Spanish