See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Medicamento previene el inconveniente de un milagro contra el cáncer

Previene daño al corazón en sobrevivientes de leucemia infantil

MIÉRCOLES 7 de julio (HealthDayNews) -- Investigadores informan que un tratamiento con medicamentos parece prevenir el daño al corazón, la principal desventaja de un milagro médico en el cáncer infantil.

En 1970, el 90 por ciento de los niños a los que se les diagnosticó leucemia linfoblástica aguda (LLA), la principal causa del cáncer pediátrico, murieron en los siguientes cinco años. Hoy en día, el 90 por ciento de ellos está vivo y aparentemente curado gracias a un régimen de varios medicamentos que hace maravillas.

Sin embargo, como adultos, muchos de esos pacientes sufren de daño cardiaco causado por uno de esos medicamentos, la doxorubicina. Muchos de ellos fallecen por insuficiencia cardiaca congestiva u otra condición que resulte de ese daño.

Ahora los médicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Miami informaron que agregar otro medicamento a la terapia contra el cáncer, la dexrazoxana, previene o reduce el daño cardiaco, según se mide en los niveles de la enzima troponina T en la sangre, sin reducir la efectividad del tratamiento.

Esa evidencia no es completamente satisfactoria para la Dra. Leontine C. M. Kremer, pediatra de la Universidad de Ámsterdam en los Países Bajos y coautora de un editorial que acompaña al informe en la edición del 8 de julio del New England Journal of Medicine.

Si bien "no hay duda de que la dexrazoxana es cardioprotectora", sostuvo Kremer, "se necesitan más estudios que se enfoquen en la supervivencia". Las implicaciones de las elevaciones moderadas de troponina T no son claras, agregó.

Pero los resultados del estudio son tan claros, afirmó el Dr. Steven E. Lipshultz, miembro de la junta de pediatría de la Universidad de Miami y autor del informe, que el comité internacional que establece los estándares de tratamiento para LLA ha recomendado que la dexrazoxana haga parte del tratamiento.

Los resultados finales en cuanto a reducción de enfermedad cardiaca y menos muertes por afecciones cardiacas todavía no están disponibles, afirmó Lipshultz, pero eso se debe a que se le ha hecho seguimiento a los niños que participaron en el estudio durante apenas algunos años. El estudio comenzó en 2001, así que pasará mucho tiempo antes de que los pacientes se hagan adultos, sostuvo Lipshultz. Sin embargo las mediciones de cinco años de daño cardiaco empezarán a estar disponibles en el futuro cercano.

Un punto que no se debe pasar por alto es que el tratamiento con dexrazoxana no interfiere con lo que Lipshultz llama "uno de los mayores avances en la medicina pediátrica de los últimos 50 años", la transformación de la LLA en una enfermedad curable.

La prueba fue un estudio doble ciego con 101 niños con LLA con terapia estándar con medicamentos y 105 que recibía además dexrazoxana. Ni los médicos ni los pacientes sabían quién estaba recibiendo el medicamento para asegurarse de que ese conocimiento no afectara la evaluación de los resultados.

Aquellos resultados fueron tan eficaces, en cuanto a los niveles de troponina T, que el comité que supervisaba la prueba la terminó anticipadamente. Y "encontramos que es absolutamente espectacular como un marcador sustituto de lesión cardiaca".

Como cardiólogo, Lipshultz ha estado acostumbrado a tratar a los pacientes que han sobrevivido la LLA que padecen condiciones cardiacas causadas por el tratamiento que los mantuvo vivos. Ahora esperamos poder hacer eso menos.

"Para estos niños, ha sido una enfermedad fatal [del corazón] tras otra", dijo. "Pero este estudio es muy emocionante. Sugiere que este agente tiene la capacidad de prevenir realmente que el corazón se dañe inicialmente. Esperamos poder ver menos disfunción del músculo cardiaco".

Más Información

Para saber más acerca de la leucemia linfoblástica aguda y su tratamiento, visite el National Cancer Institute.

Traducido por HispaniCare

FUENTES: Leontine C. M. Kremer, M.D., Ph.D., pediatrician, University of Amsterdam, The Netherlands; Steven E. Lipshultz, M.D., chairman, pediatrics, University of Miami School of Medicine; July 8, 2004, New England Journal of Medicine
Consumer News in Spanish