See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Niños con cánceres en tejidos blandos enfrentan riesgo de más tumores

Los supervivientes tratados con quimioterapia y radioterapia están en mayor riesgo, según un estudio

LUNES 25 de abril (HealthDay News/HispaniCare) -- Muchos más niños están sobreviviendo el cáncer, pero, ¿a qué costo?

Un nuevo estudio del National Cancer Institute encontró que los niños que fueron tratados por sarcomas en los tejidos blandos tienen un riesgo más alto de desarrollar otros cánceres cuando son mayores.

Los niños que fueron tratados con una combinación de quimioterapia y radioterapia tenían un riesgo particularmente alto de desarrollar segundos cánceres, según el estudio, que aparece en la edición del 1 de junio de Cancer.

"La buena noticia es que las personas viven lo suficiente como para desarrollar complicaciones, algo que no pasaba nunca hace unos años", afirmó el Dr. Jay Brooks, presidente de la junta de hematología y oncología de la Ochsner Clinic Foundation de Nueva Orleáns.

El estudio añade a la creciente literatura que muestra que los supervivientes de cánceres infantiles tienen en general más probabilidades de sufrir problemas de salud, incluidos los cánceres subsecuentes, aunque vivan más tiempo.

Los sarcomas de tejido blando son cánceres que emergen en tejidos como los músculos, los tendones, la grasa, los nervios y los vasos sanguíneos. De acuerdo con el National Cancer Institute, son relativamente poco comunes, representando a menos del 1 por ciento de todos los nuevos diagnósticos de cáncer cada año. En 2000, hubo unos 8,100 nuevos casos de sarcomas de tejido blando en los Estados Unidos, de los cuales entre 850 y 900 se presentaron en niños y adolescentes menores de 20 años de edad.

Los investigadores reportaron que las mejoras en los tratamientos del cáncer durante los últimos 20 años han llevado a una mejora en la supervivencia de los niños diagnosticados con sarcomas de tejido blando. También han habido Informes anteriores sobre un aumento en el riesgo de tumores malignos posteriores, pero los estimados del riesgo han pasado de tres a 13 veces el riesgo de la población general.

Otros estudios también involucraban sólo a pequeñas cantidades de pacientes, en contraste con el estudio actual, el cual evaluó datos de 1,499 niños y adolescentes que sobrevivieron por un año luego de ser diagnosticados y que fueron incluidos en la base de datos de Vigilancia, Epidemiología y Resultados Finales (SEER, por sus siglas en inglés) del National Cancer Institute.

Los supervivientes de sarcomas de tejido blando tuvieron alrededor de seis veces el riesgo de desarrollar un cáncer subsiguiente, en comparación con la población general, según encontró el estudio.

Aquellos inicialmente tratados con radioterapia y quimioterapia tenían un riesgo 15 veces más alto de segundos tumores malignos, en comparación con las personas tratadas sólo con cirugía, quienes tenían un riesgo 1.4 veces más alto.

En particular, los supervivientes a largo plazo parecían ser propensos a desarrollar leucemia mieloide aguda, melanoma, cáncer de mama, cánceres de la cavidad oral y sarcomas óseos y del tejido blando, según los investigadores.

"La radiación al pecho en las mujeres jóvenes aumenta el riesgo de sufrir de cáncer de mama", apuntó Brooks. "Actualmente, en el tratamiento de la enfermedad de Hodgkin, tratamos de evitar la radiación a todo costo, especialmente entre mujeres jóvenes".

Aunque este nivel de aumento en el riesgo podría parecer alarmante, los autores del estudio advirtieron que el riesgo absoluto es aún bajo. Sólo se esperaría que cerca del 3 por ciento de los niños con sarcomas de tejido blando desarrollen un segundo cáncer a los 20 años del diagnóstico inicial.

El tratamiento podría no ser el único factor contribuyente al aumento en el riesgo de un segundo cáncer. El sarcoma de tejido blando infantil está asociado con ciertos síndromes genéticos, incluidos la neurofibromatosis tipo 1 y el síndrome de Li-Fraumeni, que predisponen a la persona a cánceres múltiples, apuntaron los investigadores.

Según los autores del estudio, éste fue el primer reporte de una asociación entre el sarcoma de tejido blando y un mayor riesgo de cánceres de la cavidad oral. Sin embargo, se ha notado un mayor riesgo de cánceres orales y otros tumores infantiles.

"Al hacer estudios como este, sabemos cuáles son los efectos a largo plazo y podemos crear mejores tratamientos para tratar de evitarlos", señaló Brooks. "Para las personas que ya han sido tratadas, podemos hacerle seguimiento a los pacientes en cuanto a las enfermedades que podemos evaluar, como el cáncer de mama".

Más información

Para más información sobre los sarcomas del tejido blando, visite el National Cancer Institute.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Jay Brooks, M.D., chairman, hematology/oncology, Ochsner Clinic Foundation, New Orleans; June 1, 2005, Cancer
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined