See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Empañados algunos asuntos sobre el tabaquismo

Estudio encuentra mal uso de fondos del tabaco

Domingo, 11 de enero (HealthDayNews) -- A cuarenta años del día que un informe destacado del Cirujano General encontró que los peligros a la salud advertían una "acción correctiva apropiada", un reciente estudio indicó que todavía hay un largo trecho por seguir.

Una serie de medidas grandes y pequeñas de salud pública se han tomado desde el informe de 1964 que declaró que fumar cigarrillos causaba cáncer y otras enfermedades. Quizás la más amplia provino en 1998, cuando el Master Settlement Agreement (MSA) requirió a cuatro compañías estadounidenses importante suministrar $209 mil millones a 46 estados a favor de suprimir los pleitos legales.

La demanda original, traída por fiscales, propulsaba recibir fondos para el Medicaid para recuperar el costo de tratamiento por enfermedades relacionadas con el tabaco. El acuerdo, sin embargo, permitió que los estados utilizaran la ganancia a su propia discreción.

Y mientras muchos estados dijeron que planearon usar los fondos para sufragar los costos del Medicaid, pocos en realidad lo hicieron, de acuerdo con una reciente investigación que será publicada el domingo en la edición de New England Journal of Medicine.

La revista escogió esta fecha debido a que el 11 de enero de 1964, cuando el Cirujano General doctor Luther Terry publicó su reporte histórico que vinculaba fumar con peligros a la salud. Ese informe ayudo a impulsar un movimiento en contra el tabaquismo en este país.

En su mayoría, señala el informe, los estados no han utilizado los fondos para cubrir los costos de Medicaid o para el control de tabaco y proyectos de educación. En cambio, los han utilizado para abordar el déficit presupuestario y asegurar que "no haya nuevos impuestos".

"Perdimos una gran oportunidad, y ciertamente pudimos haber hecho mucho más y no lo hicimos. Es una pena", indicó el doctor Steven A. Schroeder, autor del nuevo estudio y profesor de salud y cuidado de la salud en la Universidad de California en San Francisco. "Los políticos eligieron no usar [los fondos del arreglo] para los propósitos intencionados".

"[La industria tabacalera] salió de esto con facilidad", añadió el doctor Robert Giusti, jefe de pulmonología pediátrica y presidente auxiliar de pediatría en el Long Island College Hospital en Brooklyn, N.Y. "Se ha tornado aparente hace bastante tiempo que ésta no era la forma de tener un impacto en cambiar los hábitos de fumar. Ha sido una frustración".

De acuerdo con el artículo de New England Journal, en el año fiscal 2003, 47 por ciento de los pagos del MSA fueron canalizados a fondos estatales, de 29 por ciento en año anterior y de 16 por ciento en los tres años fiscales precedentes.

Quizás lo más problemático es que la mayoría de los estados están hipotecando pagos del MSA futuros mediante emisión de bonos. Esto otorga a los estados un interés fuerte y directo en mantener las compañías de tabaco a flote de manera que continuarán pagando.

Además, se han abandonado ciertas estipulaciones en el arreglo original, tales como advertencias fuertes sobre paquetes de tabaco.

La mayoría de los fondos para la American Legacy Foundation desparece a los cinco años porque el dinero depende de mantener un 99.05 por ciento o una porción mayor del mercado de cigarrillo estadounidense.

El nuevo hallazgo coincidía con la publicación del 6 de enero de la American Lung Association State of Tobacco Control: 2003 que concluye que la mayoría de los estudios no están haciendo lo necesario para proteger a los ciudadanos del humo del cigarrillo. La tarjeta del informe le otorga una F a 38 estados y al Distrito de Columbia por financiar la prevención del tabaco y programas de control y una F a 35 estados y al D.C. por leyes del aire libre de humo. Tres estados fracasaron por completo en impuestos del tabaco mientras que 23 estados fracasaron en leyes para limitar el acceso del tabaco a jóvenes.

Sin embargo, se ha avanzado algo.

El artículo cita a Matt Myers, director de la Campaña para Niños Libres de Tabaco, indicó que el MSA era responsable del "incremento más significativo en los gastos de la prevención y la cesación del tabaco en la historia. Estos fondos han cambiado por siempre el debate acerca del nivel apropiado de financiamiento para el control del tabaco".

La American Lung Association State of Tobacco Control: 2003financiada por el MSA, señala Schroeder, es "el contra-mercadeo nacional más importante en 30 años".

Y para pagar por todo esto, la compañía de tabaco tuvo que aumentar el precio de los cigarrillos, una acción que en sí misma resultó en menos fumadores.

La innovación de aquí en adelante, sostiene Schroeder, "necesitará estar en el terreno y un poco de tiempo, y esto es muy malo".

Aún así, hay señales de esperanza. Las líneas telefónicas para abandonar el hábito, por ejemplo, han sido "fantásticas" expone Schroeder. Se han mercadeado muy bien. El combustible para el movimiento antitabaco también proviene de aumentar los impuestos de los cigarrillos, el contramercadeo (tal como la American Legacy Foundation) y el movimiento aire interno limpio.

Mientras tanto, Guisti, añade, hacer que las personas abandonen el hábito es la principal responsabilidad de los médicos.

"Creo que hay razones para el optimismo", según Schroeder. "Las tasas de fumar están disminuyendo y fumar se está convirtiendo menos socialmente aceptable. Esas son dos tendencias maravillosas, [pero] el problema es que muchas personas piensan que la batalla ha terminado; y no es así".

Su argumento se ve apoyado por otro nuevo conjunto de investigación, publicado en la edición del domingo de British Medical Journal, que encontró que los cigarrillos bajos en brea no son menos dañinos a la salud que cualquier otra forma de cigarrillos filtrados.

La Sociedad Americana del Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés) estima que antes del informe de 1964 del Cirujano General, aproximadamente la mitad de los adultos estadounidenses fumaban; hoy día, informa la organización, se reduce a aproximadamente 22 por ciento.

Fumar mata a 440,000 hombres y mujeres estadounidenses cada año, que es casi una persona por minuto, indicó la ACS. Y fumar cigarrillo causa aproximadamente 30 por ciento de todas las muertes por cáncer en el país, añadió.

Fuentes: Steven A. Schroeder, M.D., profesor de salud y cuidado de la salud, departamento de medicina, Universidad de California, San Francisco; Robert Giusti, M.D., jefe de pulmonología pediátrica y presidente auxiliar de pediatría, Long Island College Hospital, Brooklyn, N.Y.; 15 de enero de 2004, New England Journal of Medicine
Consumer News in Spanish