See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

La vitamina D mejora la salud pulmonar

Pero es demasiado pronto para recomendar complementos sólo para mejorar la respiración, según los expertos

LUNES 12 de diciembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Mientras más vitamina D tenga en su torrente sanguíneo, más saludables podrían estar sus pulmones, sugiere un nuevo estudio.

Los niveles bajos de vitamina D ya han sido asociados con un aumento en el riesgo de osteoporosis, presión arterial alta, diabetes y cáncer. Ahora, investigadores de Nueva Zelanda, usando datos de los Estados Unidos, han encontrado una asociación entre los niveles de vitamina D y qué tan bien funcionan los pulmones.

"Hasta donde sepamos, esta es la primera vez que alguien ha identificado esta asociación entre la función pulmonar y la vitamina D", afirmó Peter Black, autor principal del estudio, que aparece en la edición de diciembre de Chest. Black es investigador de la Universidad de Auckland en Nueva Zelanda.

Usó datos de la tercera National Health and Nutrition Examination Survey (NHANES III, Encuesta nacional de examen de salud y nutrición) de los EE.UU., llevada a cabo entre 1988 y 1994. En el estudio, observó a más de 14,000 personas, todas de 20 años o mayores, que fueron entrevistadas en centros ambulatorios de pruebas. Se les realizaron pruebas de la función pulmonar, y se midieron sus niveles de vitamina D en la sangre.

Entonces, el equipo de Black dividió los resultados de vitamina D en cinco grupos o quintiles. Encontraron que mientras mayores eran los niveles de vitamina D, mejores resultados se obtenían en dos pruebas de función pulmonar. Las dos pruebas fueron la de VEF1 (volumen espiratorio forzado, la cantidad de aire espirado durante el primer segundo durante una exhalación máxima) y la CVF (capacidad vital forzada; la cantidad total de aire espirado durante una exhalación máxima).

"La diferencia entre el quintil más bajo y el más alto en los niveles de vitamina D [sobre las pruebas de función pulmonar] fue de 4 por ciento tanto para la VEF1 como para la CVF", señaló Black. "Parece poco, pero los cambios vistos en este estudio son grandes en comparación con la mayoría de factores ambientales que afectan el funcionamiento pulmonar".

La relación entre los niveles de vitamina D y los resultados de la prueba VEF1 fue mayor para las personas mayores de 60 años y para los fumadores y ex fumadores.

"No sabemos cuál sea el mecanismo", declaró Black. "El efecto de la vitamina D sobre los huesos es bien reconocido, pero la vitamina D también puede influir sobre el crecimiento de varios tipos de células en el cuerpo y la formación del tejido conectivo por otros tipos de células en el cuerpo. Los tejidos pulmonares pasan por un proceso de renovación y remodelación durante toda la vida, por lo que se puede concebir que la vitamina D podría influir sobre esto, aunque todavía se necesita más trabajo para averiguar si es así".

La vitamina D se encuentra en alimentos tales como la leche fortificada, el salmón, la macarela, el atún y las sardinas. No hay una dosis diaria recomendada (DDR) para la vitamina D, pero una ingesta adecuada para las personas saludables es de 200 unidades internacionales (UI) para los adultos de 50 años o menores, 400 UI para los que tienen entre 51 y 70, y 600 UI para los de 71 o mayores. El cuerpo también fabrica vitamina D luego de la exposición a los rayos ultravioleta del sol.

El Dr. Norman Edelman, director médico de la American Lung Association, afirmó que la nueva investigación es una observación interesante. "Me sorprende la magnitud del efecto [de la vitamina D], que es relativamente grande", afirmó.

Sin embargo, agregó una salvedad: "En realidad no se puede inferir una relación causal. Es una asociación. No es aún un hecho clínicamente aceptado".

Edelman continuó añadiendo que "la otra cosa que realmente me preocupa es que las personas lean estas cosas y crean leer lo que quieren leer". Un fumador, por ejemplo, podría creer que con sólo tomar más vitamina D deshará el daño causado por los cigarrillos.

El estudio no justifica una sugerencia de que se tome vitamina D adicional, advirtió.

Black estuvo de acuerdo. "No me parece que tengamos suficiente información a partir sólo de este estudio para justificar ese tipo de recomendación", aseguró. "Pienso que el mensaje final es que los niveles bajos de vitamina D no son deseables. Esto no sólo se relaciona con la función pulmonar. Un nivel bajo de vitamina D está relacionado con enfermedad ósea y se ha sugerido una relación entre niveles bajos de vitamina D y otras enfermedades como diabetes y enfermedad cardiaca coronaria. El motivo más común para tener un nivel bajo de vitamina D es la evitación de la exposición al sol. Si bien una exposición excesiva al sol puede causar daños en la piel, no es aconsejable evitar completamente la exposición al sol si uno desea mantener niveles normales de vitamina D".

Black espera que el estudio genere otras investigaciones. "La función pulmonar disminuye con la edad. Sería interesante ver si los complementos de vitamina D a largo plazo modifican este declive en la función pulmonar".

Más información

Para obtener más información sobre la vitamina D, visite la Oficina de Complementos Dietéticos de los U.S. National Institutes of Health.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Peter Black, M.B. Ch.B., University of Auckland, New Zealand; Norman Edelman, M.D., chief medical officer, American Lung Association; December 2005 Chest
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined