See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Científicos revelan secretos del linfoma

El linfoma folicular es un asesino, pero estos hallazgos ofrecen nuevas esperanzas

MIÉRCOLES 17 de noviembre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Por años, los doctores se han desconcertado sobre el hecho de que algunos pacientes con linfoma folicular sucumben al cáncer sanguíneo mortal dentro de pocos años, mientras que otros sobreviven por décadas, a pesar de que sus células cancerígenas lucen igual bajo el microscopio.

Ahora los investigadores creen haber resuelto el enigma.

Las diferencias genéticas (no en las células con linfoma, sino en las células inmunológicas que rodean al tumor) pueden determinar cuán agresivo es un caso particular de linfoma folicular, según declararon.

El hallazgo deberá ayudar a los médicos a proporcionar al paciente un pronóstico más acertado, al igual que una ventana para nuevos tratamientos para la enfermedad para la cual no existe cura alguna en la actualidad.

"Ahora, en lo que todos trabajan y que es muy prometedor, es en las terapias que se basan en la manipulación del sistema inmunológico", señaló el investigador principal, el Dr. Louis M. Staudt del Centro para la investigación del Cáncer del National Cancer Institute.

Reportó que los estudios ya han mostrado que el tratamiento con vacunas basadas en el sistema inmunológico contra el cáncer "resulta en la remisión para algunos pacientes".

Los últimos hallazgos aparecen en la edición del 18 de noviembre del Journal of the American Medical Association.

El linfoma folicular es un tipo de cáncer de los glóbulos blancos de la familia de linfoma no-Hodgkin de las malignidades del ganglio linfático (nódulo linfa). Los linfomas foliculares involucran el crecimiento descontrolado de un tipo específico de glóbulos blancos inmunológicos conocidos como linfocitos B. Esta enfermedad es responsable de alrededor de un quinto de todos los casos de linfoma no-Hodgkin, con una incidencia de seis casos por cada 100,000 personas por año, afirman los expertos.

Desafortunadamente, la investigación para controlar el linfoma folicular aún debe alcanzar el éxito que se ha visto en otros tipos de cáncer en la sangre, dijo Staudt.

"Básicamente, la quimioterapia no puede prolongar la supervivencia de estos pacientes", observó. "Se les proporciona, pero no es curativa".

Aún, lo oncólogos han notado desde hace mucho que algunos pacientes con linfoma folicular mueren dentro de dos o tres años tras diagnosticárseles el mal, mientras que otros viven con la enfermedad por 20 años o más.

Las comparaciones genéticas de los tipos de cáncer agresivos contra los menos agresivos hasta el momento han resultado no presentar tanta diferencia, por lo que Staudt y su equipo decidieron investigar la genética de las células inmunológicas que se encuentran en las inmediaciones del linfoma.

Las biopsias para el análisis de tejidos en 191 pacientes permitieron a los investigadores descubrir cual "era el carácter (genético) de las células inmunológicas lo que dictaba una forma de desarrollo muy lento o muy rápido del linfoma folicular", confirmó Staudt.

Reportó que los hallazgos hacen sentido por que, en muy raros casos, el linfoma folicular desparece por sí mismo. "En la oncología, eso se interpreta como evidencia de que un tumor puede ser combatido exitosamente por el sistema inmunológico", continuó.

El siguiente paso es descubrir cómo las células inmunológicas de los pacientes con el tipo más lento de cáncer están manteniendo el linfoma folicular a raya. De acuerdo a Staudt, una teoría sostiene que "la células inmunológicas simplemente luchan contra el cáncer" dentro del ganglio linfático.

Otra hipótesis sostienen que las células inmunológicas vecinas de alguna forma permiten que las células cancerígenas sobrevivan, pero confinadas solo dentro del ganglio linfático. "Cada vez que la célula intenta dejar el ganglio linfático, no cuenta con esos vecinos y por lo tanto fallece por no poder proliferar", explicó Staudt.

Cualquiera que sean las razones, los hallazgos deberán facilitar a los médicos "clasificar (cada) caso como uno de pronóstico bueno o malo", mencionó el autor del comentario que aparece en la publicación sobre el estudio, Ralf Kü de la Universidad de Duisberg-Essen, en Alemania.

"Esto puedo ayudar en la toma de decisiones sobre cómo tratar al paciente", añadió. "Por ejemplo, si un paciente tiene un pronóstico desfavorable, uno puede optar por un tratamiento más agresivo, debido a que el tratamiento normal ofrece poca probabilidad de incrementar la expectativa de vida del paciente".

Un pronóstico más preciso puede ayudar también a identificar el futuro para los pacientes preocupados, agregó Staudt. "Imagine que uno tiene un nódulo, claro que se tendrá mucha preocupación, y que el resultado (tras la biopsia) es un diagnóstico de linfoma folicular. Pero lo que su médico le dice a continuación es 'pero la media de supervivencia de los pacientes con su tipo de linfoma folicular es de 10.8 a 13.6 años'. Esto le dará una perspectiva completamente distinta sobre la enfermedad".

De acuerdo a Kü, el hallazgo "también señala hacia una dirección para estrategias novedosas de tratamiento potencial".

"Otras células no cancerígenas en el tejido influyen en la supervivencia y proliferación de las células con linfoma folicular", explicó. "Así, si uno interfiere con las señales de supervivencia suministradas por las otras células en el ganglio linfático hacia las células con linfoma, uno podría atrofiar el desarrollo del tumor".

Staudt dijo que hay en curso una investigación sobre la vacuna contra el cáncer folicular, mediante el uso de antígenos de las células con linfoma que dan prioridad a las células inmunológicas para atacar la malignidad.

"En algunos pacientes, es claro que hará que los rumores se desvanezcan", aseguró. "Para mi, eso es otra indicación que este tumor es uno de los tipos de cáncer que pueden responder al sistema inmunológico".

Más información

Para más información sobre el linfoma folicular y otros linfomas, visite la Leukemia & Lymphoma Society.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Louis M. Staudt, M.D., Ph.D., chief, Lymphoid Malignancies Section, Metabolism Branch, Center for Cancer Research, National Cancer Institute, Bethesda, Md.; Ralf Küppers, Ph.D., Institute for Cell Biology (Tumor Research), University of Duisburg-Essen, Essen, Germany; Nov. 18, 2004, New England Journal of Medicine
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined