A los que tienen educación universitaria les va mejor contra el cáncer

Un estudio encuentra que son los que más se han beneficiado de los avances recientes en el tratamiento y la supervivencia

MARTES, 8 de julio (HealthDay News/Dr. Tango) -- Las reducciones recientes en EE. UU. en los cuatro tipos más comunes de cáncer (de pulmón, colorrectal, próstata y mama) benefician principalmente a los estadounidenses con más educación, según muestra una investigación reciente de la American Cancer Society.

Aunque las muertes de estas malignidades disminuyeron significativamente de 1993 a 2001, la mayor parte de ese declive ocurrió entre hombres y mujeres que tenían títulos universitarios, encontró el equipo.

"No todo el mundo se ha estado beneficiando de los avances en la prevención y el tratamiento del cáncer", afirma el investigador líder, el Dr. Ahmedin Jemal, director de la Oficina de incidencia de cáncer de la sociedad.

"La reducción en las muertes mayormente se limita a los hombres y mujeres con mayor educación", apuntó Jemal. "Para los hombres y mujeres con menos educación, esos índices son estables o han aumentado para algunos cánceres", apuntó.

El informe fue publicado en la edición en línea del 8 de julio de la revista Journal of the National Cancer Institute.

En el estudio, el equipo de Jemal recolectó datos sobre las muertes por cáncer entre 1993 y 2001 del U.S. National Center for Health Statistics.

Los investigadores encontraron una disminución significativa en la mortalidad por cáncer de próstata, pulmón y colorrectal para los hombres negros y blancos con 16 años o más de educación (la secundaria más un título universitario de al menos cuatro años).

Los índices de mortalidad también declinaron entre las mujeres negras y blancas con 16 años o más de educación para el cáncer colorrectal, de mama y de pulmón. Sin embargo, la disminución en los índices de mortalidad del cáncer de pulmón no fue estadísticamente significativa para las mujeres negras.

Entre las mujeres con menos de 12 años de educación, sólo las blancas mostraron una disminución significativa en las muertes por cáncer de mama.

Durante el mismo periodo, las muertes por cáncer de pulmón entre las mujeres blancas menos educadas en realidad aumentó, encontró el estudio. También hubo un aumento en las muertes por cáncer de colon entre los hombres negros con menos educación, encontró el equipo de Jemal.

Jemal apuntó que entre los motivos probables está que "la gente con menos educación tiene más factores de riesgo para el cáncer, como fumar y obesidad", especuló Jemal. "Reciben menos servicios médicos para prevención, detección precoz y tratamiento", añadió. "Un menor acceso a la atención es una importante barrera".

Jemal señaló que la educación sigue siendo un potente marcador del estatus socioeconómico. La gente con menos educación tiende a tener menos dinero y es menos propensa a buscar atención médica para afecciones que no muestran síntomas inmediatos, dijo.

"Además, tienen menos probabilidades de manejar el sistema de atención de salud eficazmente", advirtió Jemal. "Están en desventaja".

Para ayudar a los menos educados a lograr los mismos beneficios que tienen sus homólogos con más educación, Jemal considera que debe haber más énfasis en la prevención y el acceso a la atención.

El Dr. Alfred I. Neugut, profesor de medicina y epidemiología en el Colegio de médicos y cirujanos de la Universidad de Columbia, y codirector de prevención de cáncer del Hospital presbiteriano de Nueva York en esa ciudad, afirmó que los hallazgos no le sorprendieron.

"En la sociedad, a la clase alta siempre le va mejor que a la baja", dijo Neugut. "En nuestra sociedad, el logro educativo es un buen marcador de la clase social", apuntó.

Neugut cree que la gente inteligente logra obtener una mejor atención. "Son mejores en sacar ventaja a lo que la sociedad aprende sobre la atención de salud", afirmó.

Según Neugut, es interesante notar que cuando no hay un tratamiento para una enfermedad, por lo general no hay disparidad en los resultados de los pacientes. "Las disparidades sólo aparecen cuando se desarrolla una intervención", dijo.

Pero también hay una variedad de motivos de que la gente no aproveche lo que la atención de salud ofrece, añadió Neugut. Éstos incluyen no conocer las nuevas intervenciones, tenerles miedo o que los médicos no las ofrezcan.

"La moraleja es que los que están en la parte más baja de la sociedad no reciben igual atención", sentenció Neugut. "Las disparidades no se deben solo a la falta de seguro. Incluso con Medicare, hay disparidades según el estatus socioeconómico", anotó.

Más información

Para más información sobre el cáncer, visite la American Cancer Society.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Ahmedin Jemal, D.V.M., Ph.D., director, Cancer Occurrence Office, American Cancer Society, Atlanta; Alfred I. Neugut, M.D., Ph.D., professor, medicine and epidemiology, Columbia University College of Physicians and Surgeons, co-director of cancer prevention, NewYork-Presbyterian Hospital, New York City; July 8, 2008, Journal of the National Cancer Institute, online issue
Consumer News in Spanish