See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Continúa la brecha en la atención de la salud para las minorías y los estadounidenses más pobres

Un informe del gobierno halla que tienen una mayor incidencia de enfermedades y menos opciones de atención médica

MARTES, 9 de junio (HealthDay News/Dr. Tango) -- Los grupos minoritarios y los estadounidenses de bajos ingresos son más propensos a sufrir de una enfermedad crónica y debilitante que los blancos, y además tienen menos probabilidades de tener acceso al tipo de cobertura que garantiza una atención de calidad, de acuerdo con un informe reciente publicado el martes por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.

Por ejemplo, cerca de la mitad (48 por ciento) de los adultos negros sufren de alguna forma de afección crónica, en comparación con el 39 por ciento de los adultos en general, halló el informe. También, uno de cada cinco estadounidenses de raza negra carece de seguro de salud, en comparación con uno de cada ocho blancos.

"Las minorías y los estadounidenses de bajos ingresos son más propensos a enfermar y menos propensos a recibir la atención que necesitan", señaló en un comunicado de prensa de la agencia Kathleen Sebelius, secretaria de HHS. "Estas desigualdades han plagado nuestro sistema de salud y nuestro país por demasiado tiempo".

A pesar de que sólo en 2007 se gastaron $2.2 billones en atención de la salud, aún hay grandes brechas en la atención de pacientes blancos y de las minorías así como entre pacientes ricos y pobres, apuntó el informe de HHS.

A continuación otros hallazgos del nuevo informe:

  • Los estadounidenses de raza negra son más propensos a morir por cáncer que cualquier otro grupo étnico o racial. Por ejemplo, los hombres negros tienen una probabilidad 50 por ciento mayor de desarrollar cáncer de próstata que los blancos.
  • Aunque el 9 por ciento de los blancos desarrolla diabetes que se inicia en la edad adulta, el número se incrementa a 14 por ciento para los hispanos, a 15 por ciento para los negros y a 18 por ciento para los indios americanos.
  • La obesidad, que es un factor de riesgo importante para la diabetes, sigue siendo más elevada entre las minorías que entre los blancos. Por ejemplo, el 70 por ciento de los adultos estadounidenses son obesos o tienen sobrepeso.
  • Las tasas de evaluación del cáncer siguen siendo bajas para los pacientes pobres o de las minorías. Por ejemplo, una mujer de bajos ingresos es 26 por ciento menos propensa a recibir una mamografía regular que una mujer adinerada.
  • Hubo incluso disparidades en términos de consultas médicas de rutina. Los hispanos y los estadounidenses de raza negra eran mucho menos propensos a tener un médico de atención primaria regular que los blancos, y además los estadounidenses negros eran el doble de propensos que los blancos a usar el departamento de emergencia del hospital como fuente de atención médica.

Muchas de estas desigualdades se deben a la brecha en el acceso a la cobertura de atención de la salud, apuntó el informe. Entre los estadounidenses de bajos ingresos, 4 de cada diez personas carece de seguro de salud. De hecho, la mitad de los 46 millones de estadounidenses sin seguro es pobre, halló el informe de HHS.

Un tercio de los no asegurados tienen una enfermedad crónica y son seis veces más propensos a no buscar la atención que necesitan para esa afección, en comparación con los que tienen seguro.

Más información

Para más información sobre las desigualdades en salud, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: U.S. Department of Health and Human Services, news release, report, June 9, 2009
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined