See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

El sol puede prevenir algunos tipos de cáncer

Estudio encuentra índices más bajos de mortandad de cáncer de colon y de seno con mayor exposición

Jueves, 4 de abril (HealthDayNews) -- Durante años, el mensaje de la comunidad médica ha sido aléjate del sol si deseas prevenir el cáncer.

Aunque esa advertencia no ha cambiado, un nuevo estudio sugiere que la exposición solar podría no ser del todo perjudicial. De hecho, el estudio encontró que el sol podría incluso prevenir la muerte ocasionada por algunos tipos de cáncer.

En el reporte, publicado en la edición de este mes de Occupational and Enviromental Medicine, investigadores del Instituto Nacional del Cáncer encontró personas quienes trabajaban al aire libre y vivían en una parte soleada del país eran menos propensas a morir de cáncer de seno o de cáncer colon que aquellos quienes trabajan en oficinas o vivían en climas menos soleados.

En el estudio, los autores sugieren que la vitamina D puede desempeñar un papel en reducir el riesgo de muerte de los mencionados tipos de cáncer. La exposición solar ocasiona que el cuerpo produzca vitamina D, y los autores explicaron que los estudios previos han demostrado que la ésta vitamina puede reducir el crecimiento de células cancerosas.

Sin embargo, advirtieron que los resultados de este más reciente estudio son preliminares, y es simplemente demasiado pronto para decir a todos que está bien tomar más sol.

"[Este estudio] no debe utilizarse como base para cambiar el comportamiento ante el sol, particularmente porque se sabe que la luz solar contribuye al cáncer cutáneo", indicó el autor del estudio Dr. Michal Freedman, un epidemiólogo en el Instituto Nacional de Cáncer. En lugar de esto, el estudio sugiere que sería más valiosa una investigación más sofisticada que pudiera examinar si existe una relación entre la luz solar y el cáncer de colon y el cáncer de seno. Para este estudio, los investigadores examinaron más de 600.000 expedientes de defunción de 24 estados diferentes. Dividieron los datos por causa de la muerte, exposición solar residencial, exposición solar ocupacional, y estimaron los niveles de actividad física del trabajo.

Hubo cinco categorías para la causa de muerte, y un grupo control de personas quienes habían muerto de otras causas tales como cardiopatía. Los cinco tipos de cáncer eran cutáneo no melanoma, cáncer de seno, ovárico, prostático y de colon.

La exposición solar residencial se estimó, basada en dónde las personas vivían en el momento de sus muertes y dónde habían nacido. Freedman y sus colegas estimaron la exposición solar ocupacional por la profesión registrada en sus certificados de defunción.

De manera no sorprendente, los investigadores encontraron que los índices de muerte del cáncer de la piel eran mayores cuando las personas vivían en áreas soleadas del país. Lo que era sorprendente era que el riesgo de morir de otros cuatro tipos de cáncer estudiados era menos en los climas más soleados.

Los investigadores encontraron también que las personas quienes habían trabajado al aire libre en áreas soleadas del país tenían menos probabilidad de morir de cáncer de colon o cáncer de seno, sin importar los niveles de actividad física en el trabajo. Aunque alegó que es un estudio interesante, Dr. Roy Shore, jefe de la división de epidemiología de medicina ambiental en la Escuela de Medicina de New York University, señaló que la investigación tiene algunas limitaciones.

"Siempre y cuando se evalúa algún factor de riesgo de cáncer y sólo se utiliza datos de fenecidos, existe la preocupación de que haya polarización", explicó Shore. "Sólo 30 a 35 por ciento de aquellas con cáncer de seno murieron del mismo, por tanto, esto no representa la extensión completa de aquellas con la enfermedad".

Además, señaló que debido a que la información se recogió únicamente de certificados de defunción, hay una gran información que se pierde acerca de factores de estilo de vida que podrían influenciar estos resultados.

Freedman, admitió con facilidad estos puntos débiles.

"Esto es un estudio exploratorio con muchas limitaciones, incluyendo la falta de buenos datos sobre la exposición solar durante toda la vida, dieta, ejercicios recreativos, historial reproductivo y otros factores que podrían haber afectado los resultados, y la necesidad de confiar en certificados de defunción en lugar de personas con vida", comentó Freedman.

Freedman espera que los resultados de este estudio sean base para investigación adicional sobre la posible conexión entre la luz solar, la vitamina D, y los tipos de cáncer de colon y de seno.

Qué hacer Para información sobre prevenir el cáncer, visita la Sociedad Canadiense del Cáncer.

Para saber más sobre la vitamina D y sus posibles capacidades para combatir enfermedades, lee esta información de los Institutos Nacionales de Salud.

FUENTES: Michal Freedman, M.D., epidemiólogo, Instituto Nacional del Cáncer, Bethesda, Md.; Roy Shore, M.D., jefe, división de epidemiología de medicina ambiental, Escuela de Medicina de New York University, ciudad de Nueva York; abril 2002, Occupational and Enviromental Medicine.
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined